Universidades abren sus puertas para algunas clases presenciales

23
Compartir

Llegó diciembre, y finalmente las universidades abrieron las puertas de los campus, los talleres, laboratorios y hospitales escuelas para que los estudiantes que están en el último año y que requieren de prácticas obligatorias puedan hacerlas, y así graduarse. Después de la aprobación de los protocolos correspondientes, las autoridades académicas ven en este nuevo paso un avance importante, que posibilitará a los alumnos que están próximos a recibirse obtener el título de graduación.

Son varias las casas de altos estudios que informaron esta semana la noticia a sus alumnos. En la Universidad de Buenos Aires (UBA), la resolución alcanza a seis facultades y a las escuelas de Educación Técnico Profesional de Lugano, y de Producción Agropecuaria y Agroalimentaria, ambas dependientes de la institución. “La vuelta parcial a la presencialidad, dispuesta hoy en la Universidad de Buenos Aires se limita a actividades de técnicos, docentes y estudiantes del último año de las respectivas carreras, que requieran de prácticas para la obtención del título de graduación. Para tal fin, se aprobó un protocolo de seguridad e higiene para el retorno de las actividades en contexto de pandemia por el Covid- 19”, informaron mediante un comunicado.

En concreto, las prácticas en la UBA corresponden a materias de las facultades de Farmacia y Bioquímica, Agronomía, Ciencias Veterinarias, Odontología y Ciencias Exactas. “En el caso de Medicina también están contempladas, pero sujetas a la disponibilidad de los hospitales, dado que los mismos están afectados por las actividades y la demanda que requiere la atención a pacientes con Covid-19, y las dinámicas que esto conlleva”, advirtieron desde la UBA.

Protocolos
El protocolo de la UBA, que fue aprobado el viernes pasado por el Ministerio de Salud porteño, y ayer por el de la Nación, establece pautas para la revinculación académica, siempre con el fin de prevenir y controlar el riesgo de contagio de la comunidad universitaria. “Las autoridades de cada unidad académica deberán adecuar el protocolo marco, teniendo en cuentas las particularidades de sus respectivas carreras -señala el documento-. Además, con el objetivo de asegurar la protección de los docentes, alumnos y personal no docente que deberá estar afectado para esta nueva etapa, se deberán establecer las asignaturas, cantidad de alumnos, distribución en el tiempo de su asistencia y permanencia, en cada caso”.

Entre otras recomendaciones que hace el protocolo general, se deberá utilizar tapabocas en todo momento, que debe cubrir boca, nariz y mentón. “Asimismo, se establecerán aforos para aulas, auditorios, laboratorios, bibliotecas, pasillos, ascensores, baños y oficinas, a razón de ocupación de una persona cada 15 metros cuadrados en espacios cerrados; y de una persona cada 4 metros cuadrados para espacios abiertos”, detalla el texto que difundió la UBA, que también indica que deberá haber un espacio de tiempo entre las jornadas para la limpieza y desinfección en los salones de clase. Y si las actividades no se pueden realizar en patios o espacios abiertos, las puertas y las ventanas de las aulas deberán estar siempre abiertas para renovar el aire.

Islas y burbujas, en prácticas de media hora
A fines del mes pasado, la Universidad Católica Argentina había dado el primer paso a la presencialidad, con el mismo objetivo de dar continuidad a los procesos de graduación y emisión de títulos, priorizando a los alumnos de las carreras de Ciencias de la Salud, cuyos títulos conforman profesiones consideradas esenciales. Para eso, la UCA elaboró y presentó ante las autoridades correspondientes el “Protocolo para la realización de actividades de simulación del Laboratorio de Destrezas y Habilidades Médicas en el contexto de pandemia de Covid-19”, que contempla puntos como el ingreso a la universidad, la circulación por el campus, los procesos de limpieza y desinfección y el accionar médico ante la presencia de síntomas compatibles con Covid-19.

