Açaí, un superalimento que llega de Brasil

28
Compartir

Cuando las propuestas son ricas y saludables, trascienden las fronteras. Del norte de América del Sur llega un fruto que hasta hace algunos años era poco conocido pero que de a poco va ganando adeptos, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires. Es el açaí (que en español se pronuncia “asaí”) o açaí berry, originario de Brasil, que tiene un alto valor como antioxidante.

Al descubrirse sus potentes propiedades benéficas, desde todo el mundo la reclaman para elaborar diversos productos industriales. Los más difundidos son los jugos, los helados y el fruto en sí, entre los comestibles. Pero con él también se elaboran cosméticos, como cremas para el cuerpo o polvos para distintos usos.

El açaí es el fruto del euterpe oplerácea, una palmera originaria del Amazonas. “El cultivo del açaí es sostenible y ayuda a preservar el ecosistema de la Amazonia. Es muy consumido en el norte de Brasil”, cuenta Roberta Rocha, propietaria de Acai Brasil, local especializado en el producto del barrio de Recoleta.

Los turistas no pueden dejar de probarlo y es un ritual comerlo en la playa, pero para los nativos esta fruta es parte de la dieta diaria.

“En el Norte de Brasil el açaí se consume diariamente por la población local con harina de mandioca, pescado y batidos. En el resto del país el acai se come en los desayunos con granola, coco rallado, cereales, mix de frutas…”, señala Rocha.

Qué beneficios tiene el açaí y cómo se come

Açaí en la palemera. EFE/Fernando Bizerra Jr.Açaí en la palemera. EFE/Fernando Bizerra Jr.

Es similar al arándano en tamaño y color, que va desde el púrpura al negro, pero esta fruta nace y se desarrolla en una palmera.

“Presenta un sabor que recuerda a una mezcla de bayas y chocolate y a la frambuesa silvestre”, cuenta Ariel Jaskosky, de Yaçaí, tienda especializada en el producto del barrio de Palermo. Jaskosky agrega que “es una fruta naturalmente libre de azúcares y posee un perfil nutricional único ya que es la fruta con mayor cantidad de antioxidantes”.

El açaí es un superalimento que contiene aminoácidos, proteínas, vitaminas, minerales, polifenoles y flavonoides; y se recomienda en regímenes para reducir el peso.

Tiene más virtudes: reduce el estrés y la ansiedad porque baja los niveles de cortisol; elimina toxinas y depura el sistema digestivo; incrementa la energía corporal y brinda vitalidad; es antiage por sus propiedades antioxidantes; contribuye al descenso del colesterol LDL, elimina las grasas y fortalece el sistema inmunológico.

La forma más popular de incorporarlo a la dieta es en el desayuno -o post entrenamiento- con el açaí bowl. Se trata de una mezcla de la fruta con banana, alguna otra fruta fresca, yogur (o puede ser un licuado de açaí frozen y una fruta como base) y granola.

Como toda fruta, va muy bien en licuados y jugos y también en cremas heladas. Aunque en estos lares no es común su uso en platos salados, en Brasil también lo utilizan para ensaladas y para salsas.

En Argentina, la forma más común de comprarlo es en pulpa de fruta o cremas heladas, pero también se consigue en polvo. El mismo se prepara con las bayas extraídas manualmente de la palmera. Las bayas son deshidratadas en una máquina especial que le extrae el líquido al fruto a una temperatura no muy alta para que no pierda las propiedades nutricionales, su color, ni su sabor.

El polvo se empaqueta al vacío y tiene el beneficio de que “conserva mejor sus propiedades y se conserva por más tiempo que el freezado” resalta Jaskosky, ya que el helado se conserva óptimo por un año, mientras que la versión deshidratada dura el doble. Además, se puede hidratar y utilizar en tortas, budines, salsas y jugos, incluso para cocina salada.

(Imagen: Açaí fresco, recién cosechado. EFE/Fernando Bizerra Jr. // Por Gimena Pepe Arias para Clarín)

ADNbaires