Felipe González: “Se quiere enfrentar al neoliberalismo con el neopobrismo”

164
Compartir

El mundo después de la pandemia. El ex presidente del gobierno español criticó el populismo de Trump y Bolsonaro y defendió a la monarquía de su país.

Mientras fue presidente del gobierno español, entre 1982 y 1996, Felipe González asistió a la caída del muro de Berlín, a la unificación alemana, a la desaparición de la Unión Soviética y a la guerra de los Balcanes entre otros sucesos que conmovieron al mundo. Sin embargo, para el autor del milagro español nada se compara con los interrogantes que disparó la irrupción del coronavirus en el mundo. “Nunca he vivido un momento de incertidumbre multidimensional como el que estoy viviendo ahora, hay incertidumbre por la pandemia y sus consecuencias contra la salud, incertidumbre por la educación, por las consecuencias económicas y políticas y geopolíticas”, reflexionó el también antiguo secretario general del PSOE. Criticó a los populismos de distinto signo por tener respuestas “simples a problemas complejos” y dijo que “se quiere enfrentar al neoliberalismo con el neopobrismo”.

En el epílogo del ciclo de entrevistas “El mundo después de la pandemia”, que forman parte de las celebraciones por los 75 años de Clarín, a cargo del editor general Ricardo Kirschbaum, González dejó inquietantes reflexiones vía zoom y del otro lado del Atlántico sobre los líderes actuales, la gestión de la pandemia, la monarquía española, América latina y Venezuela. “Nadie que llega al poder y se encuentra un golpe tan duro como el de la pandemia puede dejar de pensar que hay un antes y un después. Se supone que el liderazgo sirve para ofrecer certidumbre a los ciudadanos”, señaló en sintonía con lo que expresaron semanas atrás sus amigos; los ex presidentes de Uruguay, Julio María Sanguinetti; Chile, Ricardo Lagos; y Brasil, Fernando Henrique Cardoso; quienes también participaron de los festejos del diario.

Reclamó acuerdos políticos para gestionar la emergencia sanitaria y económica que desató el covid-19. “Lo que yo creo que hay que hacer es crear una dinámica de acuerdos sucesivos. En España (la ausencia de acuerdos) es muy evidente. Llevamos 3 años con un presupuesto prorrogado. Imagínense lo que era un presupuesto para 2018 y lo que necesitamos para 2021”, sostuvo.

González comparó la diferencia de los resortes para hacerle frente a la crisis potenciada por la pandemia en Europa y en América latina. “El Banco Central Europeo sigue teniendo la tasa en el cero por ciento. Europa ha puesto a disposición de los Estados-miembro 750 millones de euros en un plan para la reconstrucción. Algo así es inimaginable en América latina”, señaló. Enseguida dejó uno de los diagnósticos más preocupantes en los sesenta minutos de entrevista. “En mi recuerdo, desde la recuperación democrática, América latina nunca ha estado tan dividida como ahora”, sentenció González, colombiano por adopción y fuente de consulta de innumerables mandatarios de la región.

Entrevista. Felipe González cargó contra Bolsonaro, Trump y Maduro. Foto: Andrés D`Elia.Entrevista. Felipe González cargó contra Bolsonaro, Trump y Maduro. Foto: Andrés D`Elia.

Se opone al populismo, porque en su opinión siempre buscan respuestas simples a problemas complejos e inexorablemente buscan culpables. En esa línea argumentó que en las críticas al neoliberalismo se esconde la voluntad de muchos de igualar en la pobreza, corriente a la que definió como “neopobrismo”.

González advirtió que la dicotomía entre salud y economía que abrió la pandemia es en parte falsa; aunque situó el derecho a la salud como uno superior a los demás. Destacó que los políticos deben seguir los criterios para tomar decisiones en la pandemia. “El primero es tener un buen equipo de científicos que sean capaces de darte los datos sobre los que debe operar el político. Los técnicos tienen que aportar su criterio y los políticos tienen que tomarse en serio los criterios técnicos para proteger la salud y proteger la salud no es solo del virus, también del hambre, de la desocupación, de la tensión que genere en muchos lugares la imposibilidades de moverse”, expresó y marcó las dificultades de las familias pobres para atravesar el confinamiento en hogares con carencias estructurales, aunque enfatizó que la prioridad es “acabar con el virus”.

