Vidal en campaña junto a Carrió y Lousteau.

183
Compartir

En un intento por captar votos de otros sectores, en los próximos días compartirá actos con ambos dirigentes.

María Eugenia Vidal sabe que corre de atrás en la carrera por la reelección en la provincia y que debe redoblar sus esfuerzos para captar votos de todos los sectores. “Estamos entre 4 y 6 puntos abajo”, blanqueó su jefe de Gabinete, Federico Salvai, en la reunión de ministros de la semana pasada. Así, con margen acotado, en este primer tramo de la campaña rumbo a las PASO, la gobernadora bonaerense hará recorridas con Elisa Carrió y Martín Lousteau, dos dirigentes de Juntos por el Cambio que, según creen en el oficialismo, pueden ayudarla a captar votos en segmentos que hasta el momento se mostraron esquivos en las encuestas.

Como había adelantado Clarín, cuando se comenzó a tejer la estrategia de campaña, los operadores bonaerenses les dieron prioridad a estos encuentros. La primera foto será con Lilita, a quien la gobernadora le hizo un lugar importante en las listas de la provincia de Buenos Aires. Este jueves, se mostrarán juntas en una recorrida por Pilar, distrito en el que Vidal necesita recuperar terreno por el lastre de la baja imagen de Mauricio Macri y al que bajarán a apoyar al oficialista Nicolás Ducoté, quien mantiene un duro enfrentamiento con el peronista Federico Achával.

Carrió vive en Exaltación de la Cruz, municipio contiguo a Pilar, y tiene especial interés en la primera sección electoral: allí se referencian dos de sus dirigentes más cercanos, los diputados nacionales Marcela Campagnoli -fue secretaria de Educación de Pilar- y Javier Campos; y logró imponer a Luciano Bugallo, otro hombre de su extrema confianza, como quinto en la lista de candidatos a diputados provinciales.

Según cuentan de ambos lados, Vidal y Carrió mantienen contacto permanente. “Hablan mucho más de lo que se cree”, repiten. Fue en una de esas charlas reservadas que la mandataria le adelantó su intención de que el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, a quien Lilita había apuntado en el inicio de la gestión, fuera el primer candidato a diputado nacional por la provincia; con el objetivo de presidir la Cámara baja desde diciembre, cuando deje su cargo Emilio Monzó.

Archivo. María Eugenia Vidal y Elisa Carrió, en la inauguración del ciclo lectivo del Instituto Hannah Arendt, en mayo de 2018.

El efecto fue claro: lejos de cuestionarla, Carrió respaldó la decisión de Vidal. “Para mí es como una hija maravillosa. Pido que recen por Vidal porque es muy difícil gobernar la provincia, estar encerrada y amenazada es terrible. Yo la quiero muchísimo”, elogió Carrió, en su última aparición por la mesa de Mirtha

“Todos los votos suman. Y Lilita puede ayudar a fortalecer en un sector duro, que de ninguna manera votaría a los K, pero que todavía duda de darnos otra chance”, analizan desde el comando de campaña macrista.

En otro gesto de apoyo a la gobernadora, y decidida a apuntalar a Juntos por el Cambio en la provincia, la diputada viajará el viernes a Mar del Plata, donde se mostrará con el precandidato a intendente vidalista Guillermo Montenegro. El desembarco de Carrió, casualidad o no, será apenas unas horas más tarde de la visita de Cristina Kirchner, su rival favorita.

Con Lousteau, en tanto, Vidal mantendrá su primer encuentro público el lunes, cuando den una charla ante estudiantes en el Conurbano, el territorio en el que el Gobierno más necesita crecer.

Si bien el vínculo entre ambos data de 2001 y en algún momento de aquellos primeros años de esa década hasta llegaron a proyectar un libro en conjunto, junto al propio Horacio Rodríguez Larreta, retomaron trabajo en conjunto recientemente.

Y los contactos privados se intensificaron en los últimos meses, a partir de la incorporación formal del ex ministro de Economía a Juntos por el Cambio. Incluso, el precandidato a senador, quien siempre se mueve junto al referente del radicalismo porteño Emiliano Yacobitti, visitó a Vidal en sus oficinas en un par de oportunidades. “Martín puede aportar su visión de la economía, recordarle a la gente, que por ahí se olvida, de porqué el modelo económico del kirchnerismo no fue bueno”, apuntan cerca del dirigente de Evolución.

Lousteau, sostienen en el oficialismo, también puede acercar al electorado joven, que según las encuestas es el segmento más débil de Macri y el más fuerte de los K. En efecto, este martes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, lo sumó a una charla con vecinos de Villa Ortúzar y la idea es que también comparta actos con el Presidente. “Tanto Martín como Lilita tienen mucho para sumar a la campaña. Apuntan a públicos diferentes. Nosotros necesitamos sumar votos para recortar la ventaja que tiene el candidato de La Cámpora”, repiten desde La Plata. (Por Ignacio Ortelli para Clarín)

ADNbaires