Los científicos respaldan aplicar terceras dosis

Tras estudios que marcan la caída de anticuerpos en las vacunas de Pfizer y AstraZeneca .

31
Compartir

Especialistas británicos reclamaron tener en cuenta esa posibilidad en Reino Unido, donde aún no está autorizado. Algunos países como España, Israel y Uruguay ya avanzan en el criterio de aplicación de una tercera dosis, pero la FDA de EEUU lo desaconsejó.

Mientras el debate científico continúa en torno de la necesidad o no de una tercera dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19, varios países ya se encaminan a adoptar medidas en ese sentido. La ministra de Salud de España, Carolina Darias, aseguró este viernes que es probable que decidan aplicar una tercera dosis de la vacuna para aumentar la protección ante la enfermedad, Israel anunció que seguirá ese criterio en pacientes inmunodeprimidos y una decisión similar adoptó en las últimas horas Uruguay, mientras científicos del Reino Unido respaldaron las propuestas de refuerzos en el otoño boreal, después de que los análisis de sangre en cientos de personas revelaron que los anticuerpos protectores pueden disminuir sustancialmente en las semanas posteriores a la administración de la segunda vacuna.

En países desarrollados la aparición de nuevas variantes del coronavirus, especialmente Delta, que ganó predominio desde abril pasado, y el desconocimiento de la duración de la protección de la vacuna han llevado a algunos científicos a investigar más la posibilidad de aplicar la dosis de refuerzo.

A comienzos de julio, la farmacéutica Pfizer argumentó que recientes datos obtenidos en Israel habían revelado que, comparada con la respuesta a la variante Alfa, la efectividad de la vacuna para proteger contra la enfermedad sintomática causada por la variante Delta había disminuido de más de 90% a 64%. Dijo además que en sus experimentos, una tercera dosis produjo niveles de anticuerpos neutralizantes 5 a 10 veces más altos que los que se produjeron después de la segunda dosis y planea que la tercera dosis pueda ser administrada de 6 a 12 meses después de la segunda.

Pero la controversia surgió a comienzos de julio cuando Pfizer anunció que solicitaría autorización para lanzar una dosis de refuerzo. Rápidamente, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus sigla en inglés) y la entidad regulatoria de medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijeron en un comunicado conjunto que “hasta el momento, no había necesidad de una tercera dosis para la población estadounidense”.

Los CDC han modificado en parte su postura, ya que ayer funcionarios del organismo admitieron que buscan estudiar esa posibilidad.

Un estudio UCL Virus Watch, una entidad oficial del Reino Unido que monitorea con datos el curso de la pandemia, encontró que los anticuerpos generados por dos dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca y Pfizer-BioNTech comenzaron a disminuir seis semanas después de la segunda inyección (EFE/Carlos Barba/Archivo)
Un estudio UCL Virus Watch, una entidad oficial del Reino Unido que monitorea con datos el curso de la pandemia, encontró que los anticuerpos generados por dos dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca y Pfizer-BioNTech comenzaron a disminuir seis semanas después de la segunda inyección (EFE/Carlos Barba/Archivo)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los grupos que defienden el derecho humano a la salud se plegaron a este criterio al afirmar que la atención debe seguir centrándose en administrar las primeras dosis a los más vulnerables del mundo. Hasta este mes, solo el 25,4% de la población mundial accedió a una sola dosis de la vacuna COVID-19. En los países con menores ingresos, solo el 1% de la población recibió una dosis. “La brecha mundial en el suministro de vacunas es enormemente desigual e inequitativa”, dijo el director general de OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Un estudio UCL Virus Watch, una entidad oficial del Reino Unido que monitorea con datos el curso de la pandemia, encontró que los anticuerpos generados por dos dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca y Pfizer-BioNTech comenzaron a disminuir seis semanas después de la segunda inyección. En algunos casos cayendo más del 50% a las décima semana.

Los investigadores garantizan que ambas vacunas son altamente efectivas contra el COVID-19, pero dicen que los hallazgos apoyan los planes para una campaña de refuerzo a partir del otoño, particularmente para aquellos que fueron vacunados a comienzos de la campaña con la inyección de AstraZeneca.

Se esperan caídas en los anticuerpos después de la vacunación y no necesariamente significa que las personas sean más vulnerables a la enfermedad, pero a los investigadores les preocupa que si las disminuciones persisten, la efectividad de las vacunas puede disminuir.

“Sabemos que los niveles de anticuerpos comienzan altos y descienden sustancialmente”, dijo el profesor Rob Aldridge, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del University College London (UCL). “Nos preocupa que si continúan cayendo al ritmo que hemos visto, los efectos protectores de las vacunas también comenzarán a disminuir, y la gran pregunta es, ¿cuándo sucederá eso?”

