Vidal prepara anuncios y quisiera más cambios en nación.

Le seguiría apuntando a Macros Peña // Podría haber beneficios importantes para el consumo, las pymes y prórroga de impuestos // Dujovne "nos cagó".

184
Compartir

Era el subsecretario de Política y Coordinación. Ocupará el puesto que dejó vacante Lacunza al ser confirmado como ministro de Hacienda en lugar de Nicolás Dujovne.

La renuncia de Nicolás Dujovne como ministro de Economía significó movimientos importantes también en la jurisdicción bonaerense. Es que Hernán Lacunza, hasta ahora ministro del Gobierno de María Eugenia Vidal, fue convocado por el presidente Mauricio Macri para reemplazar a Dujovne y eso generó el hueco que a partir de ahora ocupará Damián Bonari.

El elegido de Vidal, que es licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires y tiene un máster en Economía y Políticas Públicas en la Universidad Torcato Di Tella, era subsecretario de Política y Coordinación.

Bonari tiene una larga trayectoria en el Ministerio de Economía nacional, ya que fue durante 12 años como director de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales, y previamente otros tres como coordinador técnico en esa oficina.

El pase de Lacunza del Gobierno nacional al provincial terminó de cocinarse este sábado por la mañana, en Los Abrojos, la quinta familiar del Presidente. Hasta allí se trasladaron los dirigentes más poderosos del oficialismo: Vidal, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña. El hermetismo prosiguió toda la jornada.

Damián Bonari reemplazará a Hernán Lacunza en el ministerio de Economía bonaerense.

Con la decisión ya tomada, Vidal definió rápido a su reemplazante en uno de los ministerios más sensibles de su gestión. “Damián (Bonari) era lo más esperable, para no resentir la estructura. Viene trabajando con Hernán (Lacunza) desde el inicio, es un excelente profesional que conoce al detalle los números de la Provincia de Buenos Aires”, dijeron cerca de la gobernadora sobre su elección.

En este marco, los anuncios económicos que tenía previsto Vidal para el martes podrían postergarse. La gobernadora prepara una serie de medidas que apuntan a facilitar el consumo, la prórroga de impuestos y otros beneficios tanto para la gente como para las pymes.

La gobernadora resultó fundamental para la salida de Dujovne y no vería con malos ojos que el jefe de Gabinete también diera un paso al costado. Peña por ahora seguirá en su cargo, a pesar de que la mandataria provincial reclama en privado más gestos.

DUJOVNE “NOS CAGÓ”

Mauricio Macri recibió este sábado a la mañana en la quinta de Los Abrojos a María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña. Durante el desayuno, se volvió a hablar de la necesidad de realizar cambios en Economía. Nicolás Dujovne ya había anticipado su deseo de irse y tenía su renuncia redactada. El problema era que no había demasiados voluntarios para ocupar su lugar por los próximos cuatro mesesque, todos saben, serán por lo menos movidos.

Allí se terminó de resolver que el reemplazante sería el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, uno de los nombres que había sonado fuerte durante la semana. El ministro estaba de vacaciones en Neuquén. Primero lo llamó Vidal y poco después el Presidente. Más tarde, regresó a Buenos Aires.

En el gabinete bonaerense recibieron la noticia con entusiasmo en medio de desánimo que se respira desde la apabullante derrota del domingo pasado a manos de Axel Kicillof. “Es espectacular”, pareció exagerar ante Infobae uno de los hombres más importantes del gobierno provincial. Y agregó: “Todos los funcionarios que se fueron de provincia a Nación nos terminaron ayudando mucho más desde ahí”. Mencionó al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y al titular del PAMI, Sergio Cassinotti. También a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, de excelente relación con Vidal y mujer de su jefe de Gabinete, Federico Salvai.

Pero, más allá de celebrar la llegada de Lacunza al gabinete provincial, el entorno de Vidal celebró la renuncia de Nicolás Dujovne: “El vínculo era malo, nos cagó con el fondo del Conurbano”. La gobernadora jamás le perdonó al ministro saliente que nunca haya avalado la actualización de ese monto pese a la altísima inflación del último tiempo.

En la provincia esperan ahora que, desde el Ministerio de Hacienda, Lacunza pueda tomar algunas medidas que contribuyan a mejorar las cuentas de la administración bonaerense. De todos modos, a dos meses de la elección a gobernador todo parece demasiado tarde.

A raíz de esta expectativa, y contrariamente a lo que muchos podrían suponer, Vidal no tomó nada mal la salida de Lacunza. “No nos dejaron adelantar las elecciones, pero nos adelantan la salida de un ministro”, se animó a bromear un integrante del gabinete bonaerense apenas trascendió la noticia.

