Sismo en El Calafate

Una grieta en la ruta y el desmoronamiento de la pared de un cerro, los efectos del siniestro que sorprendió en la madrugada.

9
Compartir

El fenómeno tuvo una magnitud de 5,5 en la escala de Ritchner y el epicentro se ubicó a 4 km de la localidad santacruceña.

EL CALAFATE.- Una grieta a lo largo de un kilómetro en la ruta que va al Parque Nacional Los Glaciares, roturas en un puente, la pared de un cerro desmoronada, estanterías caídas y mercadería en los pasillos de comercios provocó el sismo de magnitud 5.5 en la escala de Ritcher que se sintió a las 4.55 de la madrugada en esta localidad.

Efectos tras el sismo. Grieta en la Ruta Provincial 11, a 14 km de El Calafate, Santa Cruz.

Efectos tras el sismo. Grieta en la Ruta Provincial 11, a 14 km de El Calafate, Santa Cruz.

Según el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES), el temblor se localizó a 4 km al noreste de esta localidad y si bien no hubo reporte de personas lesionadas, sí hubo daños materiales. Las clases se suspendieron en los dos turnos en todas las escuelas y los bomberos realizaron un relevamiento en los edificios para conocer si hubo más roturas.

Sismo en Santa Cruz

Sismo en Santa CruzInpres.

La ruta provincial 11 que comunica esta ciudad con el Parque Nacional Los Glaciares fue una de las protagonistas de la mañana. A primera hora, los capitanes de barcos y choferes que transitan el camino cada día, empezaron a enviar imágenes que sembraron inquietud sobre el estado del puente en el río Centinela y dejaron a la vista una grieta sobre la ruta.

“La oscilación del puente estuvo dentro de lo que se esperaba, los puntos fijos están bien, y los puntos móviles que han generado la rotura de la carpeta asfáltica son los normales, dentro de lo que se puede prever”, afirmó en diálogo con los medios, Mauricio Gómez Bull, presidente de Vialidad Provincial. El funcionario recorrió el puente este mediodía para informar sobre la situación a la gobernadora Alicia Kirchner y a la vicepresidenta Cristina Kirchner, que estuvo aquí el fin de semana extralargo y hoy mostró preocupación por lo ocurrido.

“Lo que más preocupa es el trabajo que hizo el sismo sobre el terraplén porque pudimos observar cómo de la carpeta asfáltica al terraplén se ha generado una grieta en los dos laterales de esa cinta asfáltica y allí si vamos a tener que hacer un trabajo porque se puede generar un desmoronamiento”, explicó Gómez Bull, al tiempo que aclaró que las reparaciones se podrán hacer sin interrumpir la ruta ni la incipiente actividad turística que por estos días empieza a asomar.

Un sismo de 5,4 grados en la escala de Richter con epicentro en el sur de Chile hizo temblar la localidad de El Calafate, en la provincia de Santa Cruz. Así quedaron algunos locales céntricos pic.twitter.com/lFmU2u7VSZ

— Cynthia Otrera (@Cynthiaotrera) October 13, 2021

Según el Inpres, el sismo se registró a 10 km de profundidad y las coordenadas publicadas indican que el epicentro fue debajo del lecho del Lago Argentino, frente a El Calafate. El sismo se sintió en las localidades cercanas como El Chaltén, Río Turbio y Río Gallegos y hasta en la región magallánica en Chile, según reportó el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

Quienes viven cerca de la costa del lago notaron el repentino oleaje que irrumpió en la madrugada. Al mismo momento, toda la ciudad sintió cómo las paredes de cada hogar vibraban, se movían las lámparas colgantes y se caían frascos de las estanterías. A las 7.45, se percibió una réplica, pero de una intensidad menor. Durante todo el día circularon en las redes sociales videos que mostraban algunos daños que incluyeron desprendimientos de revestimientos en las paredes, e incluso algunas rajaduras.

El suceso no debería sorprender. Para el geólogo becario doctoral del CONICET, Christian Soto, el sismo recordó que la región del Lago Argentino “es una zona que debe ser considerada sísmicamente activa” y aclaró “si bien la frecuencia e intensidad de los eventos es muy inferior a lo que acontece normalmente más al norte de la Argentina y Chile en el sector cordillerano, no debe desestimarse la preocupación que genera este tipo de fenómenos en la población local de El Calafate y área de influencia”.