El consejo provisional del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI por sus siglas en inglés) el mes pasado alentó a los servicios nacionales de salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) a prepararse para un programa de refuerzo de otoño, pero no se ha tomado una decisión final sobre avanzar con la medida. No está claro si la protección de las vacunas se ha debilitado lo suficiente como para justificar refuerzos y muchos expertos argumentan que las dosis se necesitan con mayor urgencia en otros países.

El equipo de UCL analizó sangre de 605 personas vacunadas, en su mayoría de 50 y 60 años. Descubrieron que los niveles de anticuerpos variaban ampliamente entre pacientes, pero una dosis doble de Pfizer-BioNTech tendía a producir muchos más anticuerpos contra el coronavirus que dos inyecciones de la vacuna Oxford- AstraZeneca.

De tres a seis semanas después de la vacunación completa con Pfizer, los niveles de anticuerpos se mantuvieron típicamente en alrededor de 7.500 unidades por mililitro (ml), pero se redujeron a más de la mitad a 3.320 unidades por ml después de 10 semanas. Para AstraZeneca, los niveles de anticuerpos alcanzaron un máximo de aproximadamente 1200 unidades por ml y, por lo general, cayeron a 190 unidades por ml después de 10 semanas. Desde que publicaron los resultados en una carta a The Lancet, los investigadores han visto la misma tendencia en otros 4.500 participantes del estudio.

Si bien los niveles de anticuerpos son importantes para la protección, el sistema inmunológico tiene otras defensas que se acumulan después de una infección o vacunación. Es normal que los niveles de anticuerpos disminuyan con el tiempo y que el sistema inmunológico “recuerde” la infección con las células B de memoria. Si el virus invade, estas células rápidamente producen anticuerpos dirigidos contra el virus. La protección adicional proviene de las células T, que destruyen las células infectadas y limitan la gravedad de la enfermedad.

“Los anticuerpos no son la medida perfecta de riesgo, no sabemos si hay un número mágico, por así decirlo, donde el riesgo de infección u hospitalización se vuelve importante “, dijo Aldridge. “Pero creemos que estos datos apoyan el caso de JCVI para los refuerzos, con prioridad para los clínicamente vulnerables, los mayores de 70 años y todas las personas que viven en hogares de atención residencial para adultos mayores”.

Los hallazgos han sido considerados por el JCVI pero es poco probable que tengan un impacto importante en las discusiones sobre los impulsores. La pérdida de anticuerpos es una señal de advertencia de que las vacunas pueden desaparecer con el tiempo, pero no dice cuándo llega ese momento. Las autoridades de salud pública no lo sabrán con certeza hasta que las personas que recibieron sus segundas inyecciones al principio del despliegue de vacunas comiencen a aparecer en los hospitales. Se espera una decisión sobre el programa de refuerzo antes de que eso suceda.

“La disminución de las respuestas de anticuerpos con el tiempo puede respaldar las estrategias de refuerzo, especialmente en el contexto de una tercera ola en el Reino Unido con la variante Delta, donde los episodios de infección ahora son comunes después de dos dosis de vacuna”, dijo la profesora Eleanor Barnes, hepatóloga de la Universidad. de Oxford . “Sin embargo, incluso con la disminución de los niveles de anticuerpos, las células B de memoria y las células T bien pueden proteger de enfermedades graves”.

Pero dijo que la administración de refuerzos idealmente se basaría en más evidencia, ya que la necesidad de ellos en el Reino Unido “debe equilibrarse con la administración equitativa de la primera y segunda dosis de vacuna a nivel mundial”.

El profesor Matthew Snape, vacunólogo de la Universidad de Oxford, dijo que “estudios como este no proporcionan por sí mismos evidencia de una disminución de la protección de las vacunas, pero son realmente importantes para ayudarnos a comprender qué está sucediendo si los estudios basados en la población muestran una disminución en protección con el aumento del tiempo desde la inmunización.

“Es de esperar una disminución de los anticuerpos en la sangre después de la inmunización, y no necesariamente corresponde a un aumento del riesgo de enfermedad. La protección contra la infección bien podría depender de si hay o no anticuerpos en el revestimiento respiratorio, y las células T pueden proporcionar protección contra la progresión a una enfermedad grave después de la infección.

“Sin embargo, está claro que no se puede asumir la protección continua de las vacunas durante meses o años después de la inmunización, de ahí la importancia de una vigilancia continua para cualquier aumento en las infecciones irruptivas”, dijo. (Imagen principal: Científicos del Reino Unido respaldaron las propuestas de refuerzos en el otoño boreal, después de que los análisis de sangre en cientos de personas revelaron que los anticuerpos protectores pueden disminuir sustancialmente en las semanas posteriores a la administración de la segunda vacuna (EFE/Nathalia)

ADNbaires