El acceso mundial a la vacuna, todo un desafío de distribución

46
Compartir

 Así lo reconoce el British Medical Journal, que sostiene que “el desafío operativo de vacunación contra COVID-19 será al menos tan difícil como el desafío científico”.

Las vacunas serán tan difíciles de administrar como de desarrollar, dice la prestigiosa revista British Medical Journal EFE/EPA/BIONTECHMientras que el ritmo y el progreso del desarrollo de las vacunas contra el coronavirus es sorprendente, el esfuerzo mundial contra la pandemia deberá estar centrado en la eficacia de administración de las limitadas dosis que estarán disponibles, por lo pronto hasta la primera mitad de 2021.

Así lo reconoce un editorial de la prestigiosa revista British Medical Journal, que sostiene que “el desafío operativo que representa un programa global de vacunación contra COVID-19 será al menos tan difícil de afrontar como el desafío científico de su desarrollo”.

Pero el despliegue, toma otro relieve, cuando se estima la capacidad de distribución y logística de las primeras candidatas de los laboratorios. Según la escuela privada estadounidense Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, casi 1 de cada 4 personas no tendrá acceso a la vacuna contra el coronavirus hasta al menos 2022, ya que los países ricos, con menos del 15% de la población mundial se han reservado el 51% de las dosis de las vacunas más prometedoras y fundamentalmente a disposición.

Los países de ingresos bajos y medianos, que representan más del 85% de la población mundial, se verían obligados a compartir el resto de las dosis disponibles, lo que explica la celeridad por gestiones eficaces para aprobar las drogas que se están autorizando.

Las vacunas serán tan difíciles de administrar como de desarrollar

Para la revista británica las últimas semanas trajeron nuevos informes de desarrollos positivos para vacunas candidatas en ensayos clínicos de fase III. “La vacuna desarrollada por Pfizer / BioNTech ha sido autorizada para su uso en el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, y la autorización estadounidense de la vacuna de Moderna parece inminente”, dice la publicación.

Debido a estas vacunas y otras en desarrollo, incluso las producidas en Rusia y China de las que hay menos evidencia científica publicada, British Medical Journal sostiene que “se acerca rápidamente un nuevo capítulo en el esfuerzo mundial de vacunación contra el covid-19, uno en el que los problemas de distribución, entrega, y el acceso determinará la eficacia de estas vacunas para cambiar la trayectoria de la pandemia”.

De los dos artículos, de los cuales surgen las conclusiones de este editorial, los autores encontraron una concentración sustancial de reservas entre los países de ingresos altos, para un pequeño número de candidatos a vacunas, lo que genera dudas sobre el acceso para los países de ingresos bajos y medios. El trabajo también subraya “la dificultad que una candidata líder falle durante las pruebas clínicas o se encuentran problemas de fabricación después aprobación”.

Un cuarto de la población, sin vacunas hasta 2022

Una respuesta eficaz a la pandemia requeriría que los países de altos ingresos “permitan la distribución equitativa en todo el mundo”, sostiene la escuela privada estadounidense Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

Hasta el 15 de noviembre, los países ricos habían pedido cerca de 7,9 mil millones de dosis de la vacuna de 13 fabricantes diferentes, muestra el estudio. Estos datos explican cómo se ha acelerado la autorización en las agencias regulatorias, y cómo se han reservado dosis, en particular en los países centrales. Esto dejaría a un cuarto de la población sin acceso hasta el 2022. Los países desarrollados se han adelantado a pedir un 51% de la producción, con solo un 15% de la población mundial.

Japón, Australia y Canadá tienen más de mil millones de dosis de la vacuna, mientras que estos países representan menos del 1% del número de casos de contaminación por coronavirus en todo el mundo.

Según el estudio, incluso si los fabricantes alcanzarán su capacidad máxima de producción, casi el 25% de la población mundial todavía no tendría acceso a la vacuna durante al menos un año o más.

El lunes, la Unión Europea, a iniciativa de un proyecto desarrollado por Francia, anunció que podría ofrecer el 5% de sus existencias de vacunas contra el coronavirus a países pobres. Esta misma semana, la Canciller alemán, Angela Merkel, presionó para que la Agencia de Medicamentos de Europa (EMA), analice la aprobación de la vacuna antes de la fecha originalmente propuesta: el 29 de diciembre. Indignada, ya que la vacuna de Pfizer tiene tecnología de la alemana BioNTech, la agenda finalmente se adelantó para el 21 de diciembre.

Una distribución eficaz es clave para el control de la pandemia

La revista British Medical Journal completa su trabajo con los aspectos centrales para la planificación del suministro de vacunas. En ese sentido, las estimaciones sobre población a nivel mundial, regional y nacional, las prioridades sociales, geográficas, entre otras, pueden ser la llave para que la distribución y su aplicación puedan determinar el punto de inflexión para el control de la pandemia. Incluso tanto como su eficacia inmunológica.

Además señala la necesidad de fabricar y distribuir de manera estratégica y equitativa miles de millones de dosis de vacunas seguras y eficaces entre las poblaciones de todo el mundo sin demoras indebidas, y para que “produzcan los beneficios que se esperan ansiosamente en todo el mundo”

La publicación británica, reconoce el apoyo al programa COVAX. Los miembros de la comunidad global, incluidos los gobiernos nacionales, los organismos internacionales y las organizaciones no gubernamentales, ya han demostrado un compromiso con el acceso global equitativo a las vacunas para el COVID-19.

COVAX y su mecanismo complementario “son pasos importantes pero se requiere vigilancia para asegurar que tales aspiraciones se hagan realidad en los meses y años venideros, incluida la definición y ejecución de planes que reflejen una definición compartida de equidad”

Además de la gestión de distribución, se señala el hecho de que se requieren dos dosis y almacenamiento a baja temperatura lo que representan “obstáculos adicionales para los esfuerzos de vacunación”

El escrito es concluyente: “Los esfuerzos de vacunación serán invaluables para los desafíos futuros y para garantizar que todas las poblaciones a nivel mundial tengan acceso a las vacunas covid-19 que, en última instancia, ayudarán a poner fin a esta devastadora crisis de salud mundial”.(Por Juan Dillon para Infobae // Imagen: Cadena de producción del candidato a vacuna de Pfizer en las instalaciones del laboratorio en Puurs, Bélgica. REUTERS)

ADNbaires