AFI: Ex-agente admitió seguimiento a periodistas.

200
Compartir

Un exagente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) admitió ayer que desarrolló o supo de tareas de espionaje ilegal contra políticos, periodistas y familiares del entonces presidente Mauricio Macri por orden del jefe del área de Operaciones Especiales del organismo, Alan Ruiz, durante el gobierno de Cambiemos, según declaró ante una comisión bicameral del Congreso.

El agente, Jorge Sáez, reconoció que los objetivos incluyeron al entonces ministro de Seguridad porteño y actual vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, a un colaborador de Hugo Moyano y a dos periodistas del diario LA NACION, Carlos Pagni y Hugo Alconada Mon, así como también evaluaron robarle el teléfono celular a un redactor de la revista Noticias, Rodis Recalt.

Citado por la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia, Sáez también aportó detalles sobre cómo se habrían desarrollado las tareas de inteligencia contra una hermana y un cuñado, Salvador Pica, del entonces presidente Macri.

Sáez sostuvo que todas esas actividades las habría desarrollado bajo las órdenes directas de su superior, Alan Ruiz, y la aquiescencia de los máximos responsables de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, conocidos en la jerga como el “Señor Cinco” y la “Señora Ocho”.

El exagente también relató que ingresó al menos cinco veces a la Casa Rosada, donde se reunió con la entonces funcionaria del área de Presidencia, Susana Martinengo, y detalló que la AFI evaluó colocar instrumentos de espionaje -“alambrar”, en la jerga- dentro de los penales de Ezeiza y de Melchor Romero.

Seguimiento a Alconada Mon y a Pagni
Sáez dijo, además, que él de manera personal se abocó durante 2018 al seguimiento de dos periodistas de LA NACION. “Un día viene Alan Ruiz y me dice: ‘Escuchame, tenemos que trabajar porque tengo orden de la Ocho, que tenemos que seguirlo a Alconada Mon'”, afirmó.

Safe declaró que esas tareas incluyeron fotografiar a Pagni y a Alconada Mon, y en el caso de este último también seguirlo en sus movimientos diarios, de lo que se encargó él mismo junto a otro agente de la AFI, el abogado Facundo Melo, quien se encuentra bajo investigación por presunto espionaje ilegal en el Juzgado Federal de Lomas de Zamora.

Esa causa, instruida por el juez Federico Villena, se inició el mes pasado a partir de la detención de un supuesto capo narco que operaba en la zona de Almirante Brown y Esteban Echeverría. Al declarar confesó haber formado parte de un esquema de espionaje ilegal.

Las declaraciones en el Congreso forman parte de una investigación paralela que desarrolla el órgano de fiscalización de los servicios de inteligencia, a partir de un consenso alcanzado el 19 de mayo entre el oficialista Frente de Todos y Cambiemos . Los dichos en sede parlamentaria no conllevan la autoincriminación en la Justicia. El contenido de las sesiones de esa comisión bicameral es secreto, pero LA NACION pudo reconstruirlo a partir de fuentes que asistieron a las reuniones.

Sáez también afirmó que uno de sus superiores, Diego Dalmau Pereyra, fue enviado al exterior porque se negó a acatar la supuesta orden de avanzar con “trabajos políticos” que le habría impartido, en forma oral, Arribas. Pero que esas tareas sí se desarrollaron bajo el mando de Alan Ruiz como su reemplazante.

Esos presuntos “trabajos políticos”, según declaró Saez, también habrían abarcado a la entonces gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, a su ministro de Seguridad y actual diputado nacional, Cristian Ritondo, y al entonces presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

El testimonio de Sáez se suma así a los que otros dos ex agentes de la AFI, Facundo Melo y Leandro Araque, ya brindaron ante la comisión bicameral del Congreso, que hoy esperaba continuar su labor con la declaración de Alan Ruiz, quien no se presentó. Envió una nota para indicar que había sido sometido a una cirugía. (Foto: Gustavo Arribas, exjefe de la AFI en el tiempo en que los agentes citados por el Congreso dicen haber seguido a periodistas y políticos Fuente: Archivo – Crédito: Soledad Aznarez)

ADNbaires