Los “compañeros” del Pro agasajaron a Pichetto.

Al asado no faltó casi nadie.

455
Compartir

El macrismo recibió a Miguel Pichetto con una parrillada “peronista”: un regalo especial y el filtro para evitar “intrusos”. La tropa peronista que integra el oficialismo agasajó al flamante compañero de fórmula del Presidente.

Orgullosos, los peronistas que en el macrismo resistieron al implacable tinte purista que impuso el jefe de Gabinete, Marcos Peña, desde que Mauricio Macri llegó al poder, le prepararon una bienvenida a toda orquesta a Miguel Angel Pichetto, el referente del PJ que el Presidente eligió como su compañeroen la fórmula con la que buscará la reelección.

Al senador lo agasajaron este mediodía con un almuerzo en Los Platitos, la parrilla favorita de Macri, y en los próximos días le acercarán un regalo que muchos dirigentes utilizan para ratificar su doble pertenencia: un cuadro con la foto que el jefe de Estado se sacó con el primer monumento a Juan Domingo Perón de la Capital Federal, inaugurado bajo su gestión en 2015.

La idea surgió del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo y del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli que se encargaron de la organización del encuentro en el restorán de la Costanera.

Ritondo.

El cuadro fue enviado a hacer apenas Macri confirmó a Pichetto como su vice. “Entre lunes o martes se lo van a hacer llegar a su despacho en el Senado”, confiaron cerca de Ritondo, que días atrás en la reunión con los radicales recibió el respaldo rotundo de su jefa, la gobernadora bonaerense Vidal; y hasta del propio Peña, para presidir la Cámara de Diputados desde diciembre. Todo si es que Macri logra la reelección, claro.

En cuanto al almuerzo, la única premisa que se acordó en un chat de Whatsapp especialmente creado para la ocasión fue “que todos los que vengan sean peronistas”. Fue un requisito que uno de los comensales propuso para evitar cualquier intromisión.

Desde Nación arribaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien se subió al avión este viernes a la mañana en Misiones, tras reunirse con el gobernador Hugo Passalacqua; y estar presente. Fue acompañado por su vice, Sebastián García de Luca.

Por Ciudad, Junto a Santilli, es de la partida el ministro de Gobierno de la Ciudad, Bruno Screnci, que se encargó de reservar el lugar.

María Eugenia Vidal, que tiene medio Gabinete compuesto por peronistas, cuenta con varias espadas en la mesa, junto a Ritondo: los ministros Gustavo Ferrari (Justicia), Santiago López Medrano (Desarrollo) y Joaquín de la Torre (Gobierno). Mientras, el jefe de Gabinete, Federico Salvai, pasó a saludar y probar unas achuras, pero avisó que su paso será fugaz, porque ya tenía un compromiso trazado previamente.

Frigerio.

El titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, acaso el más ferviente impulsor de la apertura política que decidió imprimirle Macri a su gestión, confirmó asistencia ni bien se enteró. Por su excelente vínculo personal con Pichetto y el trabajo parlamentario que tejió con el candidato a vicepresidente hacen que su salida a la embajada en España hoy esté en duda. “Sería una señal contradictoria hablar de apertura y que el que pidió apertura se vaya”, razonan en el flamante “Juntos por el Cambio”. Al ingresar al almuerzo, consultado por los periodistas, Monzó reconoció que, tal como contó Clarín días atrás, tomó nota de la necesidad del Gobierno de retenerlo y podría dar marcha atrás con su decisión: “Lo voy a pensar”, dijo.

El senador rionegrino no se expidió frente a Macri sobre el tema, pero descuentan que su intención es que siga. De hecho, este mediodía ya lo explicitó públicamente: “Siempre he valorado a Monzó, es un amigo y un activo muy importante para el Gobierno. Pero es una decisión de Emilio”, lo elogió ante las cámaras.

Y más: sus dirigentes más cercanos ya trabajan junto al asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba para moldear el desembarco en “Juntos por el Cambio” de refuerzos pejotistas. Este no es un asunto menor, porque tras hablar de 70 años de errores peronistas, hasta Macri deberá adaptar su discurso y la estrategia de cara a la campaña.

Junto a Monzó, se sumaron otros dirigentes del Congreso, como los diputados Eduardo Amadeo y Daniel Lipovetzky; y también el intendente de Quilmes, Martiniano Molina. (Por Ignacio Ortelli para Clarín // Fotos: Enrique García Medina)

ADNbaires