Australia: rebrotes y toque de queda.

Estados Unidos con una enfermedad "extraordinariamente extendida".

75
Compartir

Melbourne muy complicada, y estado de desastre en Victoria. 

MELBOURNE.- Las autoridades de Australia declararon hoy el estado de desastre en Victoria a causa del “inaceptablemente alto” número de casos de coronavirus durante las últimas semanas y anunciaron un toque de queda nocturno en la capital del estado, Melbourne, epicentro de la segunda oleada de contagios.

La decisión fue tomada por el jefe de gobierno regional, Daniel Andrew, luego de que en Victoria se reportaran en las últimas 24 horas siete muertes y 671 nuevos casos, de los cuales se desconoce la fuente de contagio de la gran mayoría.

“Si no aplicamos cambios, no vamos a superar esto”, advirtió Andrews. “Necesitamos hacer más, y es por eso que hemos tomado esta decisión”, añadió.

El estado de desastre, que comenzó a regir a partir de las 18:00 (hora local) y durará al menos seis semanas, concede mayores poderes a la Policía y permite arrestar y multar a las personas que se salten el toque de queda.

El toque de queda en Melbourne rige entre las 20:00 y las 5:00 horas, periodo en el que la población sólo podrá salir de casa para trabajar, hacer las compras, hacer ejercicio en un radio de cinco kilómetros y acudir al médico.

Además, se limitarán los movimientos de los residentes de Melbourne, la segunda ciudad más poblada del país con alrededor de cinco millones de habitantes, donde ya existe un segundo confinamiento hasta el 19 de agosto, aunque se espera que sea ampliado, y el uso obligatorio de tapabocas.

Andrew destacó que solo una persona en cada vivienda podrá acudir al supermercado y únicamente una vez al día con el objetivo de reducir los movimientos de la población, mientras que restaurantes y cafeterías podrán seguir abiertos sólo para el envío de comida y bebida a domicilio.

La mayoría de colegios y universidades en Melbourne volverán a la enseñanza a distancia a partir del miércoles por la noche, pocas semanas después de haber regresado a las aulas, mientras las guarderías y los centros de día cerrarán a partir del jueves.

También quedan prohibidas las bodas en la ciudad. En lo peor de la crisis, los matrimonios habían sido limitados a un máximo de cinco personas.

“Estas son las decisiones adoptadas porque otra cosa menos estricta no nos mantendrá seguros”, dijo Andrews.

El primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, habla durante una conferencia de prensa en Melbourne el 2 de agosto de 2020, anunciando nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus

El primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, habla durante una conferencia de prensa en Melbourne el 2 de agosto de 2020, anunciando nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus Fuente: AFP

Asimismo, adelantó que mañana anunciará una nueva batería de restricciones para las actividades laborales.

“Quiero asegurarme de que todos nuestros habitantes no sufran ningún impacto”, afirmó.

Australia, que gestionó con acierto la primera ola de contagios, afronta desde principios de julio un incremento de casos vinculados a una serie de fallos en los hoteles habilitados para que los viajeros procedentes del extranjero guarden una cuarentena obligatoria por dos semanas.

Victoria se vio afectado por un repunte de casos desde junio y registra hasta la fecha 123 de los 208 fallecidos a nivel nacional.

Nueva Gales del Sur confirmó su primera muerterelacionada con la Covid-19 en más de un mes mientras las autoridades trataban de sofocar un número de crecientes brotes en un hotel y varios restaurantes en Sydney.

Los trabajadores médicos evacuan a una residente del centro de cuidado de ancianos Epping Gardens en Melbourne el 30 de julio de 2020

Los trabajadores médicos evacuan a una residente del centro de cuidado de ancianos Epping Gardens en Melbourne el 30 de julio de 2020 Fuente: AFP

El país ya suma un total de 17.895 casos, 11.557 de ellos en el estado de Victoria, lo que supone alrededor del 60% desde el inicio de la pandemia, según datos de la Universidad Johns Hopkins. (Imagen principal: Un grupo de policías y soldados patrullan el área de Docklands en Melbourne el 2 de agosto de 2020, después del anuncio de nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus Fuente: AFP) (Fuente La Nación)

EN ESTADOS UNIDOS

Los expertos de la Casa Blanca aseguran que EEUU entró en una nueva fase de la pandemia: “La enfermedad está extraordinariamente extendida”.

