Cobra impulso la idea de procesar a Vladimir Putin

¿Sería un nuevo juicio de Núremberg?

20
Compartir

La propuesta cuenta con el respaldo de expertos en derecho internacional y líderes políticos. Es parte de un impulso hacia la rendición de cuentas de los funcionarios del Kremlin que planearon y ordenaron la invasión ilegal de Ucrania y las matanzas cometidas en la guerra.

Cada vez más juristas y figuras públicas afirman que los líderes políticos y militares de Rusia, entre ellos el presidente Vladimir Putin, deberían ser procesados en un juicio similar al que fue llevado a cabo contra los funcionarios nazis en Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial por crímenes contra la paz.

El tribunal “señalaría nuestra resolución de que el crimen de agresión no será tolerado y que no dejaremos piedra sin remover para poner fin a los terribles eventos que estamos viendo ahora”, dijo una declaración en marzo firmada por varios abogados internacionales, un ex el fiscal de Nuremberg y ex primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown.

La propuesta, que cuenta con el respaldo del ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, es parte de un impulso más amplio hacia la rendición de cuentas que se centra en tres preguntas básicas: a quién procesar por la violencia en Ucrania, dónde procesarlos y por cuáles delitos según el derecho internacional.

Con respecto a dónde procesar estos crímenes, se está realizando un esfuerzo en la Corte Penal Internacional de La Haya, donde el fiscal Karim Khan ha abierto una investigación que abarca posibles crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Estos delitos se refieren a las atrocidades que cometen las tropas y quienes las mandan durante la guerra. Cubren potencialmente, por ejemplo, la matanza de civiles por parte de las fuerzas rusas en la ciudad ucraniana de Bucha, que Khan visitó el mes pasado.

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, se encuentra junto a una fosa común en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, Ucrania, el 13 de abril de 2022. REUTERS/Volodymyr Petrov

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, se encuentra junto a una fosa común en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, Ucrania, el 13 de abril de 2022. REUTERS/Volodymyr Petrov.

El crimen de agresión tiene que ver con lo que precede a los crímenes de guerra: la planificación y el inicio de la invasión misma. Según algunos expertos, mientras procesar a Putin por crímenes de guerra en la CPI sería difícil porque los jueces deben ser persuadidos con evidencia de un vínculo entre las decisiones del Kremlin y las brutalidades específicas en el campo de batalla, un cargo de crimen de agresión permitiría a los fiscales apuntar directamente al Kremlin.

“Es el único crimen con algún grado de certeza que nos lleva a la mesa principal”, explicó al diario The Wall Street Journal Philippe Sands, profesor de derecho en el University College de Londres y experto en cortes y tribunales internacionales, quien es parte de un esfuerzo para preparar los textos legales que podrían facilitar un posible tribunal futuro para Ucrania.

Las preguntas clave, según Sands, son: ¿Rusia está librando una guerra manifiestamente ilegal? Y ¿quién es responsable de la decisión de ir a la guerra? “Reunir evidencia para el crimen de agresión no es complejo”, dijo, ya que el ataque a gran escala de Rusia en el territorio de otro estado, incluidos los bombardeos de ciudades ucranianas por parte de sus fuerzas armadas, se ajusta a la definición del crimen.

La siguiente pregunta es, ¿Dónde podría tener lugar un juicio por agresión? La respuesta es: no en la Corte Penal Internacional.

Foto de archivo del presidente ruso, Vladimir Putin. (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS)

Foto de archivo del presidente ruso, Vladimir Putin. (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS)

La CPI se creó con cuatro crímenes en mente: crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y crimen de agresión, pero su jurisdicción sobre el crimen de agresión es mucho más limitada en comparación con los otros tres. Por esos tres crímenes, la CPI puede procesar a los rusos porque Ucrania, en cuyo territorio están ocurriendo las supuestas atrocidades, ha aceptado la jurisdicción de la CPI.

En el caso del crimen de agresión, en cambio, el hecho de que Rusia no sea parte del tratado fundacional de la corte, conocido como el Estatuto de Roma, impide que la CPI avance con una investigación.

Una excepción sería si el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas remitiera el caso a la CPI, pero eso es imposible ya que Rusia tiene poder de veto como miembro permanente del Consejo.

El juez asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos y el fiscal jefe estadounidense Robert H. Jackson (centro) y el fiscal general adjunto soviético Uri Pokrovsky (derecha) escuchan los procedimientos legales en la Sala 600 del Palacio de Justicia de Nuremberg durante el juicio contra principales figuras nazis por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en el Tribunal Militar Internacional (IMT), Nuremberg, Alemania, 30 de septiembre de 1946. (Foto de Fred Ramage/Keystone/Hulton Archive/Getty Images).

El juez asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos y el fiscal jefe estadounidense Robert H. Jackson (centro) y el fiscal general adjunto soviético Uri Pokrovsky (derecha) escuchan los procedimientos legales en la Sala 600 del Palacio de Justicia de Nuremberg durante el juicio contra principales figuras nazis por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en el Tribunal Militar Internacional (IMT), Nuremberg, Alemania, 30 de septiembre de 1946. (Foto de Fred Ramage/Keystone/Hulton Archive/Getty Images).

Es por eso que algunos expertos legales han planteado la idea de un tribunal de agresión especial o ad hoc, aunque cómo debería estar formado y por quién son cuestiones ampliamente debatidas. Los dos tribunales conocidos que se abrieron en la década de 1990, uno para crímenes de guerra en la ex Yugoslavia y otro para el genocidio de Ruanda, fueron creados por el Consejo de Seguridad de la ONU, una vía efectivamente cerrada en el caso de la guerra en Ucrania debido al nada sorpresivo veto de Rusia.

Una opción sería seguir libremente el modelo que surge del tribunal de Nuremberg, que fue creado por EE. UU., la Unión Soviética, Francia y el Reino Unido para procesar a los acusados del gobierno nazi. Un grupo de países influyentes, incluidos los EE. UU., el Reino Unido y Francia, por ejemplo, podrían unirse de manera similar con Ucrania para establecer un tribunal. Pero los críticos argumentan que un tribunal formado por un pequeño grupo de países carecería de legitimidad internacional y podría ser acusado de justicia selectiva.

Otra posibilidad sería que Ucrania y una organización internacional, como la ONU, formaran un tribunal. La ONU participó en la creación de un tribunal especial que cubriera la guerra civil de Sierra Leona y uno en Camboya para tratar las atrocidades de los Jemeres Rojos.

Un tribunal respaldado por la ONU parecería más legítimo que uno establecido por un puñado de naciones, especialmente si fuera respaldado por la Asamblea General de la ONU a través de una votación, dijo al Wall Street Journal Jennifer Trahan, profesora clínica de asuntos globales en la Universidad de Nueva York. Pero los críticos dicen que ganar un amplio apoyo en la Asamblea General de 193 miembros no será nada fácil.

Otra opción fue planteada la semana pasada por la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa. La principal organización de derechos humanos del continente respaldó los llamados a un tribunal de agresión. Combinando las otras propuestas, recomendó que se cree un tribunal por tratado entre lo que llamó países de ideas afines y respaldado por la Asamblea General de la ONU, y debería obtener el apoyo de organizaciones como ella y la Unión Europea, dijo.

Por otro lado, quienes abogan por un juicio por agresión admiten que no es probable que Putin o el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, terminen en el banquillo.

Aún así, según los expertos, incluso una investigación o acusación enviaría una declaración poderosa. “La declaración opuesta de que no hay justicia puede ser realmente dañina”, dijo Jennifer Trahan.

ADNbaires