Cristina Kirchner declarará sin “cadena nacional”.

No autorizaron la transmisión en directo como ella lo había solicitado, que seguramente hubiese sido tomada por todos los canales televisivos y radiales del país.

46
Compartir

Lo definió el TOF 2. La ex presidenta declarará el lunes.

Con una resolución de ocho páginas el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que juzga a Cristina Kirchner por la presunta corrupción en la obra pública, con un voto mayoritario, no hizo lugar al pedido de la defensa de la ex Presidenta, que había requerido que su declaración indagatoria del próximo lunes sea transmitida en vivo.

​Por primera vez Cristina Kirchner declarará en un juicio por corrupción, donde ella es la principal acusada como jefa de una asociación ilícita. Será este próximo lunes desde las 9.30 donde se defenderá en la causa donde es investigada junto a otros doce imputados, entre ellos Lázaro Báez, Julio De Vido, José López, Carlos Kirchner, entre otros, por haber desviado contratos viales a favor de Austral Construcciones por $ 46.000 millones.

A ocho días de asumir como vicepresidenta de la Nación, el TOF 2 la citó a declarar y su abogado defensor Carlos Beraldi había requerido la transmisión en vivo de su indagatoria, sin resultado favorable.

Con el voto de los jueces Jorge Gorini (presidente del TOF) y Andrés Basso, se planteó que se habían establecido previamente cuáles son las pautas de difusión en medios de comunicación del juicio que se realiza contra Cristina Kirchner acusada de ser jefa de una asociación ilícita que direccionó obra pública vial a favor de Lázaro Báez.

En este detalle de las pautas ya establecidas, los jueces recordaron que la transmisión del debate se realizará en el “inicio del juicio, la discusión final y la lectura de la sentencia”.

Al momento de argumentar su decisión los magistrados -con la disidencia del Rodrigo Giménez Uriburu- explicaron que quedaron excluidas de la transmisión en vivo “aquellas audiencias en  las que se sustanciaron cuestiones preliminares, indagatorias y la  etapa de producción de prueba”. La decisión ya había sido notificada a las partes “como así también publicada y difundida a través del portal web  del Centro de Información Judicial sin recibir ningún tipo de cuestionamiento”, explicaron su voto Gorini y Basso.

En tal sentido, indicaron que Cristina Kirchner “pretende excepcionar aquellos límites con fundamento en el principio de publicidad del proceso y el contenido de la Acordada nro. 29/2008 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

Esta acordada fue la que reclamó la defensa de la electa vicepresidenta, al señalar que la indagatoria debía ser transmitida, entre otros puntos “para garantizar la publicidad” de un acto “de suma trascendencia y relevancia”.

Al analizar la situación, Gorini y Basso señalaron”la debida publicidad del juicio no exige su difusión en vivo, sino que se encuentra garantizada a partir de la libre concurrencia de la ciudadanía que lo desee a la Sala de Audiencias, la acreditación y asistencia de medios de prensa y la permanente transmisión en Sala de Periodistas de todo cuanto ocurre en el debate”, y que esto “asegura que la opinión pública y los medios de comunicación puedan tomar conocimiento y dar publicidad de la forma que lo estimen conveniente”.

Por otro lado, argumentaron que el principio procesal de publicidad de determinadas etapas del juicio, “no es equivalente a transmisión en vivo del mismo, sino que se satisface mediante el aseguramiento de la debida y correcta difusión de cuanto ocurra en el juicio preservando el buen orden en el desarrollo de la audiencia. En efecto, la acordada aludida obedeció al propósito de lograr un equilibrio adecuado entre la publicidad del debate”.

En esta misma línea, ambos jueces recordaron a Cristina Kirchner que los demás imputados que ya fueron indagados, respetaron estas pautas impuestas previamente por el Tribunal, “acatando los lineamientos de transmisión oportunamente establecidos”.

Es por ello que entendieron que “hacer una excepción en el caso en que se solicita implicaría un trato indebido e injustificadamente inequitativo entre aquellos que se encuentran sometidos a idénticos deberes y gozando de iguales derechos”.

Al concluir con el voto, Gorini y Basso plantearon que “no existen ni se invocan razones novedosas que permitan conmover nuestra primigenia decisión” y que se le asegurará a Cristina Kirchner “una copia del registro audiovisual de lo acontecido en la jornada próxima, a los fines que estime pertinentes”.

En disidencia con este voto, Giménez Uriburu determinó debía atenderse el pedido de la ex Presidenta “para que se permita la difusión radial y televisiva, en vivo, de su declaración indagatoria”. “Me vuelco a pensar que a esta altura ha perdido razón de ser el resguardo procesal otrora tenido en cuenta por un motivo muy sencillo. La gran trascendencia que ha generado el debate iniciado el pasado 21 de mayo, nos ha permitido observar la enorme difusión que en los medios de comunicación han tenido los actos procesales hasta aquí realizados”.

Entendiendo que el pedido formulado tenía que leerse en el contexto político actual, “se trata además de la declaración de quien revistiera el cargo de ex Presidenta de la Nación – actualmente Vicepresidenta electa a poco de asumir su cargo – resulta sencillo pronosticar que todo lo concerniente a su acto de defensa tendrá una aún más amplia propagación que aquellos que involucrara a sus consortes de causa”.

Por ello sostuvo que esto “demuestra palpablemente que la protección que ha pretendido este tribunal respecto a la autenticidad de los futuros testigos, en este caso ha quedado inoperante y que debe prevalecer entonces el principio de publicidad del proceso como condición fundamental de legitimidad de la administración de justicia”. (Por Lucía Salinas para Clarín)

ADNbaires