Cepas del Reino Unido y Sudáfrica complican a las vacunas

27
Compartir

Un estudio de las nuevas cepas del coronavirus advierte que las vacunas actuales son menos efectivas contra esas variantes.

 Se trata de una investigación del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia publicada en la prestigiosa revista científica Nature. Sugiere que los inoculantes proporcionan menos actividad neutralizante
14 de Marzo de 2021

Con el advenimiento de nuevas cepas y/o mutaciones del virus SARS-CoV-2 potencialmente más contagiosas, científicos a lo largo y ancho de todo el mundo buscan a contrarreloj conocer cómo afectan a las vacunas aprobadas para su uso de emergencia contra el COVID-19.

En este contexto, un nuevo estudio de las variantes del nuevo coronavirus del Reino Unido y Sudáfrica predice que los inoculantes actuales y ciertos anticuerpos monoclonales pueden ser menos efectivos para neutralizar estas variantes y que las flamantes versiones plantean el espectro de que las reinfecciones podrían ser más probables.

La investigación se publicó en la prestigiosa revista científica Nature el 8 de marzo, tras ser revisada por pares luego de una preimpresión en BioRxiv del 26 de enero último.

“Las predicciones del estudio ahora se están confirmando con los primeros resultados informados de la vacuna Novavax”, explicó el autor principal del estudio, el microbiólogo David Ho. La compañía desarrolladora de uno de los inoculantes aprobados contra el COVID-19 informó recientemente que la vacuna fue casi un 90% efectiva en el ensayo de la compañía en el Reino Unido, pero solo un 49,4% en su ensayo de Sudáfrica, donde la mayoría de los casos de COVID-19 son causados por la variante B.1.351.

“Nuestro estudio y los datos del nuevo ensayo clínico muestran que el virus viaja en una dirección que hace que escape de nuestras vacunas y terapias actuales que están dirigidas contra el pico viral”, precisó Ho, director del Aaron Diamond AIDS Research Center.

“Si la propagación desenfrenada del virus continúa y se acumulan mutaciones más críticas, entonces podemos estar condenados a perseguir el SARS-CoV-2 en evolución continuamente, como lo hemos hecho durante mucho tiempo con el virus de la influenza”, amplió el investigador. Según advirtió, “tales consideraciones requieren que detengamos la transmisión del virus lo más rápido posible, redoblando nuestras medidas de mitigación y acelerando el lanzamiento de la vacuna”.

Después de la vacunación, el sistema inmunológico responde y produce anticuerpos que pueden neutralizar el virus.

Ho y su equipo pudieron observar que los anticuerpos en muestras de sangre tomadas de personas inoculadas con la vacuna Moderna o Pfizer eran menos efectivos para neutralizar las dos variantes, la B.1.1.7, que surgió en septiembre pasado en Inglaterra, y la B.1.351, que surgió de Sudáfrica a finales de 2020. Frente a la variante del Reino Unido, la neutralización se redujo aproximadamente a la mitad, pero frente a la variante de Sudáfrica, la neutralización se redujo entre 6,5 y 8,5 veces.

Sin embargo, Ho rescató: “Es poco probable que la pérdida de aproximadamente el doble de la actividad neutralizante contra la variante del Reino Unido tenga un impacto adverso debido al gran ‘”colchón” de actividad de los anticuerpos neutralizantes residuales y vemos que eso se refleja en los resultados de Novavax donde el la vacuna fue 85,6% efectiva contra la variante del Reino Unido”.

Los datos del estudio sobre la pérdida de la actividad neutralizadora contra la variante de Sudáfrica son más preocupantes. “La caída en la actividad neutralizante contra la variante de Sudáfrica es apreciable, y ahora estamos viendo, según los resultados de Novavax, que esto está causando una reducción en la eficacia protectora”, alertó Ho.

