Plasma de convalecientes: ¿Escasez o grieta?.

124
Compartir

Podrían restringir aún más a qué pacientes con coronavirus se les aplicará.

En Provincia, quienes estén en estado crítico ya no lo recibirán. Lo decidieron el viernes los responsables del programa de este tratamiento y falta sólo el aval oficial. En Ciudad no habrá cambios.

La asignación de plasma de recuperados para pacientes con coronavirus​ fue un tema caliente esta semana. El crudo video de un internado en el Hospital Santojanni que dijo que a él se lo negaban porque sólo es “para políticos y ricos” generó que familiares de otros pacientes con covid-19 también lo exigieran.

Pero más allá de la polémica por el “plasma a demanda”, está el tema de la escasez o no, la efectividad de esta alternativa terapéutica -que no es un tratamiento aprobado sino que está en etapa experimental- y la necesidad de más donantes.

En este escenario, en la Provincia restringirían aún más a qué pacientes se les dará plasma: los que están en estado crítico ya no lo recibirán. Este dato es clave ya que de las 1.192 personas fallecidas desde que comenzó el brote en el país, en junio se viene dando la mayor cantidad de muertes diarias.

La decisión se tomó este viernes luego de una extensa reunión entre las autoridades que obtienen, asignan y acopian el plasma en territorio bonaerense. Son quienes están a cargo del Programa de Plasma y crearon un protocolo específico de aplicación. Sólo falta que los cambios sean volcados en un documento y aprobados por el Comité de Ética provincial.

Una técnica trabajando con plasma en el Centro Regional de Hemoterapia de Mendoza. En varios distritos se está experimentando con esta terapia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Según el parte matutino del Ministerio de Salud de la Nación, hasta este sábado había 19.143 personas recuperadas y 35.000 con la infección en curso, de las que 472 están en terapia intensiva y el 53,7% ocupa una cama en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La escasez de plasma no existe hoy, aseguran los especialistas. Porque así como no todos los recuperados pueden donar, tampoco todos los pacientes pueden recibirlo. Quienes cumplen con los criterios para entrar en el ensayo -cursan un cuadro grave, con infiltración pulmonar y saturación de oxígeno en sangre menor a 93%- lo están recibiendo sin inconvenientes en la Provincia, previa firma de un médico terapista y de una inmunóloga y pediatra de la Dirección Provincial de Hospitales.

Pero este “endurecimiento” de la asignación de plasma se acordó desde ahora ante el crecimiento actual de camas ocupadas y un eventual pico. Pero vale aclarar que las modificaciones tienen que ver con un criterio médico, no cuantitativo.

“La idea es ajustar sí o sí los criterios y solamente asignar plasma a los que realmente entran dentro del protocolo. Que sea más ‘duro’, más riguroso, porque después lo que se observa es que en pacientes en estado crítico, con falla multiorgánica, como ya lo determinamos, el plasma no hace absolutamente nada”, explica a Clarín Nora Etchenique, directora del Instituto de Hemoterapia bonaerense.

Lo mismo sucede en pacientes con cuadros leves. “No se les aplicará plasma porque no se le da a todos los pacientes sino a lo que cumplen con el protocolo. Ese criterio no cambió. Seguiremos aplicándolo como ensayo clínico. No es un tratamiento. Sí cambiamos la indicación hoy -cuenta- porque ante el crecimiento de camas ocupadas no podemos esperar 50 días, cuando ya sería muy tarde”, cuenta. En la Provincia, según datos oficiales, donó sólo el 10% de los pacientes recuperados que están en condiciones de hacerlo.

¿De dónde surgen estas indicaciones? Es un protocolo argentino en base a la experiencia local con la fiebre hemorrágica y con otras epidemias como el SARS y el MERS. Si bien también se tomaron puntos de los protocolos de Canadá e Israel de esta pandemia, no se siguió la línea de protocolización de Estados Unidos. “Allá hay siete protocolos activos sobre plasma. En Argentina decidimos que no, que sea este solo. El más efectivo a nuestro entender. Teníamos la guía que bajó desde el Nación y en Provincia creamos nuestro propio protocolo”, detalla la hematóloga.

Por eso, estos cambios en el protocolo sólo son, en principio, de alcance bonaerense.

¿Qué pasa en la Ciudad? Por el momento, la decisión es inamovible. “En la Ciudad sólo se aplican clínicamente tratamientos demostrados científicamente. El plasma es uno de esos tratamientos plausibles de que tenga algún beneficio. Pero no hay ningún trabajo de investigación científicamente realizado, aprobado por un comité de ética y publicado en revista científica, controlado por pares, que haya demostrado que el plasma para esta enfermedad tiene un beneficio clínico”, sostuvo Quirós este viernes, en la última conferencia de prensa antes del anuncio de la “nueva cuarentena”, del 1 al 17 de julio.

En otras palabras, según pudo saber Clarín de fuentes de ese ministerio, coinciden con Provincia en que “no se puede indicar plasma libremente a cada uno que lo solicite porque estaría incumpliendo las normativas más básicas de investigación en humanos. Solamente se puede aplicar a las personas que estén en un protocolo de investigación y que acepten estar dentro de una experimentación. Que ha sido el caso de todos los que han recibido plasma en el AMBA y en toda la República Argentina”.

Pero a diferencia de lo que sucede en territorio bonaerense, en el sistema público porteño corren tres protocolos a la vez: uno es el del doctor Fernando Polak (que analiza aplicar plasma a pacientes con síntomas tempranos), uno del Ministerio de Salud de la Nación (la guía de la que hablaba Etchenique) y uno del Hospital Durand, que es cabecera para la plasmaféresis, el procedimiento para donar plasma.

“Por supuesto que estamos dispuestos a incluir a todo sujeto que quiera recibir el plasma. Pero que sea pasible de ser incluido en el protocolo”, cerró Quirós. Sin mencionarlo, hablaba de Oscar, el paciente con coronavirus internado en el Santojanni. (Por Emilia Vexler para Clarín // Imagen: Una técnica trabajando en un laboratorio donde se procesa el plasma para el tratamiento a enfermos con coronavirus. / Foto: Ignacio Blanco / Los Andes)

ADNbaires