Fuerte advertencia de los movimientos sociales

“Solo con los planes no alcanza”, le hicieron saber el Gobierno.

6
Compartir

La UTEP realizará una reunión clave para analizar la contundente derrota en las PASO. La falta de trabajo y el hambre, los puntos más cuestionados

Los movimientos sociales alineados al gobierno, y que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), como el Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), son muy críticos a la hora de analizar la pésima elección que realizó el Frente de Todos en las PASO del domingo, y sobre todo en la dura derrota en la provincia de Buenos Aires gobernada por Axel Kicillof. “En el gobierno no nos escucharon. Le advertimos que en los barrios la gente necesita trabajo y que se reactive la economía. La legítima demanda de empleo no se soluciona con un plan social que no alcanza para nada; y que además lo licúa la inflación”, describe el diputado Juan Carlos Alderete, líder de la CCC y que el 22 de agosto ya le había advertido a Infobae: “Si esto no cambia vamos a un estallido social, la gente no aguanta más”.

Como Alderete, y otros tres dirigentes sociales de primer nivel del Movimiento Evita y Barrios de Pie, que prefieren no dar a conocer sus nombres, también fueron contundente a la hora de reflexionar con crudeza sobre el voto castigo que recibió la Casa Rosada, pero también Cristina Kirchner, el gobernador Kicillof y el diputado nacional Máximo Kirchner, uno de los líderes de La Cámpora. “Perdimos muchos votos en los barrios populares. Fue un mensaje contundente de cuestionamiento al Gobierno. La sociedad no encuentra soluciones a sus problemas en la política. El Gobierno cometió errores. Fue un voto daño. En los barrios populares hay temas muy graves que no se resolvieron como el trabajo, la infraestructura social, la inflación, el precio de los alimentos. Hay que mover la economía”.

Esos análisis están basados en datos contundentes: el espacio político de Alberto Fernández perdió una catarata de votos en los barrios muy humildes, dónde más asistencia social, a través de planes y alimentos, destinó. Solo dos ejemplos. En Quilmes, la camporista Mayra Mendoza perdió la elección a manos de Juntos: 40,39% a 33.39%. En 2019 había cosechado 49,82%. Es decir, se le licuaron el 16,43% de electores.

En La Matanza, aunque el Frente de Todos ganó, el peronista Fernando Espinoza vio mermar de manera severa el caudal electoral en su distrito, el más importante de la provincia de Buenos Aires: del 64,18% cosechados hace dos años obtuvo un exiguo 44,02%. Es decir 20,16 puntos porcentuales menos.

En La Matanza y Quilmes, distritos ubicados en el Oeste y Sur del conurbano bonaerense, fueron los municipios dónde más alimentos y ayuda social se distribuyó en medio de la pandemia. Hasta el Ejército fue desplegado en esos territorios (entre otros) para cocinar y distribuir viandas calientes por la pobreza, indigencia, desempleo y hambre que se profundizaron junto al desempleo. Solo en tierra de Espinoza, y según su propio diagnóstico, unos 70 mil comercios bajaron las cortinas el año pasado por la crisis económica.

“Los resultados de anoche demuestran que no se nos escuchó, no se hizo una buena lectura del diagnostico que los dirigentes sociales realizamos desde el territorio. Sigo sosteniendo lo mismo que semanas antes de las elecciones le dije a Infobae y que tuvo repercusión nacional. Tiene que haber políticas de Estado para las clases más necesidades”, sostiene Alderete en diálogo con este medio y recuerda que ya se votó la ley “Techo, Tierra y Trabajo” pero a su entender “no se aplica”.

“La pésima elección se puede revertir si el gobierno nacional toma medidas para favorecer a los trabajadores, para favorecer a los trabajadores informales, a los que no tienen nada, a los jubilados”, reflexiona el líder de la CCC e integrante de “Los Cayetanos”.

“Hay que reactivar el consumo interno para que mejore la economía social, se van a beneficiar las PyMES, el comercio va a mejorar. En la elección general de noviembre se puede revertir si se hace una lectura correcta del resultado electoral”, se esperanza y sostiene: “Vengo diciendo y anticipando, la gente tiene mucha angustia, mucha bronca, mucho sufrimiento. Yo advertí que el Gobierno debía tomar medidas económicas en favor de los más necesitados que no tienen laburo, ya no hay ni siquiera changas en los barrios y la inflación te devora todo, hace un daño muy grande en los barrios populares”, apuntó el diputado alineado en la bancada del Frente de Todos.

Y agregó: “La situación del país es peor a la de 2001. Ahora la gente no tiene ni para hacer changas. Las necesidades en los barrios son cada vez mayores. La comida que llega del Estado no alcanza. En los comedores asistimos cada vez a más personas. La gente está muy mal, está angustiada” .

Alderete, que suele expresar en voz alta lo que sus aliados no expresan públicamente para no perjudicar al espacio político al que pertenecen, repitió su diagnóstico: “Si esto no cambia vamos a un estallido social. La gente ya no aguanta más. Los movimientos sociales hacemos muchísimo para contener el malestar que hay abajo. Ojo, no va a pasar de hoy para mañana. Pero yo advierto que, si la situación económica sigue así, la gente se va a levantar. Hay mucha hambre”.

Los movimientos sociales alineados con el Gobierno se pusieron buena parte de la campaña electoral al hombro. Militaron casa por casa en el conurbano para hacer llegar el mensaje del Frente de Todos a un millón de viviendas. Desplegaron diez mil mesas en mil quinientos barrios populares y el domingo movilizó a unos cien mil militantes para realizar tareas logísticas, desde preparar viandas y llevar alcohol en gel a los centros de votación y fiscalizar mesas. Nada alcanzó. “Falta política efectiva y solucionar los problemas reales a la gente de abajo”, reflexiona uno de los máximos dirigentes del Movimiento Evita”. La pregunta sin respuesta, al menos por ahora, es si se podrá realizar hasta el 14 de noviembre próximo.

Mientras tanto, desde la UTEP el mensaje que se deja es claro. Falta mucho por hacer. Van a seguir marcando las necesidades, pero apoyando al Frente de Todos para “para no volver al pasado” y dejan como definición: “La gente no ve un futuro ni en Mauricio Macri ni en Cristina Kirchner”. (Por Andrés Klipphan para Infobae // Imagen: Alberto Fernández en un encuentro de la UTEP)

ADNbaires