Ciertos animales invertebrados experimentan sentimientos

23
Compartir

Expertos aseguran que los pulpos, los cangrejos y los calamares son capaces de sentir dolor, placer y alegría, ya que cuentan con un sistema nervioso central complejo.

En nuevo estudio llevado a cabo por la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres afirma que algunos invertebrados marinos como el pulpo, el cangrejo y el calamar pueden sentir una serie de emociones, ya que cuentan con un alto grado de sensibilidad. El informe podría así significar un importante cambio de paradigma en la forma en que se trata a estos animales. Para llegar a estos resultados, los especialistas explicaron que se basaron en más de 300 investigaciones científicas en las que pudieron evaluar la evidencia de sensibilidad en dos grupos de animales invertebrados; por un lado estaban los moluscos cefalópodos y por otro, los crustáceos decápodos. De esta manera, lograron determinar que estas especies cuentan con un sistema nervioso central complejo a la par de que son capaces de experimentar sensaciones tales como dolor, placer, hambre, sed, calidez, alegría, comodidad y excitación.

El equipo a cargo de la investigación detalló que consideraron ocho criterios diferentes para la sensibilidad, entendida según ellos como la capacidad de experimentar alegría, emoción y angustia. En la lista de los criterios el informe incluyó la presencia de receptores del dolor y funciones cerebrales integradoras, la capacidad de aprendizaje asociativo y tácticas flexibles de autoprotección utilizadas en respuesta a lesiones y amenazas. Así, se estableció un nivel de confianza que va desde la falta de ella hasta una muy alta. “En nuestro esquema, una confianza alta o muy alta de que un animal satisface siete o más de los criterios equivale a una evidencia muy fuerte de sensibilidad. Una confianza alta o muy alta de que un animal satisface cinco o más criterios equivale a una fuerte evidencia de sensibilidad, y una confianza alta o muy alta de que un animal satisface tres o más criterios equivale a una evidencia sustancial de sensibilidad”, menciona el informe.

De esta forma, los pulpos fueron la especie animal con la estimación más alta de sensibilidad, con una confianza alta o muy alta en siete de los ocho criterios, seguido de cerca por los calamares. A su vez, la calificación de sensibilidad más baja se observó en los camarones, gambas y quisquillas. “Los pulpos y otros cefalópodos han estado protegidos en la ciencia durante años, pero no han recibido ninguna protección fuera de la ciencia hasta ahora. Una forma en que el Reino Unido puede liderar el bienestar animal es protegiendo a estos animales invertebrados, algo que los humanos a menudo han ignorado por completo”, destacó al respecto el profesor de la Escuela de Economía, Jonathan Birch, quién pidió así incluir a estas especies en la Ley del Bienestar Animal. Sobre esto último, el ministro de Bienestar Animal, Lord Goldsmith, remarcó: “La ciencia ahora es clara en el sentido de que los crustáceos y moluscos pueden sentir dolor y, por lo tanto, es justo que estén cubiertos por esta legislación vital”. A pesar de esta declaración, por lo pronto, el Gobierno británico señaló en un comunicado que el informe no afectará a la legislación vigente.

ADNbaires