Una vez más, el destino del Presidente y la gobernadora vuelven a quedar atados. Los dos parecen tener poco margen para revertir el resultado electoral de las PASO. De acá a octubre ambos tienen un desafío doble: gobernar y apuntalar sus candidaturas. No sobra tiempo para seguir pasándose factura. En todo caso, eso quedará para más adelante.

El otro dato que surge de estos cambios es que Horacio Rodríguez Larreta, que también tiene por delante la doble tarea de gobernar la Ciudad y no descuidar su candidatura, empieza a jugar un rol clave también en el tablero nacional. (Fuente Infobae)

¿MAS CAMBIOS?

“Nicolás (Dujovne) ya está afuera, ahora hay que ver qué pasa con Marcos (Peña)”. El miércoles a la tarde, luego de otra jornada frenética en la Quinta de Olivos, un funcionario de primera línea del Gobierno aseguraba ante este diario que la salida del ministro de Hacienda era inminente (“La presentó ayer -por el martes- pero se la rechazaron porque hoy no agarra nadie”), y que el gran dilema del Presidente giraba en torno a la figura de su jefe de Gabinete. Consumada la salida del principal referente del área económica, este escenario recobra vigencia.

Altas fuentes consultadas por Clarín indicaron que “no hay que descartar nada”, aunque sostienen que a diferencia de Dujovne, Peña está con ánimo y la moral alta para seguir en su cargo. “Es un soldado del Presidente hace 15 años. Es un militante político y va a hacer siempre lo que más le convenga a Mauricio”, aseguran cerca suyo.

Sin embargo, el análisis que hacen en el Gobierno -Peña incluido- por estas horas, trasciende la situación personal del jefe de Gabinete y tiene que ver con los pasos que podría dar Macri para acortar distancias de cara a las elecciones generales y tener la posibilidad de poder llegar a un balotaje. “Vamos a hacer todo lo que haya que hacer”, repiten cerca del ministro coordinador, donde son conscientes del impacto puertas afuera que tendría su salida, pero insisten en que todo depende de la voluntad del Presidente. “No hay nada decidido. Nadie puede decir que está confirmado ni descartado. Todo está en estudio”, admiten en Jefatura de Gabinete.

Aunque todavía quedan funcionarios muy cercanos al jefe de Estado que advierten que es “muy difícil” que Macri acepte cambiar al jefe de Gabinete y recuerdan que en su momento decidió sacrificar a los vices Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, por primera vez nadie se anima a descartarlo. Más: según supo Clarín, una de las opciones que se baraja es que Peña, a partir de las serias dificultades que detectaron en la fiscalización el día de la elección y por la necesidad de replantear la estrategia rumbo a octubre; deje su lugar para recluirse en la sede partidaria y dedicarse completamente al trabajo de campaña. Además, sería, como susurró uno de los hombres de mayor confianza del Presidente, “una salida elegante”.

Respaldado con fiereza por Macri y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió; y resistido desde el principio por distintos sectores del oficialismo, en los últimos meses Peña se ganó una rival de peso: la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, a quien le negó la posibilidad de desdoblar la elección y, de esa forma, empujó a una derrota casi segura ante Axel Kicillof.

Quienes leen la elección de Hernán Lacunza como un gesto del jefe de Estado hacia Vidal, que no tenía una buena relación con Dujovne y a partir del desembarco de su ministro aspira a que se implementen más medidas; deslizan que el recambio del jefe de Gabinete podría ser otro paso en ese sentido. Un dato: el propio Macri llamó a Vidal para consultarle por Lacunza y la mandataria le dio el okey.

Si bien no hay unanimidad respecto a la conveniencia de que Macri en su peor momento se desprenda de sus “ojos”, como dijo alguna vez de Peña; hay coincidencia  respecto a que sería “un golpe de efecto” al Círculo Rojo, la política, un sector de la Justicia y hasta con los medios de comunicación: a eso aludió Macri en Gabinete ampliado, cuando ironizó respecto a que “el poder actúa como si ya no estuviera” a cargo del Ejecutivo, sino el “Presidente virtual” Alberto Fernández. “Vamos día a día”, deslizó, con sabiduría, un dirigente que estuvo en la Quinta de Olivos, al referirse a la vorágine que se vive por estas horas en el Gobierno, donde puede pasar lo que hasta hace poco parecía imposible. (Por Ignacio Ortelli para Clarín)

ADNbaires