“Cualquiera que haga negocios con Irán no los hará con EE.UU.”

21
Compartir

Donald Trump endureció su postura, que comunicó vía Twitter.

Donald Trump amenazó a los países que sigan comerciando con Irán tras el restablecimiento el martes de sanciones, que calificó como “las más duras” jamás aplicadas, que provocan desde hace días inquietud en la sociedad iraní y por las que Moscú se declaró “profundamente decepcionado”.

En Irán, el rechazo a estas sanciones es general. Estados Unidos decidió imponer medidas punitivas a la República Islámica luego de anunciar en mayo su retiro unilateral del acuerdo del programa nuclear iraní, alcanzado en 2015 con las grandes potencias.

El presidente iraní, Hasan Rohani, acusó a Washington de “querer lanzar una guerra psicológica contra la nación iraní y provocar disensiones” entre los ciudadanos del país.

Pero las sanciones indignaron más allá de las fronteras iraníes. En Moscú, la cancillería rusa se declaró “profundamente decepcionada”.

“Estamos profundamente decepcionados”, declaró en un comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores ruso, afirmando que Moscú “hará todo lo necesario” para proteger el acuerdo y sus lazos económicos con Irán.

Los países europeos, que también firmaron el acuerdo, dijeron estar “decididos a proteger a los operadores económicos europeos que participan en negocios legítimos con Irán”, dijo un comunicado de la Unión Europea (UE).

Pero a pesar del anuncio de la UE, el grupo alemán Daimler anunció este martes el cese de sus actividades en Irán.

“Éstas son las sanciones más mordaces jamás impuestas, y en noviembre aumentan a otro nivel”, escribió Trump en Twitter. “Cualquiera que haga negocios con Irán NO los hará con Estados Unidos. Estoy pidiendo la PAZ MUNDIAL, nada más”, agregó.

Estas primera ronda de sanciones estadounidenses incluye bloqueos a las transacciones financieras y a las importaciones de materias primas, así como medidas para impedir las compras en el sector automotor y en la aviación comercial.

Una segunda tanda, en noviembre, apuntará hacia el sector energético.

Estas sanciones acentuarán el deterioro de la ya maltrecha economía iraní, que sufre de una alta tasa de desempleo y una importante inflación. La moneda iraní, el rial, ya perdió casi dos tercios de su valor desde que Trump anunció su decisión.

“Siento que me están destruyendo mi vida. La situación económica ahora significa que la clase trabajadora tiene que morir”, dijo a la AFP Ali Paphi, un obrero de la construcción.

ADNbaires