No vacunaron a todos los médicos, pero vacunarán a los docentes

20
Compartir

La decisión trastoca el plan nacional, en el que los maestros figuraban en el sexto lugar de prioridad. Mucho personal de salud, considerado primer grupo de riesgo, aún sigue esperando.

No se comunicó oficialmente como un cambio. Pero lo es. El Gobierno cambió abruptamente la estrategia original del Plan de Vacunación contra el coronavirus. Fue después del escándalo del Vacunagate. Cuando aún hay muchos médicos que no han sido inmunizados, se lanzó la inscripción para que los docentes reciban su dosis.

Originalmente, los docentes figuraban en el sexto lugar de prioridad y los médicos, en el primero. Incluso antes de que el primer lote de Sputnik V llegara a la Argentina, del presidente. Lejos de cumplirse con la inmunización total del personal de salud, se empezó a vacunar a los adultos mayores. Y, así se van pegando saltos en los escalones de prioridades.

A su vez, sin terminar con los pinchazos en el grupo de mayor riesgo por edad, se vacunó a “personal estratégico” -entre los que figuran funcionarios del Estado- que figuraban en el séptimo peldaño de prioridad. Clarín pidió una explicación por estos cambios al Ministerio de Salud, pero sólo respondieron que se debía realizar una solicitud de acceso a la información pública.

Según el Monitor Público de Vacunación, de las 829.832 vacunas aplicadas (558.831personas que recibieron 1 dosis y 271.001 que ya tienen las dos), hubo 745.426 aplicaciones al personal de salud y 66.386 a mayores de 60. Pero lo más llamativo, incluso, es que ya hay 15.499 aplicaciones entre el personal estratégico, frente a las apenas 2.470 en personas de 18 a 59 años con factores de riesgo.

Más allá de estas irregularidades, ¿Por qué en la Provincia de Buenos Aires no se termina de vacunar a un grupo e igual arrancan a vacunar al próximo? Por ejemplo, el personal de las fuerzas bonaerenses de seguridad se sumó al plan de vacunación, y, ahora, los docentes.

Vacunación a mayores de 80 años en el Club Vélez. Foto: Federico Imas
“Porque no es la misma situación por municipios. Hay mas de 90 distritos que ya terminaron de vacunar personal de salud, no pueden esperar que termine toda la provincia. Nuestra provincia es como si fueran seis ciudades de Buenos Aires, con densidad de población muy diferente. Solamente van a frenar (la vacunación) cuando vacunen a todos sus grupos prioritarios, es decir cuando terminen docentes, seguridad salud, mayores de 60 y de 18 a 59 años con comorbilidades”, explican a Clarín desde el Ministerio de Salud bonaerense.

¿Es correcto que no se termine con un grupo y se empiece con el otro? Para el reconocido infectólogo Eduardo López, es “entendible” sólo en casos como el de “municipios que efectivamente no se tienen que quedar de brazos cruzados si ya completaron una parte del esquema”. Pero agregó: “En todos los países del mundo la estrategia fue vacunar primero a todo el personal de salud, salvo en Israel, donde hubo un modelo de vacunación masiva simultánea (varios grupos a la vez). Pero aún así privilegiaron al personal de salud. Deberíamos terminar de vacunar a este grupo. La segunda prioridad es el adultos mayores de 60 años. Lo ideal es cumplir con estas dos metas. Siempre. Primero”.

Pero el experto retoma la idea de “no quedarse con los brazos cruzados” con las vacunas que se tienen en el país. “La vacuna china Sinopharm tiene una eficacia global del 79% pero no está explicitada la eficacia en los mayores de 60. A pesar de que los estudios clínicos que se hicieron en Argentina tuvieron como voluntarios a mayores de 80. Por lo tanto, creo que es por eso que se decidió dirigir estas vacunas a los docentes, que en su mayoría tienen hasta 59 años”, marca.

Vacunación contra el Covid de las fuerzas policiales la provincia Buenos Aires en el destacamento Policial en Puente 12. Foto: Mario Quinteros
“Algunas jurisdicciones como la provincia de Buenos Aires ya empezaron el proceso de inscripción de docentes, otras lo harán en los próximos días, implementaremos un proceso de software transparente, donde habrá una aplicación y una página web”, dijo el ministro de Educación, Nicolás Trotta.

Poco después del despegue de un vuelo de Aerolíneas Argentinas con destino a Beijing para traer al país 904.000 dosis de la vacuna de Sinopharm, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció el comienzo de la campaña de vacunación contra el coronavirus para el personal docente.

Trotta destacó que la cantidad de vacunas que serán destinadas para los docentes se determinaron según grupos prioritarios que serán “los que más contacto tienen que tener con el alumno, entre ellos los de nivel inicial”. En total hay 1.450.000 docentes y el primer grupo es de 440.000.

En las seis etapas del Plan de Vacunación contra el COVID-19 en la Ciudad, también hubo cambios. Arrancó por el personal de salud (escalonamiento en función del riesgo de actividad) -que aún no se completó- y, en paralelo, siguió sólo con adultos mayores de 80 años y personas que residen en geriátricos u hogares de adultos mayores porteños, cuando en principio se pensaba abarcar a todo los mayores de 70 en adelante. Luego, si nada cambia, la prioridades llegará para quienes tienen de 60 a 69 años, “después”, al personal estratégico.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, se diferenció de Nación y dijo que la partida de vacunas Sinopharm contra el coronavirus que reciba se destinará para completar la inmunización “del personal de salud de menos de 60 años” y “el remanente cada jurisdicción lo asignará a los diferente grupos estratégicos” en los que están fuerzas de seguridad y docentes, de acuerdo al plan de vacunación definido por Nación. Ahí se separa de la decisión de Provincia, que puso antes a los docentes. La Sinopharm por ahora fue aprobada por la Anmat sólo para personas de 18 a 59 años. (Imagen: En Ensenada ya están vacunando a docentes en la Escuela N°2. Foto: Mauricio Nievas para Clarín // Por: Emilia Vexler para La Nación)

ADNbaires