Alberto Fernández empieza a sentir el “fuego amigo”

El kirchnerismo duro salió a pegarle y pidió cambios “urgentes” de Gabinete.

7
Compartir

Juan Grabois, Mario Secco y Luis D’Elía cuestionaron la estrategia del oficialismo de cara a las PASO. Y Hebe de Bonafini fue muy dura con el Presidente y su entorno.

Tras el cimbronazo de la derrota en las PASO, el kirchnerismo duro salió este lunes a pegarle al Gobierno. El dirigente social Juan Grabois, el piquetero Luis D’Elía, el intendente de Ensenada, Mario Secco y Hebe de Bonafini cuestionaron la estrategia y pidieron cambios “urgentes” de cara a las elecciones generales.

Mientras Secco reclamó más protagonismo de Cristina Kirchner para la campaña rumbo a las generales, Grabois reclamó cambios en el Gabinete, D’Elía fue crudo al mencionar “el ajuste criminal” del Ejecutivo y Hebe de Bonafini dijo que no está “para creerle” a Alberto Fernández porque dice “muchas cosas que después no cumple”.

“Hay un gabinete que no funciona. Muchos ministros no hablan entre sí, en situaciones críticas no se hablan”, advirtió Grabois en Somos Radio. Si bien evitó dar nombres propios en este sentido, dijo que Santiago Cafiero “no es un jefe”.

“Cafiero, que es un tipo de buen corazón y yo le tengo aprecio, no es un jefe. Podría coordinar el diálogo pero no es jefe”, amplió.

Tras calificar como un “baldazo de agua fría” la derrota en las PASO, el dirigente social pidió un cambio de rumbo “urgente” para revertir los números en noviembre.

“Necesitamos cambios urgentes. Más allá de que en noviembre se pueda remontar un poquito, fue una elección con complicaciones organizativas… Los votantes del Frente de Todos fuimos enojados a votar, apretando los dientes. A esto se suma la frivolidad de muchos funcionarios”, señaló Grabois.

En el mismo sentido, repitió: “Hay cosas que están muy mal y hay que tomar medidas urgentes para cambiarlo”.

Consultado sobre las situaciones a rever, Grabois hizo especial énfasis en la educación, uno de los aspectos que generó más grieta durante la pandemia. “Lo de la escuela fue una catástrofe y sigue siendo. Los pibes quedaron totalmente abandonados. Hubo un proceso de analfabetización. Se empeoró mucho en los últimos años. Los pibes de cuarto, quinto, los que votan por primera vez, fueron a votar en una situación de depresión y sentido de abandono muy grande”.

Grabois se lamentó que no hubiera habido internas en la provincia de Buenos Aires, a diferencia de lo que ocurrió en la oposición con Diego Santilli y Facundo Manes, y habló de un error táctico: “Las internas en Provincia hubiesen permitido que se exprese la realidad del Frente de Todos; esto es una coalición, no un club de amigos. Tenemos posiciones distintas. Fue un error táctico, pero tiene un correlato más profundo, más político”.

En tanto, Secco, uno de los municipios donde el Frente de Todos sí se alzó con una victoria -según contó- en todas las mesas de las escuelas, enfatizó: “Cuando queremos esconder el kirchnerismo no nos va bien, tenemos que hacer un análisis, cuando el kirchnerismo se pone en valor se gana”, afirmó en radio Diez.

El jefe comunal habló de una “trompada” por el resultado adverso en las urnas contra el oficialismo y cuestionó el poco protagonismo de los dirigentes bonaerenses en el armado de listas.

“Vamos a tratar de revertir, esto se puede hacer, no hay tanta diferencia. Del otro lado tienen el poder para que esta situación con el diario del lunes nos duela. Teníamos una expectativa diferente a nivel nacional y provincial, ahora hay que trabajar y poner en valor las intendencias que tenemos”, agregó.

Secco criticó duramente la estrategia de campaña de esconder el máximo valor que tiene el oficialismo, que a su criterio es la figura de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Cuando Cristina se puso al frente de la campaña pudimos recuperar la Provincia, el país y municipios que habíamos perdidos”, sostuvo en referencia a los resultados de las presidenciales de 2019.

El intendente se mostró esperanzado que con trabajo en la campaña se podrá revertir el magro resultado de las Primarias, que deja al Gobierno muy golpeado.

Fiel al relato K, también responsabilizó de la derrota a los medios de comunicación, al poder econonómico y al Poder Judicial. Y pidió no repetir el error de 2015, cuando Daniel Scioli creyó que “ganaba las elecciones” y que terminó siendo derrotado ante Mauricio Macri.

“Que nuestro frente politico no siga cometiendo ese error, que ponga en valor lo mas preciado que tenemos que es el kirchnerismo, porque cuando Cristina juega los patitos se ordenan todos”, insistió.

Al tiempo que remarcó que para lograr un triunfo en noviembre contra “la propuesta de la derecha” hay que poner en valor la figura de la ex presidenta al frente de la campaña.

“Cuando Cristina se pone al frente de todo, las cosas cambian y es muy fuerte y no puede nadie contra eso”, concluyó.

Por último, Luis D’Elía se expresó desde sus redes sociales y analizó la derrota en la provincia de Buenos Aires con foco en La Matanza.

“En La Matanza Fernando Espinoza, siendo primer candidato a Concejal, sacó 230.000 votos menos que en 2019 y 500.000 matanceros no fueron a votar. Situación similar en otros lugares del conurbano”, describió el dirigente.

Para D’Elía, “el ajuste criminal lo pagamos en las urnas” en referencia a las políticas económicas del Gobierno.

Por su parte, Hebe de Bonafini usó una particular metáfora para graficar lo sucedido el domingo. “Nos vacunaron con una aguja así de grande”, dijo en el programa Siempre es Hoy de AM 530.

Y luego fue muy dura para referirse a Alberto Fernández: “En dos años no hemos parado de decirle que escuche a los que tiene que escuchar para ver cómo salimos. Si él no cambia a un montón de gente que tiene al lado, que le hacen el diario como a Yrigoyen, un diario especial para él, no va a poder funcionar”. (Imgen: D’Elía, Grabois y Secco duros con el Gobierno)

ADNbaires