Nombres que suenan para el eventual gabinete K.

105
Compartir

“México” es el nombre que ya se estableció para el búnker de Alberto Fernández. Esas oficinas, ubicadas sobre la porteña calle México -en su intersección con Balcarce, en el barrio de San Telmo-, son la renovada Puerta de Hierro donde el candidato vencedor de las PASO recibe a caciques e indios de todas las tribus. Por eso, el eventual Gabinete de Fernández, en caso de ratificar diploma en las elecciones generales del 27 de octubre, es tema de conversación en todo el campamento peronista, hoy conformado por el kirchnerismo, los gobernadores opositores, los intendentes peronistas, el tradicional PJ, el Albertismo paladar negro y el massismo. Por eso, el ránking de “ministeriables” hoy tiene varias figuras en boca de los habitués de “México”.

Más allá de que Alberto F. apenas dejó trascender que pretende un elenco de caras jóvenes y no desgastadas, las versiones son varias. Empezando por la Jefatura de Gabinete, el nombre de Santiago Cafiero es el primero en aparecer, al ser el hombre de mayor confianza del candidato. Algunas voces dicen que necesita allí alguien con mayor expertise que el joven nieto del inolvidable Antonio Cafiero y por eso, alguien meneó el de Sergio Massa, quien ya ocupó ese lugar en el primer gobierno de CFK, sucediendo precisamente a Alberto Fernández en ese rol. Pero Massa niega la especie, por lo que el nombre de algún gobernador apareció en el juego, del que el tucumano Juan Manzur ya se encargó de avisar que se bajó y seguirá mandando en la provincia norteña.

También aparece allí el nombre de Felipe Solá, a quien Alberto valora especialmente, y que califica para posiciones diferentes: desde el Ministerio del Interior hasta el de Defensa o la Cancillería. En esta última posición, suenan -como ya contó Clarín- los nombres de Jorge Argüello y Jorge Taiana. Martín Redrado también es una opción allí, al igual que para la cartera de Economía o Hacienda, donde ya califican los nombres de mujeres y hombres que asesoran al candidato presidencial y que participaron en reuniones, como la del FMI o con la Mesa de Enlace. Guillermo Nielsen, Emanuel Álvarez Agis, Cecilia Todesca y Matías Kulfas son fija para los diversos casilleros de la compleja economía argenta. Por parte del Albertismo -flamante corriente de pensamiento- aparecen los posibles integrantes del Ministerio de Justicia, el de Interior y la AFI, o sea la ex SIDE. Allí, pican en punta Julio Vitobello y Alberto Iribarne, peronistas de vieja relación con AF. El nombre de Eduardo “Wado” De Pedro está también en ese perfil, porque más allá de ser un fiel hombre de La Cámpora y de relación cotidiana con Cristina y Máximo Kirchner, es muy bien considerado por el Fernández candidato.

El asunto de lo social tiene a dos nombres, uno tradicional y otro más original. Para la cartera de Desarrollo Social, se habla de Daniel Arroyo, un especialista en asuntos de pobreza y trabajo, quien ya fue viceministro durante el kirchnerismo. Pero allí surgió el nombre de un tapado: Gabriel Katopodis es el intendente de San Martín, un distrito del Conurbano con fuertes preocupaciones en el rubro social y con villas de las más pobladas de la Provincia; por eso, este alcalde de excelente vínculo con los curas villeros, podría sumarse al elenco de su amigo Alberto.

Cerca de allí (pues ese ministerio está en el mismo edificio que el de Desarrollo), está Salud, donde el nombre de Ginés González García aparece, debido a su relación con Fernández. Pero podría no ser Ginés el elegido sino Arnaldo Medina, un médico especialista en Salud Pública con magíster en Economía y que fue director del Hospital El Cruce.

Otro nombre bien estimado por Alberto F. es el de Juan Cabandié, joven que ya no pertenece a La Cámpora y quien más ayudó a la “reconciliación” con Cristina Kirchner, luego de años de distanciamiento. Resta ver qué pasa con los gobernadores (o ex gobernadores) y con La Cámpora y el massismo. Por eso, en ese asunto aparecen firmes dos mujeres: Luana Volnovich -diputada camporista- iría a encabezar la ANSES y Mirta Tundis, el PAMI, debido a que ambas damas se dedican a los jubilados y pensionados. Hagan sus apuestas…(Por Pablo de León para Clarín)

ADNbaires