Los privilegios de ser el “Plan V” de Cambiemos.

Buenos Aires fue la única jurisdicción que no perdió recursos provenientes del Estado Nacional.

237
Compartir

Mucho se habla por estas horas de un posible “plan V” en Cambiemos, teniendo en cuenta la brutal caída de la imagen del presidente Mauricio Macri. El oficialismo parece haber ayudado en demasía a la Gobernadora Vidal en materia económica -a pesar de otras señales de “fuego amigo”- si se la compara con otros gobernadores. 

Dado el funcionamiento del Estado, el Gobierno nacional ejecuta transferencias automáticas a las provincias. Las transferencias automáticas constituyen un recurso clave. Resultan el 42 por ciento de los recursos totales de las 24 jurisdicciones que conforman el país, tomadas en conjunto. Por eso el dato no resulta demostrativo dada la heterogeneidad al interior del mismo.  Hay más de once provincias en donde los envíos de Nación representan el 60 por ciento de los recursos totales.

Hasta el año pasado, estas transferencias estaban conformadas por la coparticipación de impuestos, y el fondo federal solidario, eliminado en Agosto de 2018, cuya función era distribuir el 30 por ciento de lo recaudado vía retenciones al complejo exportador sojero.

Con lo cual resulta interesante el comportamiento de los envíos automáticos de recursos a las provincias durante este período. Según consta en el informe publicado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, el número por envíos automáticos creció en 117.312 millones de pesos en los últimos 3 años, desde la asunción del gobierno de Cambiemos. El Estado Nacional pasó de distribuir 96.757 millones en 2015, mientras que el 2018 cerró con una coparticipación de 1.076.749 millones. El dato relevante es que el 76 por ciento de ese incremento fue a parar a las arcas del gobierno bonaerense.

Dado que las transferencias automáticas son una fuente de financiamiento del gasto público subnacional, un indicador concreto que permite medir su dinámica es el de los fondos automáticos medidos en pesos por habitante, tal como consigna el informe mencionado. En este indicador no solamente incide el dato de coparticipación total, sino también la evolución demográfica. De ahí lo primero que surge es que 18 jurisdicciones recibieron menores transferencias automáticas medidas en pesos constantes por habitante, mientras que 6 jurisdicciones terminaron en una mejor situación que 2015. Desde este punto de vista, también la provincia de Buenos Aires, junto a la Ciudad Autónoma, resultaron las mayores beneficiadas. En el otro extremo, las provincias con mayores bajas fueron Tierra del Fuego y Santa Cruz.

La inflación es el dato insoslayable. Con lo cual el gobierno de Vidal fue el único en su rubro que no perdió en términos reales.

“La provincia de Buenos Aires experimentó un marcado incremento en el último año de la mano del consenso fiscal. Este último dispuso cambios notables en la distribución de los impuestos “, explica el informe.

Según el ex senador Eric Calcagno, “la coparticipación federal define el sistema federal de intereses donde siempre se juegan intereses. Para que la coparticipación federal sea mas justa y equitativa hay que modificar la constitución”.

ADNbaires