Estados Unidos: elección con final abierto

29
Compartir

Donald Trump y Joe Biden se reparten triunfos en sus bastiones y hay pelea voto a voto en estados clave

Hasta ahora no se registraban sorpresas en los distritos que históricamente votan republicanos y demócratas. El Presidente se imponía en Florida y en Ohio. Hubo una participación récord de votantes.

La histórica elección presidencial se define minuto a minuto en Estados Unidos. Hacia la medianoche de este martes -hora argentina-, Joe Biden y Donald Trump se reparten triunfos en sus bastiones y hay pelea voto a voto en estados clave​.

Hasta ahora no se registran sorpresas en los distritos que históricamente votan republicanos y demócratas. Entrada la madrugada, Trump se imponía en Florida y en Ohio.

Donald Trump ganó en Oklahoma y suma 7 votos electorales; en Missisipi, 6 electores; Alabama, 9; Tennesse, 11; Carolina del Sur 9, Kentucky, 8; West Virginia, 5; Dakota del Norte (3) y Dakota del Sur (3); Arkansas (6), Louisiana (8); Indiana (11) y Wyoming (3).

Y Joe Biden, por su lado, hizo lo propio en Illinois, 20 votos electorales; Pennsylvania (20); Nueva York (29); Virginia, 13; Maryland, 10; Delaware, 3; Nueva Jersey 14; Connecticut, 7; Massachusetts, 11; Vermont, 3; Colorado (9); Rhode Island (4).

Indiana, Kentucky, Carolina del Sur, Virginia, Vermont y Georgia fueron los primeros estados en votar en una jornada que ya cuenta con más de 100 millones de personas que votaron anticipadamente por correo o de forma presencial. Es una jornada sin incidentes y tranquila, con ambos candidatos confiados en ganar.

A las 20 horas -horario de Argentina- Trump tuiteó en mayúsculas: “Estamos muy bien en todo el país, ¡gracias!”. Biden, por su parte, cerca de las 22 horas, arengó desde la misma red social: “Manténganse en línea, amigos”.

Los estadounidenses eligen este martes al hombre que se pondrá al frente de la Casa Blanca durante los próximos cuatro años. Son comicios con una participación récord, tanto en las urnas como en los votos que se realizaron por adelantado y que superaron la barrera de los 100 millones.

El nombre del ganador ya está en las urnas y se avecina una larga y tensa noche. Ya está el nombre del presidente que de una u otra forma se enfrentará a una crisis sanitaria sin precedentes en la historia moderna, con la pandemia de coronavirus aún en su apogeo en Estados Unidos.

La larga noche electoral de Donald Trump y Joe Biden, sin embargo, es la más incierta de la historia, una espera trepidante: de hecho, el día de las elecciones abrió con el candidato demócrata favorecido en todas las principales encuestas, pero el presidente cree firmemente en su reelección y asegura que todo marcha bien.

Todo un país pegado a la pantalla de TV está esperando los resultados finales, sabiendo que se encuentra en la encrucijada entre dos visiones de futuro, nunca tan totalmente opuestas esta vez.

En las horas de la votación, con los centros electorales abriéndose primero en la costa este y luego gradualmente en todos los demás estados hasta la costa oeste y la punta extrema de Alaska, los dos candidatos lanzaron los últimos llamamientos.

Joe Biden lo hizo primero desde su Wilmington, Delaware, donde vive, luego desde Scranton, Pensilvania, donde nació: “Soy demócrata pero gobernaré como presidente estadounidense”.

“Trabajaré con demócratas y republicanos y también para aquellos que no apoyan. Porque este es el trabajo de un presidente”, casi que bramó.

Trump, durante todo el día dentro de los muros de la Casa Blanca, continuó haciendo alarde de seguridad, diciendo que confiaba en un nuevo triunfo como en 2016 sobre Hillary Clinton.

Manifestantes se concentran frente a la Casa Blanca, a la espera de los resultados de las elecciones. Foto EFE.

Manifestantes se concentran frente a la Casa Blanca, a la espera de los resultados de las elecciones. Foto EFE.

Quizás perdiendo el voto popular, pero ganando el partido decisivo en los diez estados clave de este 2020. Hasta el final, el presidente agitó el espectro de las elecciones disputadas y prometió batalla ante el riesgo de millones y millones de votos en el correo aún por contabilizar al cierre de las urnas, especialmente en estados decisivos como Pensilvania, Carolina del Norte y Florida.

“América tiene derecho a conocer al ganador el día de las elecciones”, continuó repitiendo, explicando a las pocas horas de los primeros resultados que aún no piensa en un discurso ni en caso de victoria ni para aceptar una posible derrota.

Sin embargo, los demócratas llevan algún tiempo desarrollando un plan B, el que podría desencadenarse ante el caos: “La Cámara del Congreso de Estados Unidos está lista para decidir el resultado de las elecciones presidenciales si los resultados no son aceptados y si el 6 enero todavía no hay un resultado claro “, aseguró la presidenta de la Cámara de Representante Nancy Pelosi.

“Estamos preparados para esta hipótesis -agregó- porque vemos la irresponsabilidad del presidente y su incumplimiento de la Constitución, la democracia y la integridad del voto”.

Mientras tanto, en Washington, Nueva York y muchas otras ciudades, la alerta es más alta debido al temor a las protestas que podrían generar disturbios y violencia.

La policía está alineada en masa y los hombres de la Guardia Nacional listos para ser desplegados e intervenir si la situación empeora y se degenera. Después de todo, durante días ha habido noticias en casi todas partes de peleas y vandalismos, con decenas de arrestos.

Un seguidor de Donald Trump sostiene una bandera en Jacksonville, Florida

Un seguidor de Donald Trump sostiene una bandera en Jacksonville, Florida Fuente: AP

ADNbaires