Las muertes por coronavirus baten récords en Rusia

14
Compartir

El gobierno de Putin informó 929 decesos y 25.133 contagios en las últimas 24 horas; acumula entre 210.000 y 350.000 fallecimientos por Covid-19, según distintos recuentos.

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladimir Putin, se enfrenta a uno de los escenarios más complejos que le presentó la pandemia. Mientras la campaña de vacunación continúa estancada y el gobierno descarta imponer restricciones severas, las muertes por coronavirus en Rusia batieron el cuarto récord del mes y los nuevos contagios diarios volvieron a superar los 25.000.

El equipo ruso encargado de lucha contra el coronavirus confirmó este miércoles 25.133 casos nuevos y 929 nuevas muertes, la cifra diaria más alta de muertos registrada en el país desde el inicio de la pandemia. El récord anterior, 985 muertes, se reportó el martes, lo que a su vez batió el récord de 890 fallecidos alcanzado el domingo.

El Kremlin dijo que la situación es preocupante, pero aún no baraja una cuarentena nacional ni otras medidas restrictivas en ninguna parte de Rusia. Atribuye el lento ritmo de la campaña vacunatoria a la falta de concientización que explique que “no hay alternativas” a la inmunización por fármacos, y a la resistencia de la población a vacunarse en el país.

Un trabajador médico prepara una inyección de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V de Rusia en un centro de vacunación en Gostiny Dvor, un enorme lugar de exhibición en Moscú, Rusia; los rusos se resisten a recibir la vacuna de producción nacional (Alexander Zemlianichenko, File)

Un trabajador médico prepara una inyección de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V de Rusia en un centro de vacunación en Gostiny Dvor, un enorme lugar de exhibición en Moscú, Rusia; los rusos se resisten a recibir la vacuna de producción nacional (Alexander Zemlianichenko, File)Alexander Zemlianichenko – AP

“Las cifras son realmente muy malas y esto es realmente un motivo de preocupación. La razón principal es el insuficiente nivel de vacunación”, señaló el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov. Y agregó, durante una conferencia de prensa telefónica: ”El virus es cada vez más virulento. Por regla general, los que no han sido vacunados enferman gravemente y, por desgracia, mueren”.

Para la semana pasada, el 33,5% de los 146 millones de habitantes de Rusia había recibido por lo menos una dosis de vacuna contra el coronavirus, y el 27,4% había completado la vacunación. El país ofrece cuatro vacunas de fabricación nacional, y crecen los rumores de que podría empezar a importar vacunas occidentales como incentivo para los escépticos.

Normativas focalizadas
Pese a que el gobierno nacional se rehúsa a aumentar las restricciones, las administraciones de varias regiones rusas han limitado el aforo de eventos masivos y restringido el acceso a algunos espacios públicos como teatros, cines, restaurantes y bares, a personas vacunadas, que se recuperaron hace poco de Covid-19 o que cuentan con testeos negativos.

Para los críticos, sin embargo, estas medidas no bastan para poner freno al repunte de contagios.

En algunas zonas del país, como Moscú y San Petersburgo, la vida continúa como de costumbre, con negocios abiertos y poco respeto por el uso de mascarillas.

Como agravante, el enorme y deficitario sistema de salud ruso empezó a dar señales de colapso. Medios rusos informaron de largas filas de ambulancias formadas de nuevo ante los hospitales de San Petersburgo, la segunda ciudad más grande del país.

En efecto, un equipo desesperado de ambulancias en la ciudad de Vladimir, 180 kilómetros al este de Moscú, llevó a una paciente con Covid-19 a un edificio del gobierno local tras no conseguirle una cama de hospital, según registros de la agencia AP.

El martes, el delegado presidencial en el distrito de los Monte Urales, que abarca seis regiones de Rusia central, dijo que el 95% de las camas de hospital para pacientes con Covid-19 están ocupadas. ”La situación es terrible”, afirmó Vladimir Yakushev a la agencia de noticias Interfax.

En total, el gobierno de Rusia ha reportado más de 7,6 millones de contagios y casi 212.000 muertes, pero el panorama podría ser peor: los reportes del servicio estatal de estadísticas Rosstat, que contabilizan de forma retroactiva las muertes asociadas al coronavirus, revelan cifras de mortalidad mucho mayores, que superarían las 350.000 víctimas.

Las dudas sobre las vacunas han obstaculizado la campaña de inoculación. Según encuestas, Más de la mitad de los rusos no quieren vacunarse y suelen citar el miedo generalizado a los nuevos productos médicos y la desconfianza en las autoridades como motivo para rechazar la vacunación. (Imagen principal: Una enfermera con un traje protector contra el coronavirus trata a un paciente con COVID-19 en el hospital municipal número 52 para enfermos de coronaviru, en Moscú. (Denis Grishkin, Moscow News Agency vía AP)

ADNbaires