López Rega: ¿De monje negro a apóstol de la paz?.

Enfática defensa de su viuda, que desmiente todo lo que se dijo y se dice del "brujo de Perón".

65
Compartir

Luego de 40 años, María Elena Cisneros contó detalles del trabajo de su marido. Isabelita, magia negra y el encuentro con Rodolfo Galimberti.

José López Rega fue una de las figuras predominantes de la última etapa de Juan Domingo Perón. Ministro de Bienestar Social y organizador de la Alianza Anticomunista Argentina, “El Brujo” fue la persona más influyente tanto del último gobierno del General como el de su esposa Isabel, que lo sucedió tras su muerte y fue derrocada por la última dictadura militar. Odiado por vastos sectores del peronismo, su figura sigue generando polémica cuando se habla de los años violentos de la década del ’70.

Después de 40 años de silencio, en un testimonio histórico, la viuda de López Rega, María Elena Cisneros, dio detalles de la vida del hombre que terminó sus días preso en 1989 por los crímenes cometidos por la Triple A.

“Yo contaré la verdad de mi matrimonio de 13 años con José López Rega, desde el 24 de diciembre de 1976 hasta el 9 de junio de 1989, cuando él murió en mis brazos. Yo cerré sus ojos, no había nadie presente. Vinieron unos minutos después gritando, vociferando y llorando algunos pero el ya no estaba, se había ido de este mundo”, comienza relatando la mujer en una extensa entrevista realizada por el periodista Luis Gasulla y publicada en el sitio Infobae.

Según Cisneros, “la gente miente de una manera espantosa, han llegado a decir que él había hecho una iniciación de vudú, que había suspendido en el aire a un buey, que le abrieron el vientre del buey vivo y que las vísceras del buey cayeron sobre mi esposo que quedó cubierto en sangre durante siete días para tener poder. Ni en África pasa eso”.

Cisneros y López Rega se casaron en la Nochebuena de 1976 en Las Vegas. Ella tenía 25 años. El entonces ex superministro había cumplido 60. Un año antes renunció a su cargo en el Gobierno de Isabel tras las violentas reacciones populares al plan económico impuesto por uno de sus hombres, el ministro de Economía Celestino Rodrigo. Como salida elegante, fue nombrado embajador en España.

“Yo fui la segunda esposa de José López Rega. Soy la viuda de López Rega, le gusta a quien le guste, le moleste a quien le moleste. Es para mí un blasón de nobleza, porque amé a un hombre siendo una mujer joven y lo sigo amando hasta el día de hoy. Cada día que amanece, lo recuerdo y me siento absolutamente realizada como persona, ser humano y profesional”, resalta Cisneros.

Actualmente, la mujer vive en la localidad de San Lorenzo, al sur de Asunción, en Paraguay. Allí, según afirma, vive de los ingresos que obtiene por dar clases en la Universidad. Además, se describe como “una persona con un coeficiente intelectual muy superior al normal” y asegura que su obra musical “ha sido comparada con la de Beethoven y se la puede escuchar en YouTube”.

Cisneros rechaza las acusaciones históricas que cayeron sobre su marido, y hasta recurre a una cita de Jorge Luis Borges para reforzar sus afirmaciones: “Fue un hombre bueno al que hicieron demasiado daño gratuito. Lo acusaron, lo juzgaron, lo condenaron y lo mataron en prisión por mentiras. Si hubiera habido un ápice de verdad, un atisbo de verdad que hubiera deslumbrado en 13 años de matrimonio… Pero dormía sin problemas, ¡un asesino no puede dormir tranquilo! Una persona que manda a matar no puede dormir tranquila. Lo acusaron de ser templario, masón y de la Orden Rosacruz. No fue nada de eso. Fue un simple buscador de verdades. No perteneció a ninguna logia, era un simple trabajador. Jorge Luis Borges dijo la verdad sobre él: ‘López Rega es el amanuense de Perón, en el más puro sentido medieval’.

En ese sentido, niega que López Rega sea odiado en la Argentina, y dice que “hay miles de personas que lo recuerdan con afecto”. “Lo vimos en su sepelio 30 años atrás. Quiero que usted pregunte por él en el Chaco, en Formosa, en Santiago del Estero. No se deje llevar por lo que dicen los porteños. Acá sabemos cómo son, todo eso viene de la guerra de la Triple A, o sea, de la Triple Alianza. Para una gente, López Rega era un obstáculo”.

