Un Torino brilla en París.

Es modelo 1972 y se expone en el Salón del Automóvil.

765
Compartir

Un Torino de industria argentina es figura en el Salón del Automóvil de París.
Forma parte de una muestra que expone varias glorias de la industria mundial

Es habitual escuchar que siempre hay un argentino en cualquier evento de relevancia alrededor del mundo. El Salón del Automóvil de París 2018 no es la excepción y el representante, en este caso, es un ejemplar ilustre de la historia de la industria nacional.

Una cupé Torino TS, modelo de 1972, fabricada por IKA Renault, se luce en una muestra especial dentro del evento automotor europeo más importante del año.

El modelo argentino se expone en el marco de la muestra “Rutas Míticas”, en donde se encuentra rodeado de otros grandes exponentes de la industria mundial.

Este ejemplar pertenece a Renault Classic, la división de la marca francesa que se encarga de conservar el patrimonio vehicular de la marca del rombo.

El Torino que se expone en París lleva un motor de 6 cilindros en línea, de 3.8 litros, que entregaba una potencia de 155 caballos de fuerza.

Sin embargo, y a pesar del excelente estado de conservación en que se encuentra el ejemplar exhibido, cuenta con algunos detalles que no son originales y que fueron incorporados aquí en Francia.

El que primero llama la atención es el emblema del toro junto al tirador de cada puerta. Además, se le agregaron luces de color amarillo, algo muy característico en algunos modelos históricos de la industria francesa pero no del Torino.

Y el diseño de los embellecedores de las llantas de las ruedas no corresponde al que llevaba el modelo de 1972.

Los faros amarillos tampoco son característicos de un Torino.

Finalmente, un especialista en la historia del Torino, como el periodista Eduardo Smok, reconoció que el tono de pintura marrón con el que está pintado, “está un punto más arriba que el original”.

El interior si parece original y está impecable.

En el mismo pabellón en el que se exhibe el Torino aparecen el Renault Etoile Filant, auto construido para lograr el récord de velocidad en los años 50; un Rolls-Royce Silver Shadow (1981); prepara para correr el París-Dakar; y un Citroën-Maserati SM (1971), en la época en que la marca francesa era la propietaria del constructor italiano, entre muchos más. (Por Gabriel Silveira para Clarín)

ADNbaires