Chile: con una marcha piden la renuncia de Piñera.

188
Compartir

La gente volvió a manifestarse en el marco de una huelga general. Y las fuerzas de seguridad respondieron con gases y carros hidrantes.

Un día después de los anuncios y el pedido de perdón de Sebastián Piñera, considerados “insuficientes” por la oposición, Santiago vive otra jornada de marchas y huelga general. Empleados judiciales, de Salud y Educación con sus guardapolvos puestos, jóvenes y adultos, se manifestaban este miércoles en Plaza Italia, en el centro de la capital, mientras tanquetas del ejército y los carabineros respondían con chorros de agua y gases lacrimógenos.

La marcha, una de las  más grandes que ha visto Santiago desde el viernes pasado, pide la renuncia del presidente Piñera.

En una mañana de pleno sol, los vehículos militarizados avanzaron a toda velocidad cerca de La Moneda para enfrentar a los manifestantes, mientras la gente marchaba hacia la plaza, arropada en banderas de Chile​, portando pancartas, “armada” con cacerolas y carteles que pedían la renuncia del presidente, y barbijos para protegerse del gas lacrimógeno.

Con los primeros movimientos de la gente, Carabineros empezó a cortar las calles, custodiando la casa de gobierno, enrareciendo el clima de una jornada que había comenzado en relativa calma.

La marcha se dio en un marco de paro general, convocado por gremios y organizaciones sociales.

Este miércoles, Santiago había amanecido con ganas de recobrar su normalidad. Más gente salió a las calles temprano buscando llegar al trabajo y había más autos en las calles en comparación con los días anteriores. La huelga era apenas un anuncio.

La gente busca en esta ciudad recobrar su vida tal cual era hasta el viernes pasado, cuando el anuncio de la suba del precio del subte hizo estallar el modelo chileno por los aires.

Varios vecinos salieron a limpiar el desastre de la noche anterior. Algunos han salido a limpiar las estaciones del subte, a cantar a la calle, a bailar cuecas, dentro de la protesta pero de manera pacífica. Hay ansias de paz, pero no llega.

A nivel transporte, las cosas mejoraron el miércoles. Ya son tres las líneas del subte que empezaron a funcionan, frente a la única línea que operaba hasta el martes con algunas estaciones cerradas. También funcionaban los buses y los “taxis colectivos” o compartidos.

Pero falta. Todavía no hay clases en 7 comunas de Santiago.

Y hay comunas que han sufrido vandalismo y saqueos, sin que nadie mueva una pestaña. Eso dice Andrea de la comuna de Cerrillos, en el sector surponiente de Santiago, una de las zonas en las que está dividida la capital.

Andrea tiene 24 años y afirma que en su comuna “están saqueando todo”.

“Están saqueando los supermercados, están robando las casas, los negocios, los carabineros no van o van un rato y se marchan”, cuenta a Clarín y lanza una queja: nadie se ocupa de las comunas de su sector, a dos horas de Santiago.

Andrea apoya las manifestaciones. Pero cuenta que tiene una beba de dos años que va a un jardín que “acaban de desmantelar entero”. Ahí se termina su apoyo. El vandalismo no, aclara.

Toque de queda y muertos
El toque de queda sigue operando (se levanta a la mañana pero a la tarde vuelve a aplicarse) y eso mantiene como rehenes a extranjeros, turistas y hasta periodistas que necesitan un “salvoconducto” para moverse durante la veda.

La gente sin embargo desafía el toque de queda y las respuestas que encuentra sos diversas. La muerte para empezar. Uno de los muertos en estos días fue una persona atropellada por un vehículo militar en horas de veda. O “¡Andate a acostar, mierda!” y algunos tiros, por parte de los militares a los vecinos de Las Condes que no respetaron la orden de irse a dormir cuando el Estado ordena.

En total, según publica este miércoles la prensa local, en la noche del martes, militares ejecutaron 32 disparos en la esquina de avenida Fleming y Vital Apoquindo, en Las Condes. El incidente dejó tres heridos.

El aeropuerto continúa siendo un caos, con vuelos suspendidos y retrasados.

La huelga de 48 horas no ayudará. Si bien el día no parece de paro, probablemente se sienta más adelante en el día.

La medida de fuerza convocada por la Central de Trabajadores se extenderá hasta el jueves. Y las marchas prometen ser otra vez masivas.

Hasta ahora todas las marchas fueron inmediatamente reprimidas y cobraron intensidad y violencia hacia la tarde. El saldo de muertos desde que estallaron las protestas es de 19, es decir se sumaron tres nuevas víctimas a las 16 del martes.

​Dos de ellas, son en la comuna de San Pedro de La Paz. Un nene de 4 años y un adulto de 37. Fueron atropellados cuando se manifestaban anoche en la calle.

Y el tercero, una persona en la comuna de Maipú, Alexis Núñez Sandoval. Su familia dice que murió por una golpiza de la policía. Se está investigando.

También aumentó el número de detenidos durante las horas del toque de queda, de 438 a 592.

Los heridos suman 95 entre las fuerzas armadas y 102 entre civiles.

Sin embargo, aumentaron las marchas a lo largo del país. El martes fueron 42. Este miércoles eran 54, con 230 mil personas participando.

Son todas cifras del informe diario del subsecretario de Interior Urrutia José Urrutia.

El paquete anunciado por Piñera tampoco calmó las aguas. El paro general de este miércoles va en contra del “discurso bélico infundado, intencionado e invisibilizador de las demandas masivas de la ciudadanía por parte de Piñera”, dicen.

Al paro se pliegan organizaciones gremiales, sociales y estudiantiles agrupadas en la mesa de Unidad Social.

Nada dicen sobre las medidas del martes. Alegan sí que “Sebastián Piñera no está entendiendo las razones de fondo de la protesta ciudadana generalizada en todo el territorio” y reclaman su renuncia.

“Con su actitud está claro que no está en condiciones de seguir dirigiendo el país”, sentenciaron y pidieron que el presidente saque de las calles a las fuerzas de seguridad y al ejército. (Por Roxana Badaloni para Clarín // Foto: Miles de manifestantes protestan contra el Gobierno en el sexto día consecutivo de marchas./ EFE)

ADNbaires