Además, sube la apuesta en la defensa de la figura de uno de los personajes emblemáticas del último peronismo pre dictadura militar al asegurar que “si hoy estuviese en el gobierno, la gente no estaría pasando por lo que está pasando, no habría maltrato a la mujer, no habría la inseguridad que hay. Yo jamás tuve un solo altercado con él en 13 años”.

“No deberían menospreciar su figura por ser un pobre cabo de policía. Se burlan de su origen, de su nombre, de su forma de trabajo, de su canto, de sus libros. ¡No los leyeron! Se divierten a costa de sus libros. No cruzaron una palabra con él. Hay un fulano que dice que López Rega creó la Triple A. ¡Que me traigan ese papel! ¡Eso es mentira! Nadie le pidió que haga nada. También dijeron que el Ministerio de Bienestar Social era un arsenal. ¿Usted cree que iba a ser tan necio de tener un arsenal ahí? ¿Dónde se entrenaban para salir a matar? Usted no puede salir a matar así nomás. Esos hombres estaban entrenados. Se dijeron muchas ridiculeces. También dicen que tuvo que ver con la masacre de Ezeiza. ¡Si venía en el avión con Perón!”, añade.

LOPEZ REGA-PRESIDENCIA DE LA NACION 22/4/74

La relación con Perón, magia negra e Isabelita
En otra parte de la charla, Cisneros detalla la estrecha relación que su marido tuvo con Juan Domingo Perón, a quién, según la mujer, sentía “como a su padre”.

“Mi esposo tuvo dos defectos: era demasiado peronista, a muerte. Perón estornudaba y él aplaudía. Segundo: era demasiado argentino, para él en todo éramos los mejores, las carnes, mujeres, paisajes. Pero yo se lo discutía. Somos buenos pero otros países también. Era demasiado patriota. Era un amor desmedido por su país”, aseveró.

López Rega (izq.) el día de la asunción de Isabel Perón en 1974.
La mujer también describió el vínculo que López Rega tuvo con Isabel Martínez, de quienes incluso se rumoreó en su momento que habían mantenido una relación sentimental.

“Decían que tenían una relación carnal. Pero él adoraba a Perón, jamás hubiese tocado algo que perteneciese al General, y la mujer era como un bien. Además, Isabelita era flaca y no era el tipo de mujer que le gustaba a mi marido, que deseaba chicas con cierto grado de redondez”, sostuvo.

Asimismo, describió a quien asumió el Poder Ejecutivo tras la muerte de Perón el 1 de julio de 1974 como “una mujer de carácter” que sin embargo “no tenía preparación para estar donde estaba”.

Según reveló, Lopez Rega le propuso a Perón que el dirigente radical Ricardo Balbín fuera su candidato a vicepresidente en las elecciones de 1973, pero aquel lo rechazó porque era “un traidor”. Por eso finalmente eligió a quien era su esposa como compañera de fórmula, algo que no le había permitido en su momento a Eva Perón.

Cisneros negó también que su marido haya sido echado del Gobierno por Isabel. “Nadie lo echó. López Rega tuvo un altercado muy grande con la viuda. Ella había comenzado a manifestar ciertas debilidades que él no podía aceptar. Él siempre la comparaba con Evita e Isabelita no lo soportaba. Esa paparruchada de que López Rega quería pasarle el espíritu de Evita a la viuda es una ridiculez. Usted no puede pasar nada de una persona muerta a una viva, ni un vivo a otro vivo si no hay material genético para avalarlo. ‘Esa debilidad no la puede tener porque usted es Perón’, le decía. ‘Estoy harta que usted maneje mi vida” le respondía la viuda’, contó.

