Gran operación militar contra la guerrilla en Colombia.

Hubo nueve muertos de un grupo disidente de las FARC.

175
Compartir

El presidente Iván Duque advirtió que el gobierno “no acepta amenazas”, tras el rearme de ex líderes de las FARC. El ejército prepara bombardeos.

Al menos nueve integrantes de un grupo disidente de las FARC murieron en una operación militar de gran escala desarrollada en una zona rural de San Vicente del Caguán, antiguo bastión de esa guerrilla en el sur de Colombia, informó este viernes el Ministerio de Defensa.

El presidente de Colombia, Iván Duque, advirtió este viernes que su gobierno “no acepta amenazas” y ofreció recompensas de 3.000 millones de pesos (unos 870.000 dólares) por información que permita la captura del ex ‘número dos’ de las FARC Iván Márquez y de los diez “cómplices” que como él anunciaron que retoman la lucha armada.

En tanto, el ejército afirmó se pondrán en marcha todos los mecanismos del Estado para dar con los rebeldes que volvieron a las armas.

Entre los muertos en la operación de este viernes, que incluyó un bombardeo y un desembarco aéreo, está uno de los cabecillas de ese grupo de disidentes identificados con el alias de “Gildardo Cucho”, afirmó el presidente Duque en un acto en la ciudad de Sincelejo.

Se estima que cerca de 1.800 personas forman parte de los 24 grupos de disidentes de las FARC que no se unieron al proceso de paz y que están dedicados al narcotráfico y la minería ilegal, si bien hasta el momento no están relacionados con el grupo de exlíderes que encabeza alias “Iván Márquez” que ayer anunció que vuelven a las armas.

El comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, afirmó que la disidencia armada anunciada este jueves por el ex líder Iván Márquez está clasificada como un ‘Grupo armado organizado residual’, por lo que será enfrentada con todo el poder del Estado. Esto es, incluso con bombardeos.

“No son una nueva guerrilla, no son un nuevo grupo. Nosotros ya lo teníamos catalogado como una banda dedicada de tiempo completo al narcotráfico y actividades ilegales, que por sus características y nivel de amenaza puede ser bombardeada”, puntualizó el general en diálogo con el diario El Tiempo, de Bogotá.

“Lo que quieren ellos (el grupo de Iván Márquez), es articular todas estas estructuras que están delinquiendo, las cuales tenemos claramente definidas y ubicadas geográficamente. Ellos quieren unificarse. Pero eso es lo que nosotros vamos a impedir. Tenemos las capacidades, y estamos desarrollando las operaciones a lo largo y ancho del territorio nacional para evitar que esto ocurra”, dijo el general Navarro.

Márquez, quien fue negociador de la guerrilla en los diálogos de paz de La Habana, anunció este jueves, junto a otros disidentes de las FARC la vuelta a la lucha armada, por considerar que Duque ha traicionado los compromisos del acuerdo de paz de 2016.

Sin embargo, el presidente instó a “no caer en la trampa” de quienes “pretenden escudarse detrás de falsos ropajes ideológicos para sostenter sus andamiajes delictivos”.

Choque con el chavismo
Duque defendió durante un discurso de cinco minutos que no se trata del “nacimiento de una nueva guerrilla”, sino de una “banda de narcoterroristas” que aspira a mantener sus actividades delictivas “con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela.

El gobierno de Caracas, sin embargo, salió enseguida a despegarse del grupo de Márquez y afirmó que el rearme de un grupo de líderes disidentes de las FARC es “exclusiva responsabilidad” de Duque.

“Resulta insólito que Iván Duque con absoluta desfachatez, en un acto deleznable, pretenda desplazar hacia terceros países y terceras personas su exclusiva responsabilidad en el planificado desmontaje del proceso de paz y el incumplimiento de los compromisos asumidos y firmados por el estado colombiano”, señaló un comunicado oficial leído por el canciller venezolano Jorge Arreaza.

Duque ha mantenido una serie de contactos este jueves, entre ellos con el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, al que reconoce como mandatario “legítimo” del país vecino, y con autoridades nacionales como la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el Fiscal General, a quien ha exhortado que se emitan “las órdenes de captura necesarias”.

El presidente colombiano considera “urgente” que los once guerrilleros que aparecen en el vídeo sean expulsados del marco de la JEP, así como del partido constituido por la desaparecida guerrilla y que también comparte las siglas FARC. Así, reclamó “la expulsión inmediata y sin contemplaciones de todos los delincuentes que aparecen en este video”.

Por cada uno de los hombres que aparecen en esa grabación, Duque fijó una recompensa de 3.000 millones de pesos a cambio de información que conduzca a su arresto. El presidente colombiano subrayó que “ningún país puede albergarlos” y ha reclamado el rechazo “inequívoco” por parte de la comunidad internacional.

“Continuaremos garantizando la legalidad, la seguridad y la justicia en todo el territorio nacional”, remarcó Duque, y defendió la persecución “sin tregua” de quienes violen la ley. Con este objetivo se creará una “unidad especial” que contará “con capacidades reforzadas de inteligencia, de investigación y movilidad en todo el territorio”.

“No debe haber confusión; este gobierno seguirá avanzando en su política de paz con legalidad”, dijo Duque, y reiteró su “compromiso” con quienes sí están avanzando “genuinamente” hacia la paz, en el marco del proceso de paz que estableció el gobierno de su predecesor, Juan Manuel Santos.

“Quienes han optado por el camino de la legalidad bajo los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición seguirán contando con el compromiso del Estado. Quienes escojan la ruta de la criminalidad sufrirán todo el peso de la ley”, ha avisado. (Foto: El presidente de Colombia, Iván Duque, ofreció una recompensa millonaria para quien aporte datos sobre los guerrilleros. /DPA)

ADNbaires