Estalló un explosivo casero en el Cementerio de Recoleta.

Dos detenidos. La mujer, que está grave, es militante de La Cámpora e hija de una ex diputada del FpV.

54
Compartir

Fue en la tumba del coronel Ramón Falcón, ex jefe de la Policía. La mujer fue quien tenía el caño con explosivos. Está detenida junto a su pareja, que la acompañaba.

La explosión de un artefacto casero en el Cementerio de la Recoleta generó un incendio y le provocó graves heridas a una mujer, que sería una de las dos personas que trasladaban el artefacto. Ahora se encuentra internada con quemaduras y con riesgo de vida en el Hospital Fernández. Es una de las detenidas y se llama Anahí Esperanza Salcedo. El otro es su pareja, Hugo Alberto Rodriguez, de 38 años.

Explosión en la tumba de Ramón Falcón. / Silvana Boemo
La explosión ocurrió en la tumba del coronel Ramón Falcón, que fue jefe de la Policía de la Capital (más adelante Federal) a principios del siglo XX y que murió el 14 de noviembre de 1909, justamente cuando salía del Cementerio de Recoleta. Al lugar asistieron la Policía de la Ciudad, los Bomberos y el SAME, que se encontraron con pintadas anarquistas. Según la policía, en el cementerio se encontraron cinco caños con explosivos como el que estalló en la mano de la mujer herida.

Según algunas versiones, dos personas intentaban colocar el explosivo cuando se les estalló el artefacto. Fuentes de la Policía de la Ciudad confirmaron que se trata de una pareja y que ambos quedaron detenidos. La mujer sufrió heridas graves, incluyendo la pérdida de tres falanges de una mano. Además, en el lugar quedaron las pelucas con las que entraron disfrazados. Ella, además, usó una silla de ruedas como parte de su caracterización.

“El 911 recibe llamada informando explosión aparentemente de gas en el interior del Cementerio de la Recoleta, concurriendo personal de la Policía de la Ciudad quien solicita SAME en razón de una mujer en silla de ruedas lesionada con quemaduras en rostro y miembros superiores, siendo derivada al Fernández”, indica el parte policial. Y revela: “Al recorrer el predio, personal policial advierte frente al mausoleo del Coronel Falcon pintadas anarquistas y un caño con apariencia de artefacto explosivo y restos metálicos producto de la deflagración. Se activa protocolo y concurre Escuadrón Antibombas de Policia de la Ciudad”.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, dio precisiones a TN sobre la mujer herida: “Sufrió quemaduras graves, la pérdida de tres falanges de una mano y destrucción por quemaduras gravísimas en el macizo cráneo-facial. Está internada con asistencia mecánica respiratoria, con riesgo de vida en el Hospital Fernández”.

¿Quién puso la bomba que estalló?

Anarquistas que viven del estado: la mujer que puso la bomba en Recoleta cobraba dos AUH.

La mujer mantiene a sus dos hijos con ayuda del Gobierno, pero cuestiona el rol del Estado. Su tía es una militante peronista que ya ocupó varios cargos públicos.

Anahí Esperanza Salcedo perdió tres falánges.

 Las ironías de este siglo marcan contradicciones como ser nacional y popular y vacacionar en el exterior, declararse de izquierda viviendo la vida de un millonario o ser anarquista viviendo del estado. Para este último ejemplo Anahí Esperanza Salcedo calza justo. La mujer que plantó la bomba en la tumba de Ramón Falcón se declara en contra de cualquier forma de Gobierno, pero por sus dos hijos recibe asistencia pública.

La mujer de 33 años perdió tres falanges de una de sus manos luego de colocar el artefacto explosivo. Sí, quiso causar daño y terminó herida. Una noche verdaderamente negra para la mujer que reside en el partido deMalvinas Argentinas.

Desde hace ya algunos años recibe dos AUH (Asignación Universal por Hijo), pero se muestra igualmente crítica a los Gobierno de Cristina Kirchner y Mauricio Macri y en torno a su pensamiento promociona el festival de cine anarquista y de una serie de “jornadas anárquicas”.

A pesar de la idea que pregona desde las palabras, aunque a la vista de los resultados no así desde los hechos, su familia no está en línea con el sentimiento anárquico. Al contrario, una tía conoce bien el paño público y es una militante peronista que durante años ocupó diferentes cargos estatales. Incluso, fue candidata a intendente de Tigre por el Frente para la Victoria.

Su rastro dentro de la AFIP data del 2014 y 2016, cuando estaba empleada por la compañía UZAL SRL, una empresa de venta al por menor de combustibles. Desde entonces, su rastro laboral se perdió. Sin embargo, hay registros de que ha pagado por un monotributo y estar registrada en los rubros de servicios relacionados con la salud humana de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

ADNbaires