La Cámpora redobla la apuesta

Andrés Larroque, sobre la polémica misa en Luján: “No va a ser ni la primera ni la última convocatoria”.

12
Compartir

Luego de las críticas de la oposición, el funcionario adelantó que habrá más convocatorias y acusó a la oposición de hacer “segunda interpretaciones”.

Luego de las críticas de la oposición, el funcionario adelantó que habrá más convocatorias y acusó a la oposición de hacer “segunda interpretaciones”.

Andrés Larroque habló tras la polémica que generó la misa del último sábado en la Basílica de Luján y dijo que ese encuentro por “la paz y la fraternidad” no va a ser la única convocatoria del kirchnerismo, pese a las críticas de parte de la oposición y un pedido de disculpas del arzobispo Jorge Scheinig por el tono político que tomó la celebración.

“El espiritu de la convocatoria estuvo. No va a ser ni la primera ni la última convocatoria, abogamos por la racionalidad y salir de las chicanas”, afirmó en diálogo con AM 750.

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense remarcó el carácter de la convocatoria ante un hecho “aberrante” como el atentado contra Cristina Kirchner y acusó a la oposición de tener “segundas interpretaciones” para no asistir a la cita.

“Fue ecuménica porque acompañaron distintos credos y de carácter espiritual vinculado al corazón, que puede tener una interpretación política, pero no era una reunión de debate o disputa en un lugar emblemático como la basílica de Luján”, agregó.

El funcionario bonaerense insistió en que el encuentro fue una buena oportunidad, que reunió a algunos intendentes opositores y advirtió que “no va a ser la última” convocatoria en defensa de la vicepresidenta.

El arzobispo Jorge Scheinig pidió disculpas por la controvertida celebración.
Sin embargo, debido a la controversia que desató la celebración religiosa, el arzobispo de Mercedes-Luján hacia el final de la misa que presidió, reconoció que tomado un cariz impensado: “Metí la pata, pido disculpas”, afirmó.

En tanto, la cúpula de la Iglesia analiza este lunes la posibilidad de difundir una declaración para tomar distancia de la misa que el kirchnerismo organizó en la basílica de Luján para rogar por “la paz y la fraternidad” en el país.

Días atrás, luego del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, dejó trascender una iniciativa par a iniciar contactos con dirigentes de la oposición.

Respecto de esta convocatoria al diálogo, Larroque señaló que el objetivo no es “una foto”, sino generar un contacto luego del intento de magnicidio.

“Tenemos que analizar por qué llegamos hasta aquí, estos sectores violentos que abogan por la supresión del otro, es nuevo en la historia argentina”, agregó aunque sin especificar a qué sector hacía referencia.

Además, señaló que en Juntos por el Cambio existe una tensión entre sus principales referentes y que se han invertido los roles históricos, debido a que “pareciera que conducen los más duros”, los cuales tienen “expresiones reñidas con los valores democráticos”.

La respuesta de la oposición
El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, cuestionó este lunes el “tono partidario” que tomó la celebración en Luján y señaló que haber “politizado una misa es un extremo”.

“Nos perdimos una oportunidad, la desperdició el propio Presidente, luego que todos repudiamos de forma espontánea, era una oportunidad para el llamado a los argentinos, pero ya desde la primera declaración a la noche del echando culpa a la prensa, a la Justicia, la oposición, buscando culpables, se desaprovechó una oportunidad”, sostuvo en diálogo con Cadena 3.

El mandatario porteño reflexionó que el atentado contra la vicepresidenta pudo haber sido una oportunidad para hacer un “llamado a la unidad”, pero que el oficialismo lo desaprovechó.

“Es una muestra mas de la partidización, la politización del atentado, es una lástima. Argentina se perdió una oportunidad”, señaló.

Además, advirtió por el hecho de que “la grieta” esté instalada en la Iglesia, debido al respaldo y crítica que recibió el encuentro en Luján. “Es una muestra más del daño que hace la grieta a la Argentina”, sentenció.

Pero además de Larreta, otros dirigentes también cuestionaron la celebración. Mario Negri, presidente del bloque de diputados de la UCR, le respondió al funcionario bonaerense.

“Los problemas se discuten en el Congreso Nacional, no en una basílica. JxC no busca la supresión del otro, busca el respeto irrestricto a la Constitución Nacional. Pisotearla es lo que nos divide”, tuiteó el legislador nacional.

“Si quieren hablar sobre lo que pasa en la Argentina que llamen a una mesa, no a una misa”, resaltó Martín Lousteau en la previa, en TN.

Gerardo Morales también fue crítico: “El kirchnerismo equivoca el camino, no hay una convocatoria al diálogo de verdad”, remarcó el gobernador de Jujuy en Radio Rivadavia. Mientras que Miguel Ángel Pichetto cargó contra la Iglesia: “Otra muestra de la Iglesia sectaria y clasista”, subrayó el auditor en Radio Mitre.

(Imagen: La misa K en la Basílica de Luján)

ADNbaires