El nuevo informe no examinó la variante más reciente encontrada en Manaos, Brasil (B.1.1.28) pero dadas las mutaciones de pico similares entre las variantes de Brasil y Sudáfrica, el equipo de investigadores cree que la variante del país sudamericano debería comportarse de manera similar a la variante de Sudáfrica.

“Tenemos que detener la replicación del virus y eso significa lanzar la vacuna más rápido y apegarnos a nuestras medidas de mitigación como el enmascaramiento y el distanciamiento físico. Detener la propagación del virus detendrá el desarrollo de más mutaciones”, dice Ho.

También vieron que ciertos anticuerpos monoclonales que se usan ahora para tratar a los pacientes con COVID pueden no funcionar contra la variante de Sudáfrica. Y según los resultados con plasma de pacientes con COVID que se infectaron antes en la pandemia, la variante B.1.351 de Sudáfrica tiene el potencial de causar una reinfección.

Estos hallazgos surgieron tras un análisis exhaustivo de las variantes, mutaciones en las dos variantes del SARS-CoV-2 en comparación con otros estudios recientes, que han informado hallazgos similares. Se examinaron todas las mutaciones en la proteína de pico de las dos variantes. Esto se debe a que las vacunas y los tratamientos con anticuerpos monoclonales funcionan reconociendo esta spike del SARS-CoV-2.

Para ello, los investigadores crearon pseudovirus SARS-CoV-2 (virus que producen la proteína de pico de coronavirus pero no pueden causar infección) con las ocho mutaciones encontradas en la variante del Reino Unido y las nueve mutaciones encontradas en la variante sudafricana.

Luego midieron la sensibilidad de estos pseudovirus a los anticuerpos monoclonales desarrollados para tratar pacientes con COVID, suero convaleciente de pacientes que se infectaron anteriormente en la pandemia y suero de pacientes que habían sido vacunados con la vacuna Moderna o Pfizer.

Anticuerpos monoclonales

El estudio midió la actividad neutralizante de 18 anticuerpos monoclonales diferentes, incluidos los anticuerpos en dos productos autorizados para su uso en los Estados Unidos.

Frente a la variante del Reino Unido, la mayoría de los anticuerpos seguían siendo potentes, aunque la actividad neutralizante de dos anticuerpos en desarrollo se vio moderadamente afectada.

Sin embargo, frente a la variante de Sudáfrica, la actividad neutralizante de cuatro anticuerpos se abolió total o notablemente. Esos anticuerpos incluyen bamlanivimab (LY-CoV555, aprobado para su uso en los Estados Unidos) que fue completamente inactivo contra la variante de Sudáfrica, y casirivimab, uno de los dos anticuerpos en un cóctel de anticuerpos aprobado (REGN-COV) que fue 58 veces mayor. menos eficaz para neutralizar la variante de Sudáfrica en comparación con el virus original. El segundo anticuerpo del cóctel, imdevimab, conservó su capacidad neutralizante, al igual que el cóctel completo.

“Las decisiones sobre el uso de estos tratamientos dependerán en gran medida de la prevalencia local de las variantes de Sudáfrica y Brasil”, apuntó Ho, “destacando la importancia de la vigilancia genómica viral y el desarrollo proactivo de terapias con anticuerpos de próxima generación”.

Implicaciones de la reinfección

El suero de la mayoría de los pacientes que se habían recuperado de COVID antes en la pandemia tenía 11 veces menos actividad neutralizante contra la variante de Sudáfrica y 4 veces menos actividad neutralizante contra la variante del Reino Unido.

“La preocupación aquí es que la reinfección podría ser más probable si uno se enfrenta a estas variantes, particularmente a la de Sudáfrica”, concluyó el microbiólogo.

Los hallazgos fueron analizados por el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia de los Estados Unidos y sugieren en conclusión que las vacunas y terapias con anticuerpos monoclonales proporcionan menos actividad neutralizante contra las variantes del SARS-CoV-2 del Reino Unido y Sudáfrica.

ADNbaires