En CABA rechazan un confinamiento

Negocian restringir la circulación nocturna.

11
Compartir

En un encuentro entre los jefes de gabinete y los ministros de Salud hubo algunos puntos en común, pero Axel Kicillof busca avanzar más; mañana habrá un nuevo encuentro y se anunciarían medidas.

Después de varios días sin acuerdo, Nación, Ciudad y Provincia avanzaron este lunes en algunas coincidencias y preparan medidas para intentar morigerar el impacto de la segunda ola de coronavirus en el país. Las autoridades de las tres administraciones compartieron la “preocupación” por el incremento de casos, pero aún no hay acuerdo con el alcance de las nuevas restricciones.

Es que, según confiaron testigos de la reunión, el gobierno de Axel Kicillof planteó la necesidad de un cierre general, algo que en la Ciudad descartaron de plano. El punto de encuentro será restringir las salidas nocturnas y los encuentros sociales. Al menos eso es lo que dejaron trascender algunos de los participantes del cónclave.

Participaron del encuentro el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y sus pares de la ciudad, Felipe Miguel, y de provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco. También asistieron la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, el ministro porteño, Fernán Quirós, y el viceministro bonaerense, Nicolás Kreplak. Analizaron el estado de situación en los dos distritos, pero especialmente el foco estuvo puesto en el área metropolitana.

Después de una hora de reunión, en el despacho del ministro coordinador en la Casa Rosada, quedaron en volver a encontrarse mañana, a las 14, para “definir en conjunto” las nuevas medidas. Mientras tanto, los números volvieron a encender las alarmas: en las últimas 24 horas volvieron a subir los nuevos contagios, con un total de 13.667 casos. Además, fallecieron 272 personas, el número más alto en dos meses.

A días de la renovación del decreto con las medidas de aislamiento –la prórroga actual vence el viernes–, en la Casa Rosada evalúan una “cuarentena federal” en la que estén involucrados los 24 gobernadores, para darle mayor fuerza y cohesión a las nuevas medidas de restricción. Según fuentes oficiales, el presidente Alberto Fernández, aislado en la quinta presidencial de Olivos con coronavirus, mantendrá una reunión virtual con los mandatarios provinciales esta semana para avanzar con las definiciones.

“No sirve una medida solo para el AMBA. Hay que extenderla a todo el país”, comentaron desde el Gobierno. Decisiones como las de los gobernadores de Jujuy, Salta y Misiones (que adelantaron sus comicios provinciales para junio y julio) “no ayudan”, desde la óptica del oficialismo.

En medio de las negociaciones y ante la expectativa que generó la posibilidad de regresar a una fase más restrictiva, cerca del Presidente salieron a poner paños fríos. “El Presidente quiere cerrar lo menos posible, cuidando la salud y la recuperación económica”, afirmó un vocero.

Las posturas quedaron registradas con claridad: el gobierno de Axel Kicillof propone avanzar con restricciones al transporte público, la nocturnidad y las actividades recreativas, en especial en lugares cerrados. Mientras que en la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta se resiste a cerrar actividades y pide acelerar los testeos. Sí hubo una coincidencia: las clases seguirán de forma presencial.

Este lunes, antes del encuentro en la Casa Rosada, Kicillof se reunió con el comité de expertos para determinar los próximos pasos ante el avance de la segunda ola y después habló con los intendentes, quienes deberán reforzar los controles. “Hay que llamar nuevamente la atención de la sociedad”, advirtió el gobernador bonaerense.

El primero en salir a respaldar en público al mandatario fue el jefe comunal de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que llamó a tomar “medidas urgentes” para disminuir la circulación del virus. “No se trata de que nos guste o no nos guste restringir. Por supuesto que queremos que la economía funcione, pero la segunda ola es una realidad mundial”, sostuvo.

La falta de una postura común entre la Nación, la Ciudad y la Provincia también se extiende al resto de los distritos. La estrategia de Córdoba, por ejemplo, no incluye más restricciones, sino que buscan testear más. El gobierno de Juan Schiaretti proyecta hacer 15.000 pruebas diarias y trabajar en la búsqueda de contactos estrechos. Así lo anunció Gabriela Barbás, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de la provincia. Sin embargo, ya hay una docena de municipios que determinaron recortes en las actividades nocturnas.

A contramano de lo que definió Schiaretti, en Catamarca, el gobernador Raúl Jalil suspendió las clases presenciales en cuatro localidades tras el aumento de casos de coronavirus que se registraron en las últimas semanas. La medida durará una semana. (Imagen: Fernán Quirós y Felipe Miguel salen de Casa RosadaFabián Marelli / LA NACION // Por Santiago DapeloJaime Rosemberg para La Nación)

ADNbaires