Científica prueba la vacuna de Oxford en sus trillizos.

El precio de la vacuna de Moderna.

97
Compartir

La científica de la Universidad de Oxford, Sarah Gilbert, lidera uno de los proyectos que presenta mayores avances en la vacuna contra el Covid-19. Y hoy vuelve a ser noticia porque además de brindar una extensa entrevista contó que sus trillizos la ayudan en esta lucha contra el virus que ya mató a más de 600 mil personas en todo el mundo.

La científica señala en una entrevista con la cadena BBC de Londres que ella y su equipo de 300 investigadores, han logrado avances en el desarrollo de la vacuna “que normalmente toman cinco años” y lo han realizado en cuatro meses. De acuerdo con información de ese medio, aún es pronto para conocer si la vacuna es suficiente para garantizar la protección de las personas o evitar que éstas se enfermen.

Aunque sin duda uno de los puntos salientes de la nota se los llevan sus hijos. Sus trillizos ahora tienen 21 años y, al igual que su madre, estudian bioquímica por lo que decidieron convertirse en voluntarios para ensayos de Oxford ante el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19. La científica sabe que se encuentra trabajando contra reloj ante el incremento de casos de coronavirus en todo el mundo: “Lo más importante es concentrarse en los ensayos clínicos y acelerar la producción”, sostiene.

El equipo de Gilbert está asociado con la multinacional farmacéutica británico-sueca Astra Zeneca y han realizado hasta el momento ensayos en mil 077 personas. La experta señaló que desde joven deseaba trabajar en la investigación médica, por ello, estudió la licenciatura en Biología en la Universidad de Anglia del Este en Norwich, Inglaterra, para después realizar un doctorado en bioquímica.

Gilbert obtuvo un puesto postdoctoral senior en la Universidad de Oxford en el campo de la genética, parásitos y la malaria, lo que la llevó a trabajar en el desarrollo de vacunas, informa la BBC. En 1998 dio a luz a sus trillizos y reveló las complicaciones que tuvo al convertirse en madre de tres pequeños prematuros. De todas formas su pareja decidió quedarse en casa para cuidar a sus hijos mientras ella continuaba con su trabajo.

“Es muy difícil equilibrar trabajo y vida personal. Parece imposible cuando no tienes apoyo. Tuve tres hijos. Las tarifas de la guardería eran más altas que mi salario”, expresó. Luego contó que “sólo tuve 18 semanas de baja por maternidad. Tenía que cuidar de tres bebés prematuros y fue muy estresante”, reveló Gilbert a la cadena británica.

En la entrevista siguió brindando detalles de su vida personal y en ese marcó contó que cuando los trillizos crecieron, las cosas se tornaron más fáciles. De hecho, están tan interesados en su cometido de encontrar la vacuna contra la covid-19, que los tres han decidido ser voluntarios para los ensayos de Oxford.

“Tenemos que inmunizar a jóvenes sanos entre 18 y 55 años”, sostiene, por lo que necesitaba una buena cantidad de voluntarios, así que aceptó la ayuda de su familia. Tampoco la asustan los posibles efectos adversos de los ensayos: “Hemos usado este tipo de vacunas en varias ocasiones en el pasado, así que no esperamos sorpresas”. Y sobre el tema termina diciendo que es “concentrarse en los ensayos clínicos y acelerar la producción” tanto como sea posible para detener el crecimiento de la pandemia. (Fuente El Día)

PRECIO DE LA VACUNA DE MODERNA

La compañía farmacéutica Moderna, que comenzará sus pruebas de fase 3 a fin de mes, cobrará la vacuna contra el coronavirus entre USD 50 y 60, de acuerdo con fuentes citadas por el Financial Times. Se trata de un precio más elevado de lo que otros laboratorios anunciaron que le cobrarán a los gobiernos en la lucha contra la pandemia de COVID-19.

El precio regiría para Estados Unidos y otros países de altos ingresos que la compañía dijo que pretendía priorizar.

Foto de archivo del logo de Moderna en las oficinas centrales de la ccompañía en Cambridge, Massachusetts [18 de mayo de 2020] (Reuters/ Brian Snyder)

Las acciones de la compañía de biotecnología con sede en Boston se dispararon casi un 325% este año, ya que su vacuna mostró signos tempranos de efectividad y se convirtió en la primera en los EEUU en participar en ensayos clínicos. Esta semana la empresa amplió su acuerdo de financiación con el Gobierno de Estados Unidos, que ahora ha invertido cerca de USD mil millones en el desarrollo de la vacuna.

