Garro quiere cambios y la UCR está alerta.

El municipio de La Plata es un "hervidero" de rumores y probables renuncias indeclinables de radicales.

105
Compartir

Funcionarios municipales del centenario partido amagan con abandonar la gestión, ante los rumores de futuros cambios.

“Si presentamos la renuncia, serán las indeclinables”. Con esa frase los principales referentes de la UCR en la gestión de Julio Garro ratificaron ayer que no responderán al pedido realizado por el coordinador Oscar Negrelli de poner las dimisiones a disposición con el fin de facilitar los reacomodamientos en la estructura municipal.

El requerimiento, realizado a todos los funcionarios de la Comuna, estaba previsto para hoy como fecha tope. Sin embargo, ayer los dirigentes locales del partido centenario resolvieron desestimar ese pedido para considerar la posibilidad de presentar sus renuncias “indeclinables”, ante una serie de disconformismos en torno a los cambios de gabinete que planea el jefe comunal de cara al periodo que iniciará el 10 de diciembre.

Según pudo saber EL DÍA, el malestar con el sector que forma parte de la alianza platense de Juntos por el Cambio se inició al conocerse que Garro tiene en mente realizar modificaciones en la conducción de las secretarías de Desarrollo Social y de Salud, a cargo de los radicales Raúl Cadáa y Germán Niedfeld y que, como compensación dentro de la configuración del gobierno municipal habría ofrecido restablecer la Secretaría General y “otra área aún no determinada”.

El ofrecimiento fue visto con muy malos ojos por el radicalismo, que, según afirman, fue interpretado como un “destrato” por parte del jefe comunal. “El problema es político, no es de cargos ni de funcionamiento”, afirman cercanos al partido radical.

Según trascendió, esa pata de Juntos por el Cambio le recrimina a Garro la “falta de diálogo” interno y ratifica su intención de volver a incluir en el organigrama la antigua jefatura de Gabinete, que el Intendente eliminó para reemplazarla por la secretaría de Coordinación General, que ocupa Negrelli.

Los referentes de la UCR, que también incluyen entre sus principales cabezas al concejal y presidente del partido local Claudio Frangul, Guillermo Ronga y Leandro Bazze, entre otros, evalúan que en la coalición local de partidos “debería también discutirse un proyecto de gobierno para el futuro y sentarse las bases de cara a las legislativas de 2021”.

Esa mirada gira en torno a la influencia que tendrán en el gabinete los actores políticos del oficialismo, en atención a que, según establece la ley, este segundo mandato será el último para Garro, abriendo un amplio espectro de candidatos a la sucesión.

Atravesando ese contexto de tironeos, se espera que el Intendente recién presente los cambios en su equipo en la víspera del 10 de diciembre.

Hasta ahora transcendió que se dividirían las secretarías de Legal y Técnica y Seguridad, que serían conducidas por Ramiro Vallejos y Darío Ganduglia, y las de Planeamiento y Obras y Servicios Públicos, donde suenan la actual subsecretaria María Botta y el actual secretario de ambas áreas, Luis Barbier.

Con respecto a Salud, existiría la intención de fusionarla con el área del SAME, a cargo de Enrique Rifourcat, mientras que sobre la secretaría de Desarrollo no trascendían aún nombres de posibles funcionarios.

La secretaría de Gobierno sería ocupada por Marcelo Leguizamón, actualmente en Espacios Públicos. Sin embargo, sostienen en algunos despachos, hasta tanto no se resuelva el conflicto con la UCR pocos acuerdos podràn cerrarse definitivamente. Supeditados a esos enroques estarían también las futuras autoridades del Concejo Deliberante. (Foto: Salvador, Garro y Bazze)

ADNbaires