Hace cuatro meses que está varado en un aeropuerto.

En tránsito y sin destino.

288
Compartir

La increíble experiencia de un pasajero que se quedó a “vivir” en una terminal aérea. Ahora su salida parece estar en la ayuda que le están dando jóvenes de Canadá para que pueda ser asilado en ese país.

Escapar de Siria es una misión igual de difícil que sortear los peligros que conlleva vivir allí.  El joven Hassan Al Kontar no quiere volver a su país y hace cuatro meses que está varado y en tránsito en una zona del aeropuerto de Kuala Lumpur.

Como el personaje de Tom Hanks en la película La Terminal, el hombre no puede moverse de allí. No tiene permiso para entrar a Malasia y, a la vez, asegura que ningún otro país lo acepta porque busca pedir asilo.

El hombre no tiene permiso para entrar a Malasia y dice que ningún país lo acepta porque quiere pedir asilo.

Mirá tambiénEl momento en el que un tiburón ataca a una modelo
A la espera de que se destrabe su situación, un grupo de activistas impulsó un pedido formal para que Hassan pueda salir de Malasia para volar a Canadá.

Hassan aterrizó en Kuala Lumpur, luego viajó a Camboya para finalmente intentar llegar a Ecuador. Pero el proyecto se torció y lo depositó de regreso en Malasia. Entre 2006 y 2017 trabajó en Emiratos Arabes y luego debía regresar a Siria, algo que no quiso por los problemas que allí existen.

Hassan recibe alimentos que le dan las aerolíneas. También utiliza las instalaciones del aeropuerto para bañarse y dormir.

En el aeropuerto de Malasia duerme en el suelo y come con viandas que le regalan de varias aerolíneas. Allí tiene acceso a los baños y a otros servicios.

Con el temor de quedarse definitivamente “atrapado” allí, Hassan puso sus esperanzas en un grupo de voluntarios canadienses que le pidieron a su gobierno que lo reciba como refugiado sirio.

“Soy un ser humano de este planeta les guste o no. Exijo un mínimo derecho a vivir, viajar libremente, estar seguro, tener una familia. Esto es todo. Solo quiero vivir una vida normal. Pero cada vez es más difícil”, concluye.

ADNbaires