En un rango de aproximadamente 50 a 60 dólares, es decir, entre 25 y 30 dolares por dosis, es más alto que lo acordado por Pfizer y BioNTech la semana pasada en un acuerdo de prepedido con el Gobierno de los Estados Unidos: en ese caso, cada dosis podría valor USD 19,50.

AstraZeneca, que trabaja en colaboración con la Universidad de Oxford, mientras tanto, firmó un acuerdo para su posible vacuna con los Países Bajos, Alemania, Francia e Italia, que podría costar entre USD 3 y 4 por dosis, según los cálculos de Geoffrey Porges, un analista farmacéutico y biotecnológico de SVB Leerink.

Foto de archivo: el doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), sostiene un modelo de SARS-CoV-2, conocido como el nuevo coronavirus, durante una audiencia del Subcomité de Asignaciones del Senado de EEUU. Sobre el plan de investigación, fabricación y distribuir una vacuna de coronavirus, conocida como Operation Warp Speed ​​en Capitol Hill, Washington DC, EEUU [2 de julio de 2020] (Saul Loeb / Pool vía Reuters / File Photo)“No la venderemos al costo”

Moderna inicialmente había informado a sus potenciales compradores, incluída la Unión Europea, de un posible valor que sería aún más alto. El precio causaba “considerable preocupación y dificultades en las negociaciones, en vista del hecho de que otras compañías habían prometido precios mucho más bajos”, dijo una de las fuentes citadas por el FT.

Muchos factores contribuyen a la forma en que las empresas cotizan los medicamentos y las vacunas, incluido el momento y las condiciones regulatorias, la necesidad médica, la eficacia y la competencia. Las variaciones en los precios que difundió Moderna se debieron al tamaño de los pedidos y al momento de la entrega.

Además, es difícil comparar los precios de las posibles vacunas contra el coronavirus porque todavía están en desarrollo y ninguna ha recibido la aprobación de los reguladores.

En una audiencia del Congreso de Estados Unidos celebrada la semana pasada, representantes de Moderna, Pfizer y Merck dijeron que tenían la intención de obtener ganancias con la vacuna. Stephen Hoge, presidente de Moderna, dijo : “No lo venderemos al costo”.

Por su parte, las compañías AstraZeneca y Johnson & Johnson han dicho que no buscarían obtener ganancias de las ventas de sus vacunas en caso de que se demuestre su efectividad, al menos en las primeras fases de la pandemia.

Un hombre frente a las oficinas de Pfizer en Nueva York (Reuters/ Carlo Allegri/ File Photo)Hasta ahora, políticos, activistas y funcionarios del Gobierno han expresado su preocupación ante la posibilidad que los países más pobres se queden afuera de la lucha por el acceso a las vacunas y los medicamentos.

La carrera por encontrar una vacuna efectiva, respaldada por grandes cantidades de fondos gubernamentales, ha acelerado los plazos de desarrollo que generalmente abarcan meses y años.

Hoge informó la semana pasada que Moderna, que generaba pérdidas, había recaudado USD 5 mil millones de colaboradores estratégicos e inversores, además de los fondos que recibió del Gobierno.

Un estudio revisado por pares en el New England Journal of Medicine a principios de este mes dijo que la vacuna de Moderna produjo anticuerpos en los 45 participantes en un ensayo de fase 1 realizado por los Institutos Nacionales de Salud de EEUU. El lunes comenzó una prueba de Fase 3 que contará con 30.000 participantes en todo Estados Unidos.

Además, este mes AstraZeneca dijo que la vacuna que está desarrollando con la Universidad de Oxford provocó “respuestas inmunes robustas” y que era segura. Los competidores BioNTech y Pfizer publicaron noticias similares.

Moderna dijo que estaba teniendo conversaciones con “varios Gobiernos y entidades gubernamentales” sobre el suministro potencial de su vacuna. “Estas discusiones son privadas y, como tales, no podemos comentar, dada la naturaleza confidencial de las discusiones y los contratos”. (Fuente Infobae)

ADNbaires