“A todos los que viven en áreas rurales les decimos: ustedes no son inmunes ni están protegidos ante este virus”, dijo a doctora Deborah Birx.

Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, en la Sala de Prensa Brady Press en la Casa Blanca, en Washington, EEUU, 22 mayo 2020.
REUTERS/Leah MillisDeborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, en la Sala de Prensa Brady Press en la Casa Blanca, en Washington, EEUU, 22 mayo 2020. REUTERS/Leah Millis

Estados Unidos se encuentra en una nueva fase de la pandemia de coronavirus, ya que la enfermedad “está extraordinariamente extendida” tanto en áreas rurales como en ciudades, dijeron el domingo expertos de la Casa Blanca. Los casos de coronavirus continúan aumentando en algunas partes del país y las autoridades de salud pública están intentando colaborar con los gobernadores a fin de ajustar las respuestas de cada estado a la emergencia sanitaria.

“Estamos en una nueva fase”, dijo la doctora Deborah Birx. “Hoy estamos viendo a una situación diferente a la que tuvimos en marzo y abril. Está extraordinariamente extendido” en áreas rurales y urbanas.

“A todos los que viven en áreas rurales les decimos: ustedes no son inmunes ni están protegidos ante este virus”, dijo Birx al programa “State of the Union” de la cadena CNN.

Birx, coordinadora del equipo de trabajo de la Casa Blanca, dijo que las personas que viven en complejos multigeneracionales en una zona que está experimentando un brote de COVID-19 deberían portar mascarillas dentro de sus viviendas para proteger a los mayores o a quienes presentan enfermedades de base.

El almirante Brett Giroir, secretario adjunto de Salud y Servicios Humanos, continuó enfatizando en la importancia de usar máscaras. “Si no hacemos eso, y si no limitamos los espacios interiores llenos de gente, el virus continuará propagándose”, dijo en el programa “Meet the Press” de NBC. “Estamos muy preocupados y este es un punto muy serio”.

El nuevo coronavirus, que apareció por primera vez en China, ha infectado a unas 4,6 millones de personas en Estados Unidos y ha causado la muerte a más 155.000 personas en el país, según un recuento de Reuters.

Contagios en Florida

Este domingo, Florida contabilizaba 7.104 casos nuevos de la COVID-19 y 62 fallecimientos por la enfermedad en las últimas 24 horas. Esto representa un total de 487.132 personas contagiadas y 7.084 fallecidas en ese estado. Hace justamente una semana se reportaban 9.344 nuevos casos en 24 horas en el “estado del sol”, que cuenta con 21 millones de habitantes.

California, cuya población bordea los 40 millones de habitantes, es el estado con más contagios en el país (508.447), seguido por Texas (444.738), lo que ha obligado a sus autoridades a pausar los planes de reapertura. Nueva York se mantiene como el más golpeado, ya que acumula 32.710 fallecidos por la enfermedad, de la que suma 416.298 positivos.

Un “largo camino”

Y mientras la pandemia avanza, sus efectos continúan afectando a millones de estadounidenses que han perdido el empleo debido al confinamiento y a la lenta reactivación de las actividades no esenciales. Como un paliativo a la situación, líderes demócratas y representantes del presidente de EE.UU., Donald Trump, negocian un nuevo paquete de ayuda, aunque de momento no vislumbran un acuerdo.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, anticipó este domingo que tienen por delante un “largo camino por recorrer”. “No soy optimista de que habrá una solución a muy corto plazo”, afirmó el funcionario en el programa “Face the Nation”, de la cadena CBS News.

Las conversaciones en las que participan la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, así como el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y Meadows han cobrado especial interés después de que el viernes venciera la vigencia de la ayuda al desempleo incluida en el plan de rescate fiscal de finales de marzo.

El Departamento de Trabajo estima que más de 17 millones de estadounidenses reciben asistencia por desempleo en medio de la debacle económica provocada por la pandemia, que disparó la tasa de desocupación a 11,1 % en junio, después de haber arrancado el año en el 3,5 %. (Fuente Infobae)

ADNbaires