Pandemia: el paso al costado del infectólogo Pedro Cahn

88
Compartir

Iintegrante del comité de expertos, el profesional médico remarcó que con sus colegas dieron sugerencias, pero que las decisiones las tomó el poder político.

Luego de que se confirmaran un millón de casos de coronavirus en la Argentina, el infectólogo Pedro Cahn, una de las caras más visibles y conocidas del comité de expertos que asesora al Gobierno, se despegó del manejo de la pandemia.

El médico le dijo este martes a Clarín: “En todo momento -y pueden revisar mis declaraciones desde el principio de la pandemia- he planteado que nosotros funcionamos como asesores externos, no remunerados, del Ministerio de Salud. Emitimos opiniones, no tomamos decisiones. No las tomamos en marzo y no las tomamos ahora tampoco”.

Cahn agregó: “Si quieren saber cuál es la posición de los miembros del comité asesor es la de un documento que emitimos hace 15 días con la necesidad de hacer cierres en lugares donde corresponda, intensificar los programas de testeo y hacer una política enérgica de rastreo. Esa es la posición que hemos mantenido desde siempre que no ha cambiado con el aumento del número de casos”.

Más temprano había hablado en Radio con Vos: “Con un millón de casos no estamos peor que con 990.000 ni la realidad cambia mucho con 1,1 millón. Es un número muy alto de contagios y una cantidad importante de personas fallecidas. Los números redondos sirven para marcar agenda, pero no pasa por ahí”.

El director científico de la Fundación Huésped señaló que como “los bomberos no se sientan a reflexionar en el medio de un incendio”, llegará el momento en que se dé “la profunda reflexión que nos merecemos y que debe partir de los poderes políticos nacionales, provinciales y municipales, y de los profesionales que trabajamos en esto que de buena fe asesoramos y nos equivocamos como se equivoca todo el mundo, pero seguramente algunos medios de comunicación también tendrán que mirar hacia adentro y ver de qué manera contribuyeron”.

En este sentido, Cahn retomó lo que había dicho poco antes a La Nación: “Sólo damos sugerencias que a veces son tomadas y otras veces no. Para renunciar, como piden algunos, primero nos tienen que contratar. Ponemos a disposición artículos, novedades científicas y cuando nos reunimos con las autoridades sanitarias intercambiamos opiniones”.

Cahn describió que hoy el 70% de los casos se concentran en el Interior y que si bien esa diseminación era inevitable, “no todas las provincias se prepararon bien”. Dijo que algunas “pusieron policías en las fronteras pensando que con eso paraban la epidemia y no aprovecharon el tiempo para fortalecer los equipos de salud y armar equipos de testeo y rastreo de  contactos, que sigue siendo el talón de Aquiles en la lucha de la pandemia”.

El infectólogo destacó que esto no tiene que ver con el oficialismo o con la oposición, ejemplificando con Tucumán y Mendoza, provincias gobernadas respectivamente por uno y otro signo político con alta cantidad de casos.​ Además apuntó a la fragmentación del sistema sanitario argentino como otro elemento que hace más compleja la situación.​

El comité de asesores fue presentado en marzo, y además de Cahn de él otros reconocidos especialistas en infectología integraban su nómina: Mirta Roses, Eduardo López, Omar Sued, Angela Gentile, Pablo Bonvehí, Gustavo Lopardo y Tomás Orduna. Se volvió habitual el encuentro con ellos de Alberto Fernández antes de anunciar cada extensión de la cuarentena, por eso llamó la atención que no se reunieran previo al anuncio del 9 de octubre, cuando el presidente habló acompañado de cuatro gobernadores. Fue la primera vez que no los convocó.

Consultado en la entrevista con Radio Con Vos sobre el impacto de la extendida cuarentena, afirmó que “la respuesta es contrafáctica” y que si no se hubiera hecho de manera temprana habría desbordado el sistema y en “vez de hoy hablar de 25.000 muertos estaríamos hablando de 100.000”. El infectólogo explicó que “murió gente por la evolución de la enfermedad. Podría haber muerto menos gente si hubiéramos tenido una política de contención más efectiva, es verdad; pero también podría haber muerto gente por no poder acceder a un tubo de oxígeno o a un respirador”.

“Nos acusaron de ser la infectadura; escuché decir a políticos y panelistas en programas de televisión que gobiernan los infectólogos y que nos tenían que despedir, cuando en realidad desde el Poder Ejecutivo nos consultan y nosotros lo que hacemos es decir, dar opiniones y sugerencias acerca de cómo habría que habilitar o no determinadas actividades en las jurisdicciones, pero no somos los que tomamos las decisiones”, reiteró en declaraciones a Infobae, donde volvió a dejar en claro el carácter ad honorem de los médicos en el comité asesor: “Para que nos despidan primero tienen que contratarnos”. (Imagen:El infectólogo Pedro Cahn, integrante del comité que asesora al Gobierno en la pandemia. Foto Germán García Adrasti)

ADNbaires