PASO: ¿Cuál es la ruta del voto?

¿Qué puntos clave cuestiona la oposición?.

183
Compartir

Un recorrido por todos los pasos que recorre el sufragio, desde que se introduce el voto en la urna, hasta que la Justicia Electoral hace el escrutinio definitivo.

Más allá de la polémica que envuelve al escrutinio provisorio, por los cambios que está implementando el Gobierno, todos los partidos políticos coinciden en que no hay manera de hacer fraude en el escrutinio definitivo, que es el que realiza la Justicia Electoral y arranca 48 horas después de finalizadas las elecciones.

Por eso, es importante conocer cuál es el recorrido del sufragio, desde que cada ciudadano introduce su voto en una urna hasta que se proclaman los resultados de las elecciones, así como los cuestionamientos que le hacen algunas agrupaciones políticas al escrutinio provisorio.

La primera parte del proceso electoral se mantiene inalterable. Cada ciudadano elige su voto y lo introduce en un sobre, dentro del cuarto oscuro. Luego lo ingresa en la urna, supervisado por las autoridades de mesa y los fiscales partidarios, en un establecimiento de votación, que generalmente es una escuela.

El inicio de la jornada electoral es a las 8 de la mañana del domingo y finaliza a las 18 horas. Una vez terminada la votación, las autoridades de mesa cuentan los votos y confeccionan las actas, que van dentro de la urna, y el telegrama que entregan al personal del Correo, con los resultados de la votación en esa mesa electoral.

Hay 15.000 centros de votación, generalmente escuelas, donde se redactarán 95.000 telegramas con los resultados de cada mesa electoral. Los telegramas de 11.000 escuelas se transmitirán en forma electrónica directamente a los centros de cómputos, mientras que los otros 4.000 centros de votación llevarán físicamente las actas en bolsines a las 1.130 Sucursales Electorales Digitales (SED) del Correo.

También se llevarán a las SED los telegramas que no se hayan podido transmitir desde aquellas escuelas que tengan conectividad, pero que tengan algún problema para transmitir electrónicamente el día de las elecciones.

Los telegramas que se envían electrónicamente desde cada escuela lo harán desde un aula, donde empleados del Correo escanean y transmiten el telegrama en forma digital a los dos centros de cómputos del Correo Argentino, ubicados en Barracas y Monte Grande.

En los dos centros de cómputos habrá 1.700 personas, contratadas por Smartmatic, que harán la carga de datos con el software de esta empresa. Habrá dos data entry por cada telegrama, en un centro de cómputo distinto. Si la información que se carga es idéntica, los resultados del telegrama se contabilizan.

En esta etapa hay numerosas críticas de la oposición, porque se cambió la empresa que hacía el escrutinio provisorio (salió Indra y entró Smartmatic) y ahora la mayor parte de los telegramas se enviarán electrónicamente en forma directa desde los centros de votación.

El kirchnerismo y el frente que encabeza Roberto Lavagna cuestionan a Smartmatic, por sus antecedentes internacionales y porque todavía no pudieron auditar el software con el que se hará el escrutinio provisorio. Además critican la conversión del formato Tiff a Png que se hará en la transmisión de los telegramas, ya que pretenden monitorearlos en su formato original.

Desde el Gobierno responden que la elección de Smartmatic se hizo en un concurso público internacional, donde participaron varias empresas (incluyendo Indra) y que se logró bajar un 45% el costo que cobra Smartmatic en relación a la experiencia anterior. Además dicen que este miércoles entregaron el software a la Cámara Nacional Electoral y que la transmisión electrónica desde las escuelas permitirá tener los resultados más rápido y con una carga homogenea de los datos.

El próximo domingo, a partir de las 21 horas, comenzarán a difundirse los primeros resultados que ya estén disponibles en el escrutinio provisorio, “sin validez legal”, que realiza el Poder Ejecutivo Nacional, a través de la Dirección Nacional Electoral, el Correo Argentino y Smartmatic.

Recién 48 horas después de finalizadas las elecciones, la Justicia Electoral comenzará el escrutinio definitivo, con las actas que están dentro de las urnas y determinará el resultado de las elecciones.

Todos los partidos coinciden en que no hay posibilidad de fraude en el escrutinio definitivo. Y por eso nunca se cuestionó el resultado de las elecciones presidenciales.

ADNbaires