Por qué el agua en Mardel está fría como nunca.

El mar registra la menor temperatura desde que se comenzó a medir, hace seis años.

182
Compartir

No terminó de consolidarse un día en que el sol haya brillado de punta a punta, o que el viento no haya arruinado la tarde de playa. Y no sólo en lo que va de enero: la inestabilidad en Mar del Plata​ también predominó en diciembre. Las consecuencias se sienten a flor de piel, más que sentirlas, se padecen: para la época, el agua del mar está más fría que nunca.

Lo comenta quien se atreve al chapuzón y sale enseguida: “No me la banqué y mirá que soy de hacerle frente, pero está helada”, se frota los brazos Huber, que se metió en Horizonte, y lo sostienen los oceanógrafos en base a mediciones que un termómetro obtiene a intervalos de 5 minutos: la temperatura promedio es la más baja de los últimos seis años.

Un informe del Gabinete de Oceanografía Física del Instituto Nacional de Investigación y Desarollo Pesquero (Inidep) indica que en diciembre la temperatura media en la superficie cayó 1,3°C, en tanto que en lo que va de enero la caída fue de 1,2°C.

“Durante diciembre de 2019 la temperatura promedió los 17,7°C con valores que, aunque se mantuvieron dentro del rango climatológico mensual definido como normal para la zona (12,9 – 21,0°C), fueron inferiores al 25% de los valores más bajos registrados durante diciembre desde el año 2013”, indica el informe.

Graciela Molinari, oceanógrafa del Inidep, afirma que desde se llevan adelante mediciones, en 2013, la temperatura tomada en el mar es la más baja. La medición se hace con un termómetro digital SBE 38 instalado en la Bristol, en el Muelle de Pescadores, y luego se confirma comparando con las mediciones que se hacen en la escollera norte, frente a sede del Inidep.

“Los valores medios diarios son inferiores a la media esperada. En diciembre teníamos una media de 19°, y registramos 17,7°. Lo notable es que los promedios diarios desde el mes de diciembre vienen siendo de los más bajos”, explicó. Lo que se observó hasta el 16 de enero siguen la misma tendencia.

En la segunda semana de enero la temperatura del mar debería ubicarse entre los 20° y los 21°, y este viernes, en una medición a media mañana en la escollera norte, el termómetro indicó 18,4°. “Esperábamos 21,1° para enero y hemos llegado a tener 23°”, recordó Molinari un fenómeno que se dio hace tres temporadas.

No parece mucha la diferencia en esos fríos números, pero en el agua se hacen sentir. Observando a los surfistas en cualquier playa se hace evidente: hay muy pocos que se han atrevido a usar la lycra, a esta altura de la temporada la mayoría siguen calzando trajes de neoprene.

Las causas son muchas, y son especialmente meteorológicas. La inestabilidad: a un buen día de sol le pueden seguir tres días nublados; la temperatura ambiente, que no ha sido muy elevada, y el viento, que soplo del noreste, paralelo a la costa y desplaza el agua más cálida que se encuentra en la superficie.


La temperatura del mar es la más baja desde que se controla, hace seis años. (Maxi Failla / Enviado especial)

El fenómeno se llama surgencia. El viento barre el agua de la superficie, que es la que tiene mayor temperatura, y surge el agua de una capa inferior, más fría.

Lo mismo ocurre en el resto de las playas de la Costa Atlántica, corrobora la oceanógrafa, excepción que puede darse en la costa norte, cerca de San Clemente del Tuyú, donde puede haber uno o dos grados más por la influencia del agua que llega desde el Río de la Plata.

Además de la temperatura, los registros se cotejaron vía satélite. Lo hizo el ingeniero Ezequiel Cozzolino, del Subprograma de Sensoramiento Remoto del Inidep, y las pantallas mostraron el predominio de los vientos del sector norte, la baja temperatura en la superficie del mar, y la amplia cobertura nubosa.

El de este viernes es un día como tantos otros de esta temporada, con 23,6° pasado el mediodía y muchas nubes, pero el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional anticipa una mejora a partir del sábado, con una máxima de 32° y el domingo con una temperatura que podría ser récord de este atípico enero, de 35°. Tal vez de este modo el agua recupere calidez. (Por Guillermo Villarreal, Mar del Plata. Corresponsal de Clarín // Foto princpal:El lugar donde toman la temperatura del agua, en la escollera norte. (Inidep)

ADNbaires