La marcha del 8-M unió a todas las generaciones.

Y sumó un nuevo reclamo: “Niñas, no madres”.

99
Compartir
Marcha en el día internacional de la mujer 8M en Plaza de Mayo 08/03/2019 foto: Mario Quinteros

También pidieron por el aborto legal y el fin de la violencia. Protestas contra la crisis y la precarización laboral.  

“Y ahora que estamos juntas, y ahora que sí nos ven, abajo el patriarcado ¡se va a caer, se va a caer!… -Nina Brugo -referente histórica de la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito- se agacha con su bastón-, arriba el feminismo ¡que va a vencer que va a vencer!…”. Entonces Nina se levanta todo lo que puede y levanta su bastón. Una niña que no debe tener ni 12 años la mira sonriente. Tiene gliter en su cara, el pañuelo verde de vincha y un cartel que sostiene con sus brazos bien levantados y que pintó con marcador negro: “No se va a caer ¡lo vamos a tirar!”.

La multitudinaria movilización por el 8M fue eso. Una marea de mujeres históricas del feminismo abrazadas con sus hijas y sus nietas. Las marchas suman y a medida que se suceden (Las tres NiUnaMenos, la del Miércoles Negro, las del aborto legal) se extienden, incluyen. Este paro de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries también sumó reclamos. Los históricos, como equidad, igualdad salarial, fin de la violencia, aborto legal, y los coyunturales, como la precarización por la crisis económica, la feminización de la pobreza y el cumplimiento de la Interrupción Legal del Embarazo.

Ese reclamo fue nuevo y masivo: “Niñas, no madres”. Mujeres, jóvenes, niñas, llevaban esos carteles. Todas hablaban de las niñas de Jujuy y Tucumán, forzadas a la maternidad contra su voluntad. Niñas violadas y que pidieron el aborto legal. Malena, de 7 años, lo había pintado de colores y había rodeado el “Niñas, no madres” con estrellitas de colores. Estaba con su mamá, Macarena Villalobos: “Lo que hicieron con esas niñas es una aberración, una tortura”.

Anabela Fernández también llevó a su hija Renata, de 7. “El mejor ejemplo que le podemos dar a nuestras hijas es marchar, reclamar, que nos vean luchar”.

“Acá estamos, reclamando contra los abusos y el acoso que vivimos a diario las mujeres. Tenemos que terminar con la cultura machista, para que los varones nos traten como nos merecemos, para ser libres. Estamos acá para que las próximas generaciones no tengan que vivir lo que vivimos nosotras”, dice Tamara Viñolo, 18 años, egresada del Pellegrini. Junto a Tamara, un enorme grupo de chicas, todas del Pelle.

Miles y miles de mujeres marcharon este viernes desde Plaza de los Dos Congresos hasta Plaza de Mayo y sumaron un nuevo reclamo a su lucha: “Niñas, no madres”. Foto: Mario Quinteros
“Las estudiantes y jóvenes fuimos un factor clave el año pasado por el grito del aborto legal, seguro y gratuito. Es un reclamo fundamental en nuestras vidas, y no vamos a claudicar ante sectores que pretenden que soslayemos este reclamo por más que sea un año electoral, porque así pasan cosas como la de la nena en Tucumán, porque hay nenas violadas que están siendo obligadas a maternar. Este derecho tiene que ser ley, tiene que salir ahora porque es urgente -dice Manuela Begino Lavalle, del Centro de Estudiantes del Rodolfo Walsh-. Queremos que la Educación Sexual Integral se aplique en todos los colegios, que sea laica, científica, respetuosa de las diversidades y el género. Queremos la separación de Iglesia y Estado”.

El reclamo comenzó bien temprano. Foto: Lucía Merle
La coordinadora de estudiantes había armado un comunicado, que se leyó antes de comenzar a marchar:
“El 2018 fue un año sin precedente para el movimiento feminista, en el cual les estudiantes secundarios jugamos un rol fundamental en la lucha por la legalización del aborto, conquistado el protocolo contra la violencia de género y disputado las actitudes machistas y el biologicismo en los colegios… Pero ya nos cansamos y no vamos a aguantar más esta opresión. Nos organizamos y luchamos contra este machismo que nos ataca por ser mujeres, lesbianas, trans, travestis, no binaries, gordes, negres, migrantes; que nos ataca por sentir sus privilegios amenazados por nuestra libertad. Estaremos más unides que nunca y nos levantaremos en contra de este sistema patriarcal que nos mata sistemáticamente”.

Sólo en 2018 hubo 273 femicidios, 40 eran niñas y adolescentes. En lo que va del año son 50 las mujeres asesinadas. La asociación civil La Casa del Encuentro lleva sumadas más de 3.000 desde 2008. Cifras oficiales dicen que en los últimos cinco años se registraron 576.360 denuncias por violencia de género: física, psicológica, económica.

Las más jóvenes llevan sus carteles de libertad: “En mi camino a casa quiero ser libre, no valiente”, “No es la pollera, no es el lugar, es el sistema patriarcal”, “Marcho hoy para que mañana no marchen por mí”, “Si te drogan, te violan, te matan y te tiran no es victimizarse”, “Se lo debemos a las pibas que no volvieron”, “Somos las nietas de todas las brujas que no pudieron quemar”.

Miles y miles de mujeres marcharon este viernes desde Plaza de los Dos Congresos hasta Plaza de Mayo y sumaron un nuevo reclamo a su lucha: “Niñas, no madres”. Foto: Mario Quinteros
Entre las chicas, y sus madres estaban las referentes históricas, como Brugo, empujando la bandera verde del aborto legal. Y Martha Rosemberg, Nelly Minsyersky, la actris Cristina Banegas, Dora Barrancos. “Estamos acá porque seguimos apostando a una sociedad mucho más justa con las mujeres y los grupos sociales subalternos”, dice a Clarín la historiada y socióloga feminista.

La marea verde camina, salta, baila desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo. Tras la bandera de arrastre que encabeza la marcha van referentes de distintas luchas, que luego leerían un extenso documento que había sido consensuado en asambleas. Se reclamó el aborto legal, seguro y gratuito, la implementación de una ESI laica y con perspectiva de género. Repudió la violencia sexual, los femicidios, los transfemicidios y los crímenes de odio. Pidió el cupo laboral travesti-trans y derechos a todas las trabajadoras y trabajadores. Se subrayó que se impulsa un movimiento feminista antipatriarcal, anticapitalista, anticlerical, antibiologicista, antirracista, independiente de todos los gobiernos. (Por Mariana Iglesias para Clarín // Foto: Miles y miles de mujeres marcharon este viernes desde Plaza de los Dos Congresos hasta Plaza de Mayo y sumaron un nuevo reclamo a su lucha: “Niñas no madres”. Foto: Mario Quinteros)

ADNbaires