Nuevo manual de campaña K.

Dejar que Mauricio Macri se hunda, hablar de economía y evitar la palabra corrupción.

604
Compartir

El Frente de Todos ya difunde un punteo de tips para sus militantes que busca retener a los indecisos: “no nos eligieron por amor”.

Después del tremendo triunfo en las PASO, el comando electoral del Frente Para Todos bascula entre la euforia y la prudencia, entre el corazón -o las tripas- y la razón. Y mientras una porción de esa cúpula se ocupa de atender las consecuencias políticas y económicas de esa victoria, otra minoría sigue en guardia para asegurar el resultado en octubre.

Sin la ingeniería que el big data y los efluvios mágicos que Jaime Durán Barba le insufló al oficialismo durante las últimas campañas -hechizo que se rompió el domingo-, una de esas patrullas electorales peronistas difundió esta semana un nuevo “manual” para encarar el sprint final hasta las elecciones: previa clase oral para profundizar conceptos y despejar dudas, el instructivo enumera un puñado de tips para ser viralizados por WhatsApp.

Bajo el título “Para asegurar los votos conquistados, el desafío post- paso”, el mensaje explica que “el domingo nos impusimos por 15 puntos a nivel nacional. Este resultado nos deja cerca del objetivo final pero, paradójicamente, también nos hace correr nuevos riesgos y nos obliga a ser más cautos”. Por eso, “el objetivo de la campaña de aquí a Octubre debe ser no perder ni un voto de los que ya eligieron la fórmula F-F.”

“Que el electorado más ‘indeciso’ nos vuelva a elegir depende de que el odio que siente por Macri, producto del malestar en su economía doméstica, tenga más peso en su decisión que el temor que pueda llegar a tener respecto a nosotrxs. Este temor está vinculado a corrupción, autoritarismo y otras ideas que el gobierno de Macri logró instalar en el imaginario del elector en los últimos cuatro años”, admite sin vueltas el diagnóstico.

“Nuestro desafío de aquí a la elección general consiste en actuar de tal forma que no le dé al gobierno excusas para atacarnos y convertirnos en el foco de atención mediático”, instruye. Para lograrlo, prescribe los siguientes consejos:

“No interrumpir al adversario cuando se está equivocando: el oficialismo está paralizado frente a la radicalización de la crisis económica. Que su dificultad para lidiar con la economía protagonice la agenda es, para nosotros, el mejor escenario. En este sentido, la clave para dejar que el oficialismo se deteriore por su cuenta está en corrernos del foco de atención. En líneas generales recomendamos no hacer prensa y moderar el tono de nuestra comunicación.”

Vinculado con este primer punto, el segundo ordena “Moderar nuestras apariciones”. “El elector indeciso que nos acompañó en las PASO se caracteriza por no identificarse con ningún partido, tener mala imagen de lxs políticxs y no consumir política en general. Nos eligió porque le tiene un mayor rechazo a Macri -al presente económico- que a nosotrxs. No nos eligió por amor. En simultáneo, tiene en su imaginario una serie de prejuicios sobre nosotrxs que el gobierno ha logrado instalar a lo largo de los últimos años. Nuestra tarea es evitar a toda costa reforzar los prejuicios negativos que el elector indeciso ya tiene de nosotrxs.” Realismo puro y duro.

“La mejor forma de hacerlo es evitar mostrar aquellos atributos que este elector rechaza:

• Evitar el lenguaje ideológico.

• Evitar la simbología partidaria.

• Evitar las referencias al gobierno anterior.

• Evitar mostrarnos eufóricxs con la victoria, ni hacer leña del árbol caído.

• Evitar cualquier cosa que les sirva como excusa para acusarnos de autoritarixs/anti- democráticxs.

En síntesis, la consigna “no es ‘vamos a volver’. Ni siquiera ‘volvemos, para ser mejores.’ Es ‘tenemos que salir del pozo en el que nos hundió el gobierno de Macri.’ En este sentido, la definición de Alberto en el cierre de campaña dio en el blanco: “a partir de hoy, se terminó el concepto de venganza y de grieta.”

“Como vocerxs de la campaña tenemos que hacer un esfuerzo para comunicar lo mismo. El mensaje de esta campaña es económico. Cuando hablamos de economía, sobre todo de economía doméstica, de cómo repercute la crisis en la vida de los argentinos, tenemos todo para ganar. Cuando hablamos de otros defectos del gobierno de Macri -corrupción, institucionalidad, violencia institucional- damos la discusión sobre un terreno de batalla donde nos entran más balas a nosotrxs que a ellxs. Atenerse al mensaje de la campaña es minimizar el riesgo”, admite el manual K. (Por Claudio Savoia para Clarín // Foto: Cristina Kirchner y Alberto Fernández, la fórmula vencedora en las PASO del domingo, en el cierre de su campaña en Rosario. Foto: AFP)

ADNbaires