Denunciarán a Maduro en la Corte Penal de La Haya.

Lo harán Colombia, Paraguay, Chile y ahora se agrega Argentina.

271
Compartir

La Argentina presentará ante la Corte Penal Internacional de La Haya una denuncia contra el régimen de Nicolás Maduro por presuntos delitos de lesa humanidad. La presentación se hará junto a un grupo de países del llamado Grupo de Lima, en la cual seguirán una denuncia abierta en julio pasado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“Es cierto. Está en proceso. A mi no me cabe ninguna duda de que en Venezuela se violan sistemáticamente los derechos humanos, atropellando a la oposición y a los ciudadanos en general”, le dijo Mauricio Macri a CNN, en referencia a la nueva denuncia, que será copatrocinada por Chile, Colombia y Paraguay, pero no por Brasil.

La información que dio el presidente fue confirmada este martes a Clarín por miembros de su equipo, quienes señalaron que a la presentación podrían sumarse otros países. Macri acordó que fuera Colombia el país que abriera el caso y por eso hubo que esperar a la asunción de Iván Duque como presidente, el pasado 7 de agosto.

El sucesor de Juan Manuel Santos -que hereda la presión en las fronteras de los refugiados colombianos- habló de ir a La Haya con Macri. A su vez, el presidente argentino conversó también del tema con la enviada de Trump a Bogotá a la asunción, la representante de Estados Unidos ante la ONU, Nikky Haley. La Corte Penal Internacional de La Haya es de hecho una instancia de juicio creada por iniciativa de la ONU.

Lo que hizo la OEA este año fue presentar ante la Corte el informe que enumera una serie de violaciones a los derechos humanos -y que considera crímenes de lesa humanidad-, para que se abra una investigación desde la fiscalía de la CPI. Entre esos expertos que trabajaron en el informe de la OEA, está el argentino Santiago Cantón, hoy secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, y quien en su momento Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Dentro de la Corte hay varios caminos a seguir. El informe de los expertos de la OEA sirvió para abrir una investigación que ya está en curso. Que un grupo de países remita una acusación -lo que será inédito en la Corte- ya es diferente. Por lo general la Corte ha tenido una tradición donde los acusados son dictadores y sus acusadores son las mismas autoridades que los sucedieron tiempo después.

“Todo Estado Parte podrá remitir al Fiscal una situación en que parezca haberse cometido uno o varios crímenes de la competencia de la Corte y pedir al Fiscal que investigue la situación a los fines de determinar si se ha de acusar de la comisión de tales crímenes a una o varias personas determinadas”, señala el punto uno del artículo 14 del estatuto de la Corte.

El domingo en su entrevista con CNN, Macri reconoció que las medidas tomadas hasta ahora por los países latinoamericanos para aislar y hacer un llamado al régimen chavista para que reestablezca los canales democráticos en Venezuela no han surtido efecto. Sin embargo aseguró que “cada vez hay más consensos de tomar medidas más contundentes en el intento, hasta ahora frustrante, de ayudar a los hermanos venezolanos”.

“Yo me hago cargo de lo mío”, dijo en referencia a su postura desde que asumió. Y que el lunes le costó otro reproche del régimen chavista. “Primero se va Macri antes que Nicolás, te lo garantizo”, aseguró dijo el otro hombre fuerte de Venezuela, Diosdado Cabello al enterarse de la denuncia que presentarán Macri y sus vecinos ante la CPI “Ese pueblo es un polvorín”, agregó en referencia a la Argentina.  “Macri no está como para hacer muchas maromas. Macri está para que se ocupe de un pueblo que está a punto de estallar”.

El presidente venezolano, Nicolás “Maduro no ha cambiado en nada, le ha hecho perder el tiempo a mucha gente que creyó que podía mediar. Nunca nada evolucionó en la dirección correcta, así que no soy optimista en el corto plazo de lo que pueda pasar en Venezuela”, comentó.

Hoy, la llegada masiva de venezolanos a varios países de América, principalmente a Colombia, Brasil, Ecuador y Perú generó situaciones violentas y rechazo de sus habitantes. Algunos países incluso tomaron medidas más duras como la exigencia de visas y pasaportes. Argentina sigue siendo de los países más abiertos y más flexibles al inmigrante venezolano, al que le da un tratamiento especial.

La ONU cifró en 2,3 millones los venezolanos que han dejado su país desde 2014. De allí que el lunes pidiera que se respeten los derechos de esos ciudadanos y que sean tratados con “dignidad” en las naciones de acogida, ya que la mayoría no cuenta con documentos. (Por Natasha Niebieskikwiat para Clarín)

ADNbaires