Chile: violentos choques entre la policía y estudiantes.

Las protestas por el precio del metro colapsan Santiago.

90
Compartir

Las manifestaciones, en las que ha habido enfrentamientos con la policía y destrozos, han obligado a cerrar todas las estaciones y han provocado la saturación del resto de transportes públicos.

Santiago de Chile ha sido este viernes por la tarde un verdadero caos. Pese a que el presidente Sebastián Piñera presumía hace solo algunos días de que su país era una especie de “oasis” en América Latina, la capital chilena se encuentra paralizada tras una jornada de protestas que han desbordado a las autoridades. La red de metro de Santiago de Chile, uno de los mejores símbolos del país por su orden y buen funcionamiento, se ha convertido en el escenario de inéditas manifestaciones por el aumento de costo del pasaje, por lo que ha cerrado por completo. En diferentes sitios de la ciudad se han producido enfrentamientos entre los manifestantes y carabineros. Diversas estaciones se encuentran destruidas, producto de la violencia, según informan los propios trabajadores del subterráneo. El Gobierno ha anunciado la aplicación de la Ley de Seguridad Interior del Estado, según indicó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, para endurecer el castigo contra los arrestados y condenados.

Las entradas masivas de usuarios saltando los accesos sin pagar comenzaron la semana pasada, en paralelo al alza del precio del pasaje, pero las movilizaciones se agudizaron entre ayer y hoy. Hasta este jueves los destrozos estaban valorados en al menos unos 700.000 dólares, pero no existe todavía un nuevo balance sobre el estado en que han quedado muchas de las estaciones. Toda la red de metro, que transporta diariamente a 2,8 millones de personas, ha cerrado sus accesos por lo menos hasta el domingo. Miles de trabajadores caminan por las principales avenidas —Apoquindo, Providencia y la Alameda— en busca de transporte público para regresar a sus hogares. Las paradas de autobuses, repletos de gente, no dan abasto y no se encuentran taxis vacíos. Los coches generan atascos en las principales calles, la policía desvía el tránsito en las zonas céntricas, los centros comerciales cierran anticipadamente.

Desde la inauguración del sistema de transporte público Transantiago en 2007 —actualmente rebautizado como Red Metropolitana de Movilidad— el precio del billete ha subido una veintena de ocasiones. Hace 12 años tenía un valor de 420 pesos (0,59 dólares) y con la última alza pasó de 800 a 830 (1,13 a 1,17 dólares), lo que desató las protestas. Los sueldos no van de la mano con el aumento del precio de transporte.

Estas manifestaciones representan un desafío político para el Gobierno chileno, que hasta ahora ha reaccionado con medidas policiales poco eficaces. Las protestas por el alza de precios en el metro reflejan un descontento profundo que —a diferencia del de 2011, protagonizado por los estudiantes con una clara agenda de cambios— resulta difícil de analizar. Según apuntan sociólogos como Eugenio Tironi, se observan elementos similares a la protesta de los chalecos amarillos en Francia: ciudadanos de clase media golpeados por el coste de la vida y dificultades para llegar a fin de mes, que hacen transgredir masivamente la norma y logran colapsar el sistema policial y legal. La analista política y académica de la Universidad de Santiago Lucía Dammert explica que la población de menos de 25 años se rebela frente a las injusticias porque está cansada de ver a sus padres y abuelos trabajando para sobrevivir.

Los llamamientos a sumarse a las protestas —evasiones masivas, se les llama en Chile— circulan a través de las redes sociales. Indican el día, la hora y la estación en la que deben congregarse los manifestantes. De acuerdo con las imágenes, las protagonizan estudiantes, en su mayoría. Hasta ahora no está del todo claro si tienen el apoyo del resto de la población, sobre todo por los hechos de violencia que han protagonizado algunos grupos. Parece, sin embargo, existir un cierto consenso sobre los problemas que existen en el país. Según un reciente informe de la Universidad Católica, por ejemplo, el valor de las propiedades ha subido hasta 150% en el Gran Santiago en la última década, mientras que los ingresos lo han hecho solo en un 25%. En un país donde la salud y educación pública enfrenta serios problemas, un 70% de la población gana menos de 770 dólares mensualmente y 11 millones de chilenos tienen deudas, según cálculos de la Fundación Sol.

La clase política parece desconcertada ante el fenómeno, porque aparentemente no se trata de una movilización donde se agrupen las tradicionales fuerzas de la izquierda y de la derecha. Una buena parte de los líderes de opinión ha condenado la violencia, que ha quedado registrada en cientos de vídeos que circulan en las redes sociales. Para el diputado democristiano de oposición Matías Walker, “la desobediencia civil es válida frente a las dictaduras, no en democracia, donde existe derecho a la manifestación pacífica, también contra alzas en el transporte”. Para el parlamentario, no se justifica de ninguna forma “la destrucción de bienes que son de todos, y que ya se quisieran en regiones”.

Una parte de la oposición ha puesto su mirada sobre el uso de la fuerza policial que ha empujado La Moneda. “Expreso mi total rechazo a cómo Carabineros actúa frente a manifestantes en San Miguel. El Gobierno debe revertir el alza de los pasajes, esa es la mejor respuesta. #EvasionMasivaTodoElDía #metrosantiago”, escribió en Twitter el diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier.

Una de las líderes del Frente Amplio de izquierda, la excandidata presidencial Beatriz Sánchez, interpeló al Gobierno a través de las redes sociales: “¿En serio la discusión para las autoridades es si van a poner tres o cinco candados en la puerta del metro o si mandarán 10 o 15 carabineros? ¿No ven la desesperación de una familia que gana el salario mínimo 301.000 pesos (424 dólares) y que gasta 33.500 pesos (47 dólares) al mes para ir al trabajo? #EvasionMasiva”.

Un grupo de expertos ha determinado el alza del pasaje del metro y las autoridades lo han justificado por la guerra comercial y el aumento del dólar frente al peso, el incremento del coste de la energía y la potencia eléctrica junto con la trayectoria del IPC. El precio del metro de Santiago de Chile es uno de los mayores de la región. Está por encima del de Sao Paulo, Buenos Aires y Ciudad de México. En horario punta llega a los 830 pesos chilenos, lo que equivale a 1,17 dólares. (Por Rocío Montes para El País // Foto: Una protesta por la subida del metro en Santiago de Chile. JAVIER TORRES AFP)

ADNbaires