Soto consideró que la causa de estos movimientos telúricos en estas latitudes debe ser atribuida “a la convergencia tectónica de las placas Antártica y Sudamericana, la cual ocurre a una velocidad de dos centímetros por año. Este proceso, aparentemente lento, viene sucediendo desde hace muchos millones de años, de manera espaciada, pero persistente. Como consecuencia, la corteza terrestre está siendo comprimida y deformada de manera constante, convirtiéndose en el ‘motor’ principal para la generación de montañas”.

Entre la zona del Lago Argentino y la localidad de Puerto Natales (Chile) se registraron en los últimos 70 años, 13 sismos superiores a Mw 4.5. El más importante fue en 1959 con una intensidad de 6.1 (www.earthquake.usgs.gov). “Cabe destacar que el sismo de hoy, ha sido el más cercano a la localidad de El Calafate dentro de este rango de tiempo e intensidades. A partir de decenas de sismos menores registrados para este sector, se puede inferir por dónde pasarían esos planos de falla que se mueven como escamas de la corteza terrestre, acomodando el acortamiento de la misma”, explicó Soto integrante del CIT Santa Cruz, UNPA-CONICET.

El geólogo apuntó a la escasez de datos disponibles sobre estos fenómenos debido a la ausencia de instrumental. “Sin duda, sería de vital importancia que organismos estatales, técnicos como académicos, invirtieran y trabajaran de manera mancomunada para indagar aún más en el conocimiento de estos fenómenos naturales y del riesgo y peligro geológico que ello implica para la sociedad local”, afirmó.

Las represas
En la misma línea de la falta de información sobre el riesgo sísmico se expresaron hoy las ONG ambientalistas Aves Argentinas, Banco de Bosques, FARN y Vida Silvestre que recordaron que estos eventos afectan directamente las represas hidroeléctricas que se construyen sobre el río Santa Cruz.

Las agrupaciones que llevan adelante una batalla judicial para intentar frenar la construcción de las presas recordaron que en mayo pasado el Inpres contestó un informe requerido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación para poner de relieve las deficiencias, inconsistencias y omisiones informativas del estudio de sismología contenido en el Estudio de Impacto Ambiental que fue aprobado por las autoridades ambientales y energéticas del Estado Nacional en agosto de 2017.

“El INPRES explica que el informe de Topografía y Sismografía cuenta con escasos datos, que necesita de mayor fundamentación, que no se menciona el tipo de suelo en el que se emplazarán las represas. Además, destaca que fue omitido en el estudio de peligrosidad sísmica el análisis fundamentado de las fallas geológicas del río Santa Cruz, que los patrones de sismicidad son desconocidos por la falta de instrumentación local de monitoreo permanente. Todo esto resulta en la dificultad de estimar la amenaza potencial de una activación circunstancial de las fallas geológicas. Sobre esta base, el Inpres concluye que los estudios realizados “no permiten confirmar su completa idoneidad”. “En síntesis, los estudios sísmicos no son idóneos”, recordaron hoy a través de un comunicado de prensa.

Los ambientalistas reclaman el estudio de “sismicidad inducida” a la vez que se preguntan “¿Cómo impactará en las actuales fallas geológicas el hecho de soportar el peso de espejos de agua equivalentes a dos ciudades de Buenos Aires en los embalses? El INPRES le explicó a la Corte que se requieren sismómetros y que se necesita información de 3 a 5 años antes del llenado de los embalses. Justamente aquí la información brilla por su ausencia”.

Y concluyen: “Ya no hay lugar para la indiferencia de las autoridades frente a los peligros, costos y sacrificios ligados a esta innecesaria megaobra hidroeléctrica. Por estos motivos, exigimos el inmediato cese en la construcción de las represas”. (Imagen principal: Desmoronamiento de una pared del Cerro Comisión, que está ubicado a 12 km de El Calafate, sobre la ruta provincial 9 // Por Mariela Arias, corresponsal en Santa Cruz)

ADNbaires