El ex presidente del gobierno español que convivió con los mandatos de Ronald Reagan, George Bush y Bill Clinton se mostró azorado por las palabras y la gestión del actual mandatario estadounidense. “El discurso de Donald Trump me asombra. Dice `hemos pasado de 200 mil muertos, pero si no fuera por mí habríamos pasados los 2 millones`. Y es el ser humano más poderoso del mundo”, expresó. Por otra parte, añadió que el llamado de Trump a no votar por correo en el medio de una pandemia y de acudir presencialmente a las urnas prepara el terreno para no reconocer una derrota. “Se va a proclamar vencedor, aunque el recuento definitivo demuestre que no ganó. Está sometiendo a esa tensión al sistema institucional de los Estados Unidos. Si le dan cuatro años más, completará su obra de destruir la capacidad de Estados Unidos para ejercer como primera potencia mundial y quedará aislado”, pronosticó.

González también repartió críticas para el primer ministro británico Boris Johnson, que cambió su discurso y estrategia luego de contraer el virus y pasar por una unidad de terapia intensiva y ahora analiza la posibilidad de recurrir a las fuerzas armadas para garantizar el cumplimiento de una nueva cuarentena. “He visto antes de la pandemia a muchos presidentes que cuando tienen que anunciar una decisión dura tienen a los comandantes de la Fuerzas Armadas detrás suyo”, señaló.

Comparó esas acciones, que desaconseja, con las del ejército español que aportó un rastreadores profesionales y asistencia logística. “No hay que incurrir en el error de que las Fuerzas Armadas hagan funciones policiales. Pueden ayudar en cualquier tipo de catástrofes, y suelen ser muy eficientes porque se pasan la vida estudiando escenarios de complicación”, diferenció.

El ex presidente del gobierno señaló la parábola política del mandatario brasileño Jair Bolsonaro, que -según recordó- a comienzos de 2000 admiraba el carácter caudillista de Hugo Chávez. (…) Bolsonaro no tiene ninguna doctrina más que la doctrina de buscar a un culpable. Si las fuerzas políticas no se ponen de acuerdo, existe mucha posibilidad de que Bolsonaro sea reelegido”, dijo sin ocultar su pesar.

No esquivó las referencias a la política de su país. El actual vicepresidente del gobierno español, Pablo Iglesias, fundador de Podemos, lo señala como un crítico de la administración que comparte con el socialista Pedro Sánchez. “Hago mas propuestas que críticas. Otra cosa es que algunos entiendan las propuestas como críticas. Yo creo que España necesita un presupuesto. Necesitamos planes de inversiones para recuperar 140 mil millones de euros. Para Iglesias no era indispensable el trabajo de las fuerzas de seguridad o de los militares en la lucha contra la pandemia. No estoy de acuerdo. Me parece peor que un error, me parece una estupidez. Llevamos meses debatiendo quién está dispuesto a pactar o no pactar los presupuestos y no conocemos ni una sola cifra. Es difícil oponerse a lo que no existe”, sentenció.

Más duro aún fue cuando analizó el presente de la cuestionada monarquía española, golpeada por los escándalos que rodean al rey emérito Juan Carlos I. “Prefiero esta monarquía republicana, que es neutral en el juego político (…) De las 20 democracias con mejor calificación, 12 son monarquías constitucionales. No están en contra de la monarquía solamente, quieren una república plurinacional con derecho a la autodeterminación, es la semilla de la autodestrucción de España. Yo estoy radicalmente en contra. Prefiero esta monarquía que tiene un comportamiento de presidencia que no gobierna a una republiqueta plurinacional y con derechos de autodeterminación. No le quepa a la menor duda”, bramó González.

“El mundo después la pandemia”. El ex presidente español Felipe González durante la entrevista con Ricardo Kirschbaum, editor general de Clarín. Foto: Andrés D’Elia“El mundo después la pandemia”. El ex presidente español Felipe González durante la entrevista con Ricardo Kirschbaum, editor general de Clarín. Foto: Andrés D’Elia

Por último, en el cierre del ciclo que cuenta con el acompañamiento empresario de Pan American Energy, Desa y Techint, y con el auspicio de Newsan y Crossfinder; González se refirió a la situación en Venezuela y tampoco dejó lugar a las dudas. “(Nicolás) Maduro ejerce un poder de facto. No tiene legitimidad de origen ni de facto. Yo creo que es más una tiranía que una dictadura, porque no hay reglas”, afirmó. Destacó que el sucesor de Chávez convirtió al país más rico de América latina en un Estado fallido. “Es su mayor contribución, la historia se lo demandara seriamente”, sentenció y argumentó que no guarda esperanzas de que Maduro convoque a elecciones democráticas razonables. (Imagen principal: “El mundo después la pandemia”. El ex presidente del gobierno español Felipe González entrevistado por Ricardo Kirschbaum. Foto: Andrés D’Elia -)

ADNbaires