Otra de las historias que se cuentan sobre López Rega es que practicaba la magia negra. Eso también lo niega Cisneros.“¡Ni la negra ni la blanca! Salíamos a comprar libros en viejas librerías, por eso tengo toda esta cantidad de material. Eso es lo que nos preocupaba, el conocimiento. Los dos siempre fuimos igual. Tampoco fue masón. Yo sí. Yo soy Maestro Rosacruz. Yo soy una alquimista. Puedo convertirlo en un sapo… pero no lo hago porque [usted] es demasiado amable. Hice mis iniciaciones en Ginebra y Francia. Cantaba en la Logia. Cuando me hice cristiana, en el 2004, dejé todo. Era miembro activo de la Logia. Mi esposo no sabía tirar el tarot. Yo lo hacía sin problemas”.

El encuentro con Galimberti, Cristina Kirchner y el final
Tras negar que haya heredado millones de López Rega (“¡Cómo me gustaría! ¡Cómo quisiera! ¡Cómo desearía tener ese dinero bien o malhabido! ¡Cómo quisiera que fuera verdad lo del dinero! Me gustaría que me muestren esa herencia así me voy a vivir a Cannes”), Cisneros cuenta el día que se cruzaron con Rodolfo Galimberti, uno de los dirigentes de Montoneros y con quien mantuvo una fuerte disputa política. El encuentro se dio en una calle de Montreux, Suiza. La mujer detalla cómo fue el diálogo entre los dos hombres.

“’Ese que viene con boina es Galimberti’, me dice. Galimberti había dicho públicamente que lo mataría a López Rega si se lo cruzaba…. Seguimos caminando, hasta que él se detiene y Galimberti también. Mi esposo abre los brazos y le dice: ‘Acá estoy… ¿no era que me ibas a matar? Acá me tenés’. Galimberti se saca la boina, agacha la cabeza, y le dice: ‘Perdoname, Lopecito’.‘¿Perdoname? Son unos desvergonzados. Decir que mandé a matar a (Carlos) Mugica, a (José Ignacio) Rucci, ¿qué tenían en la cabeza, por qué esa maldad, por qué decir eso?’. Galimberti se agarró de la baranda y le dijo: ‘Vos sabés como son los muchachos, sabés cómo hinchaban las pelotas desde Puerta de Hierro porque no les dejaste hacer lo que querían. Te buscaron para joderte la vida, te la junaron’. ‘Claro que me jodieron la vida, soy un paria, soy considerado un maldito’, le contestó López Rega a Galimberti, que le replicó: ‘Pero viste que ellos querían manejar al Viejo y vos no los dejabas…’”.

Perón, Isabel y López Rega en Madrid, durante el exilio del fallecido Presidente.

Consultada sobre la actualidad política, Cisneros se declara admiradora de la ex presidenta Cristina Kirchner.“Tengo una gran admiración por Cristina, aunque eso me provocará muchos problemas con mi familia. La admiro porque es mujer, les hizo bailar a ustedes al son de su tambor. Chasqueaba los dedos y bailaban a su ritmo. Eso no tiene precio. Ni Evita consiguió eso. Ella es una gran actriz. Perdió su tiempo haciendo política. Presentaba las cosas de una manera que todo el mundo caía rendido a sus pies. Les decía las cosas de frente a todos. Me encanta eso de Cristina. La admiro”, subraya.

Pero también tiene palabras para resaltar a dos figuras antagónicas, en términos políticos, de la ex presidenta: Elisa Carrió y María Eugenia Vidal. “(Carrió) Es una genia. Solamente que los genios a veces tienen que volverse a la lámpara y quedarse guardaditos y esperar el momento necesario para salir y hacer otro encanto. Me encanta Vidal porque es una magnolia de acero”, afirma.

Por último, contó cómo fue el final del superministro que tuvo el peronismo hasta 1976. “Sus últimas palabras fueron en la prisión Unidad 22. Agarró los barrotes con sus manos y me dijo: ‘Yo me voy. Solo te pido que me sigas queriendo’. Lo sigo queriendo, lo amo, honro su nombre cada día que amanece, pero no siempre se puede estar contenta. Hago lo mejor que puedo. Escucho nuestras músicas, lo veo en YouTube. Cada día interpreto su música en el piano. Le sigo hablando, siempre está conmigo, nunca me dejó, está ahora presente con nosotros en este momento”, concluyó. (Foto principal: Maria Elena Cisneros ultima mujer de López Rega en una entrevista con infobae. / INFOBAE)

ADNbaires