Lenin de Janon Quevedo, director de la carrera de Medicina (UCA), profesor adjunto de Bioética y médico de UTI del Hospital Santojanni, explicó que entre las actividades que se realizarán se incluyen 20 temas, con competencias médicas que van desde destrezas como suturas, vendaje, inmovilizaciones, punciones, colocación de sondas e intubación; hasta habilidades más complejas como estudios diagnósticos por instrumentos, atención del parto, circulación del quirófano y atención de reanimación cardiopulmonar, entre otras.

El regreso a clases en la UCA será a partir del miércoles próximo, y el recorrido que deberá hacer un estudiante desde que llega a la facultad está digitado hasta el más mínimo detalle. Para tener una idea, Janon de Quevedo graficó: “El laboratorio funcionará de la siguiente manera. Un alumno (denominado alumno 1 en este ejemplo) llegará a la sede de Puerto Madero usando tapabocas. En la entrada se aplicará el protocolo de acceso, rocío de manos con alcohol, se le tomará la temperatura y deberá llenar una declaración jurada. Por un circuito específico llegará hasta el área de cambiado, ahí se lavará las manos, se pondrá un barbijo quirúrgico y cobertores faciales, además se cambiará con un ambo limpio o guardapolvo no usado después del último lavado. Sobre esa ropa se pondrá un camisolín descartable y guantes. Luego entrará al laboratorio de Simulación donde realizará la actividad de la isla 1, por media hora, junto al docente vestido con equipo de protección personal completo”, detalló el médico.

Un regreso certificado
Las puertas del Campus Monserrat de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) abrieron el viernes pasado para recibir a los alumnos que están a punto de graduarse, en las carreras de Ingeniería, Biotecnología, Arquitectura y Diseño, que precisan de prácticas tan disímiles que requieren desde laboratorios de microbiología hasta talleres de prototipado, según explican las autoridades de la universidad, con sede central sobre la calle Lima.

“Desde enero venimos trabajando en el desarrollo de protocolos y la implementación de procedimientos para la realización de actividades seguras dentro de las instalaciones. Además de haber cumplido con el calendario académico, que posibilitó que los 37.544 alumnos continuaran con las clases de manera remota y sin interrupciones, para la universidad es un gran logro poder reiniciar estas prácticas en el campus”, confían desde la UADE, que se convirtió en la primera universidad del país certificada con el sello IRAM Protocolo Covid-19 Verificado.

Rodolfo De Vincenzi es el rector de la Universidad Abierta Interamericana, que ofrece unas 90 carreras en sus distintas facultades que funcionan en las provincias de Santa Fe y de Buenos Aires y en la Ciudad. “Logramos aprobar los protocolos en las tres jurisdicciones en las que operamos, y si bien en todas las carreras los alumnos lograron sostener la cursada desde la virtualidad, hay algunas que demandan prácticas que no pueden ser realizadas a la distancia ni que pueden sustituirse con ningún otro régimen. Es el caso de Medicina y del resto de las carreras de Ciencias de la Salud. Pero también de otras especialidades, como Turismo o Educación Física -explica De Vincenzi-. Esta semana se iniciaron las actividades, en sintonía con lo que indica el semáforo epidemiológico para cada jurisdicción, y bajo estrictas normas de seguridad e higiene que fueron consensuadas con las autoridades sanitarias nacionales, y locales”.

Según informó la Universidad Austral, la enseñanza virtual continuará hasta fin de año.

Desde el rectorado de la Universidad Torcuato Di Tella, informaron que la institución está tramitando la aprobación de los protocolos que habiliten a los alumnos de los últimos años a realizar las prácticas obligatorias en laboratorios y talleres. (Por: Soledad Vallejos para La Nación // Imagen: Las clases presenciales volverán con estrictos protocolos sanitarios Fuente: Archivo – Crédito: Pilar Bustelo / LA NACION)

ADNbaires