Brutal tercera ola de coronavirus en Hungría

15
Compartir

Hungría ya autorizó siete vacunas distintas, entre ellas varias que no fueron aprobadas por el resto de la UE; tiene una de las peores tasas de infección del mundo.

BUDAPEST.- Las autoridades de Hungría emitieron una aprobación de emergencia para la vacuna contra el coronavirus Cansino Biologics de China y para CoviShield, una versión de fabricación india de la desarrollada por AstraZeneca, lo que eleva el número total aprobado a siete, en una “carrera contra el tiempo” para bajar la tasa de infección.

La directora general de Salud, Cecilia Muller, dijo que el país necesitaba vacunas por una tercera ola de casos y una tasa de infección entre las peores del mundo. “Estamos en una carrera contra el tiempo”, dijo Muller. Agregó que que las vacunas eran “la única salida a la epidemia” y que el país continuaría obteniendo vacunas de todo el mundo.

Muller dijo que ambas vacunas recientemente aprobadas estarán disponibles próximamente. Si reciben la aprobación para su uso masivo en el Centro Nacional de Salud, Hungría tendrá siete fuentes de las que recurrir en la práctica.

Según el Rastreador de vacunas contra el coronavirus, un proyecto de investigadores de la Universidad McGill de Canadá, Hungría aprobó la mayor cantidad de vacunas del mundo. Estados Unidos autorizó tres vacunas para uso de emergencia, mientras que el regulador de la Unión Europea, la Agencia Europea de Medicamentos, aprobó cuatro.

El país había roto con sus pares de la Unión Europea (UE) para aprobar las vacunas chinas y rusas. Así incluyó no solo la vacuna Cansino sino también la Sinopharm, ambas de China, y la Sputnik V, respaldada por Moscú.

Convidecia, la vacuna producida por Cansino, ya fue aprobada en China, México y Pakistán. CoviShield es una versión de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, producida por el Serum Institute de India. Más de 20 países aprobaron su uso y cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Campaña
El primer ministro húngaro, Viktor Orban, que enfrenta la reelección el año que viene, hizo de la campaña de vacunación uno de los elementos clave de su respuesta a la pandemia. El 28 de febrero publicó una foto de él mismo recibiendo la vacuna Sinopharm en su página de Facebook, con el mensaje “Estoy vacunado”.

La semana pasada, Orban anunció que se habían distribuido más de 1,5 millones de dosis de vacunas entre la población del país de 9,8 millones de habitantes. De los grandes países de Europa, ocupa el segundo lugar después de Gran Bretaña en vacunaciones administradas per cápita.

Pero el coronavirus sigue afectando al país con fuerza, con 81 casos por cada 100.000 habitantes, según un promedio móvil de siete días seguido por The Washington Post, y una tasa de mortalidad de 1,92 por cada 100.000, la segunda más alta del mundo, detrás de la República Checa.

Orban dijo que quiere levantar las estrictas restricciones una vez que el país haya entregado 2,5 millones de dosis, y aseguró que había una “buena posibilidad” de que Hungría pudiera tener un “verano libre”. (The Washington Post, por Adam Taylor // Imagen: El primer ministro húngaro, Viktor Orban, que enfrenta la reelección el año que viene, hizo de la campaña de vacunación uno de los elementos clave de su respuesta a la pandemia-DPA)

ADNbaires