El sistema de fases de Kicillof.

132
Compartir

El gobernador bonaerense sostuvo que en su distrito “se viven dos realidades distintas” entre lo que pasa en el conurbano y en el interior de la Provincia.

El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, participó del anuncio de la nueva etapa de la cuarentena y anunció que para esa región se preparó un sistema de fases para cada uno de los 135 municipios que dependerá del avance de la pandemia.

El funcionario explicó que en el conurbano bonaerense viven 13 millones de personas, mientras que en el interior otros 4 millones. Por eso analizó que en su distrito se viven dos realidades. En este sentido, afirmó que esta nueva etapa de la cuarentena tendrá un “sistema de fases” que comenzará a partir del lunes y que dependerá de cada distrito.

“Cada municipio vive con realidades distintas. Por eso habrá cinco fases para cada región, donde en la quinta estará autorizada prácticamente todo. Pero para llegar a eso necesitamos 21 dias sin que haya contagios. De esa manera solo se entraría a esa ultima fase”, puntualizó.

Fuentes de la gobernación explicaron en qué consiste cada una de esas fases. Es un sistema que ya se implementaba en el nivel 3 en toda la provincia, pero que al originarse diferentes realidades en el interior y en el conurbano, se debió reorganizar.

Así entonces el AMBA se mantendrá en el mismo nivel, mientras que el resto de la provincia, unos 60 distritos, avanzará al nivel cuatro. Eso significa que habrá habilitación para comercios no esenciales (jugueterías, zapaterías), bares y restaurantes. Todo con un protocolo especial, donde por ejemplo los bares que lo soliciten podrán abrir con un porcentaje de mesas y distintas medidas de seguridad sanitaria.

La fase cuatro incluye también actividades como el running y otros deportes en solitario. Mientras que la fase cinco es con todos los comercios y locales abiertos con medidas de distanciamiento social.

Al mismo tiempo Kicillof dijo que “a partir de hoy vamos a tener este criterio de autorizar un cambio de fase según si empeora o mejora la situación”, dijo al tiempo que afirmó que habrá habrá avances y retrocesos” en las fases según la cantidad de contagios.

El Gobernador puso como ejemplo de ese avance y retroceso de fases a la ciudad de Necochea, donde el festejo de un baby shower terminó con 23 los contagios y más de 350 aislados.

“Hacia 60 días que tenían cero casos y una barrera sanitaria para que no entre contagiados. Pero un hombre que viajó al AMBA se infectó y a su vez infectó a parte de su familia. Esta persona participó, sin saber que estaba contagiada, de un evento social y ocasionó el contagio masivo. Lo que hicieron en Necochea fue volver para atrás y endurecer la cuarentena”.

Con ese ejemplo Kicillof intentó mostrar que así como la ciudad de la Costa Atlántica retrocedió en la fase del aislamiento, también podría ocurrir en el resto de los municipios: “Desde la gobernación estuvimos siempre de acuerdo en esa vuelta atrás. Hay que estar siempre prevenidos”, dijo.

Por otra parte, el funcionario utilizó la conferencia de prensa, acompañado por el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para aclarar lo que para él significaban dos “ideas erróneas” que se generaron en medio del crecimiento de casos en el conurbano.

“Por un lado quiero decir que no es cierto que los barrios populares son los que más casos tienen. Solamente el 16 por ciento de los casos en la Provincia corresponden a los barrios populares. Sí, se generaron brotes, pero no está el gran problema ahí”.

También habló sobre la cantidad de test que se realizan a nivel provincial: “Es mentira que se hicieron menos test de los necesarios. Tenemos realizados 60 mil test, mientras que en la ciudad se hicieron 30 mil. Cuando aparecen más casos se testea más porque la presencia de casos obliga por proximidad a testear más”.

ADNbaires