Kicillof con intendentes: “apertura quirúrgica”.

Le apuntan a una apertura quirúrgica // Los comercios barriales en la agenda del gobernador.

410
Compartir

Horas antes de acompañar al presidente Alberto Fernández esta noche en el anuncio sobre cómo seguirá la cuarentena después del próximo lunes, el gobernador Axel Kicillof recibió este mediodía a un grupo de intendentes peronistas del sur del Conurbano, en un encuentro en el que se habló de la situación financiera de los municipios y se analizó la realidad de cada distrito en relación a la apertura de comercios barriales y de cercanía. 

En la Goberanción, Kicillof continuó con la ronda de consultas con los jefes comunales para evaluar la realidad en los municipios donde se concentra la mayor cantidad de casos de coronavirus del país. Con los intendentes de la Tercera sección electoral analizaron la situación epidemiológica y financiera de sus distritos de cara a la nueva etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio.

Participaron del encuentro las y los intendentes: Mariano Cascallares (Almirante Brown), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Juan José Mussi (Berazategui), Fabián Cagliardi (Berisso), Marisa Fassi (Cañuelas), Mario Secco (Ensenada), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Gastón Granados (Ezeiza), Andrés Watson (Florencio Varela), Fernando Espinoza (La Matanza), Blanca Cantero (Presidente Perón), Hernán Y Zurieta (Punta Indio), Mayra Mendoza (Quilmes) y Nicolás Mantegazza (San Vicente).

Tras la reunión, Mayra Mendoza indicó que “todos pudimos plantear nuestras preocupaciones” y “se conversó cómo va a continuar la asistencia financiera para atravesar esta situación, el estado de la situación sanitaria” y además se abordó la construcción de un “escenario pospandemia que nos permita reactivar la economía de nuestros municipios y contar con un plan de obras de la Provincia”.

Por su parte, Marisa Fassi destacó la “fuerte preocupación del Gobernador por la situación económica de cada municipio” y agregó que se analizó “la realidad de cada distrito en relación con las posibilidades de apertura de comercios barriales” en la nueva etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio. En ese sentido, Mussi señaló que “en la medida que la situación evolucione, si crecen los casos se analizará cómo continúa el aislamiento”.

APERTURA QUIRÚRGICA

Axel Kicillof le preguntó a sus colaboradores más estrechos si había hablado de más en el último anuncio de la cuarentena, hace 15 días, cuando su discurso se distinguió por lo extenso y volcánico. Después, elevó la misma consulta a algunos referentes de peso en el kirchnerismo. Todos lo avalaron, según afirman en el entorno del gobernador.

“Sacó 51 puntos ¿cómo no le va a hablar a los propios?”, reflexionó un asesor de la provincia. Respaldado por su tropa, Kicillof, sin embargo, pasó a un estilo más componedor con Horacio Rodríguez Larreta y cambió la estrategia en la gestión de la pandemia: si hace dos semanas era de la idea de sostener el cierre de actividades, ahora irá por una intervención “quirúrgica” en el territorio , según dicen en su equipo.

A partir del lunes, el interior bonaerense pasará a un virtual cambio de fase con una importante apertura de rubros, mientras que en el conurbano habrá un esquema más estricto, aunque se pasará a un análisis con lupa de posibles nuevas habilitaciones.

En La Plata justifican esa mutación en base a la curva de casos. “A mediados de mayo nos ocurrió que en una semana saltamos de 70 a 300 casos. Ahora hay un crecimiento pero está más estabilizado y nos podemos permitir quirúrgicamente algunas aperturas”, argumentan.

Además de los números, cerca de Kicillof también están convencidos de que el humor social todavía los acompaña en la gesta “pro cuarentena”. Un estrecho colaborador del gobernador afirmó a LA NACION: “La gente está cansada del confinamiento, pero también entiende que la realidad de la pandemia le pasa cerca. Los bonaerenses siguen más preocupados por la salud que por la economía”.

“También vamos aprendiendo. Focalizar dónde está el problema es lo que nos permite jugar un poco más”, reconoció.

Tensión y distensión
Con bisturí en mano, lo que analizan en la gobernación es que, con una fuerte vigilancia epidemiológica, las ciudades del interior puedan habilitar algunas actividades recreativas y deportivas, comercios y hasta bares y restaurantes, siempre que sea con protocolos estrictos. En el conurbano, en cambio, buscarán reforzar el control en el transporte interjurisdiccional, y poner el énfasis en las actividades industriales, sobre todo aquellas que puedan implicar ingreso de divisas al país.

Los pedidos del conurbano para abrir comercios (siempre que no se trate de shoppings, galerías o arterias puramente comerciales) serán analizados caso por caso. Hoy en una reunión con intendentes oficialistas el gobernador evaluó la apertura de comercios barriales.

“Kicillof tiene pedidos de intendentes de hace 25 días que mantuvo pisados. Hasta que no vea la habilitación no lo creo”, dijo a LA NACION un intendente opositor que espera ansioso dar una respuesta a sus comerciantes.

Otro intendente de la tercera sección electoral, en cambio, hoy notó un atisbo de cambio cuando recibió un permiso provincial para habilitar el take away en locales comerciales.

Habilitando a cuentagotas, en la gobernación esperan aplacar los ánimos de los intendentes del conurbano. Los jefes comunales vienen incrementando la presión sobre el gobernador para habilitar comercios y, sobre todo, para tener más autonomía de decisión.

“Esperemos que se respete el rol del intendente, porque nosotros fuimos elegidos y conocemos nuestro pueblo. Tengo que pedir a la Provincia para que le pida a la Nación para que la Nación le conteste a la Provincia para que me vuelva a contestar a mí. Es interminable “, expresó en declaraciones radiales el intendente de Vicente López, Jorge Macri, uno de los jefes comunales que, sin embargo, más conversa con Kicillof, no sin cierto feeling.

En La Plata hay especial enojo con el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, que ayer lanzó una encuesta en Twitter con la pregunta “¿Tiene sentido seguir estirando el aislamiento? ¿Cuál es el plan para atacar el pico de la curva? ¿Ustedes también se hacen estas preguntas?”. Pese al sentido de las preguntas, en la encuesta ganó la opción “sigamos aislados”, por el 57%, aunque la red social no tiene ninguna rigurosidad de método.

Hoy, Kicillof realizó una reunión en La Plata con intendentes del Frente de Todos de la tercera electoral. Cerca de uno de los jefes comunales invitados al encuentro señalaban que buscarán respaldar y alinearse al gobernador en la decisión que tome. Además de hablar de la situación económica, el gobernador anticipó que girará fondos a los municipios que colaboran con camas para atender el Covid-19.

A Kicillof se le abrió un frente con los intendentes justo cuando daba por superada a la tensión con Horacio Rodríguez Larreta. La visita del gobernador bonaerense a la sede del gobierno porteño en Uspallata surgió sin mucha premeditación, como continuidad de una conversación que venían intercambiando ambos funcionarios por celular. Pero la postal fue ideal para dar una señal de descompresión y evitar los contrapuntos que habían caracterizado a los últimos días.

Entre ambos quedó en claro que hay diferencias de enfoque y de criterio para gestionar la pandemia, pero se refrendó trabajo coordinado. El buen clima se pondrá a prueba hoy con el nuevo anuncio. Y con Alberto Fernández sentado entre los dos. (Por: Maia Jastreblansky para La Nación)

ADNbaires