Temen que Kenia se convierta en un polvorín

Tensión tras una polémica decisión del tribunal electoral // El candidato opositor impugnará los resultados electorales.

30
Compartir

Raila Odinga irá a la justicia, mientras se teme un brote de violencia postelectoral. La comisión a cargo de la elección contabilizó un total de 100,1% y definió el proceso como “opaco”.

El ex primer ministro y líder opositor keniano Raila Odinga anunció el martes que impugnará los resultados de la apretada elección presidencial con “todas las opciones constitucionales y legales” luego de que el presidente William Ruto fue declarado ganador. El anuncio de Odinga crea incertidumbre en un país donde se consideró que la votación fue la más pacífica.

La Comisión Electoral Independiente (IEBC) anunció su derrota en la contienda presidencial. Más tarde, Odinga respondió que las cifras debían ser anuladas por la Justicia. “En nuestra opinión, no existe ningún vencedor legal y válidamente declarado ni un presidente electo”, afirmó Odinga en Nairobi en un mensaje dirigido a la nación.

El opositor keniano Raila Odinga (REUTERS/Thomas Mukoya)El opositor keniano Raila Odinga (REUTERS/Thomas Mukoya)

Ahora, la democracia más estable en el este de África enfrenta semanas de disputas y la posibilidad de que la Corte Suprema ordene una nueva elección. Líderes religiosos y de otros sectores han pedido calma en un país que tiene antecedentes de violencia postelectoral.

El vicepresidente de Kenia William Ruto tras el anuncio de que ganó la elección general (REUTERS/Thomas Mukoya)

El vicepresidente de Kenia William Ruto tras el anuncio de que ganó la elección general (REUTERS/Thomas Mukoya)

“Nadie debe tomar la ley en sus manos”, dijo Odinga a sus apasionados partidarios. En Kisumu, una ciudad en su bastión del oeste de Kenia, algunos residentes dijeron que estaban cansados de salir a las calles y ser reprimidos con gas lacrimógeno.

Fue la primera presentación de Odinga desde que el presidente de la comisión electoral declaró el lunes a Ruto ganador con casi 50,5% de los votos.

Unos minutos antes del anuncio, cuatro comisionados de la IEBC (formada por siete comisionados y el presidente), incluida su vicepresidenta, Juliana Cherera, cuestionaron los resultados de las elecciones al alegar que el recuento se hizo de manera “opaca”.

Poco antes de que Odinga hablara, los cuatro comisionados dijeron a los periodistas que la cuenta final del jefe de la comisión totalizaba 100,1% y que los votos adicionales habrían marcado una “diferencia significativa”. Dijeron además que él no les dio la oportunidad para discutir los resultados antes de su declaración.

Raila Odinga, líder de la oposición (REUTERS/Thomas Mukoya)

Raila Odinga, líder de la oposición (REUTERS/Thomas Mukoya)

“Lo que vimos ayer fue una farsa y una indiferencia flagrante hacia la constitución”, dijo Odinga. El resultado electoral es “nulo e inválido”, añadió.

Tras la declaración del ganador, Odinga tiene siete días para presentar una solicitud ante la Corte Suprema, que entonces tendrá 14 días para emitir su fallo.

De 77 años, el hombre se presentó el pasado martes por quinta vez a unos comicios presidenciales en Kenia, después de décadas como el eterno candidato de la oposición, sin haber conseguido nunca una victoria.

Tras su derrota por un margen estrecho en las elecciones de 2007, sus denuncias de presuntos fraudes desataron una oleada de violencia con tintes étnicos que dejaron más de 1.100 muertos y 600.000 desplazados de sus hogares en Kenia.

En agosto de 2017, sus denuncias de irregularidades en el proceso electoral fueron reconocidas por primera vez por el Tribunal Supremo, que declaró nula la votación y ordenó su repetición. Sin embargo, Odinga boicoteó esas segundas elecciones al considerar que no se implementaron las reformas necesarias.

Después de una intensa campaña electoral, millones de kenianos votaron el día 9 en unos comicios generales que se desarrollaron con calma, a excepción de algunos incidentes aislados.

No obstante, el escrutinio estuvo empañado por acusaciones de fraude por parte de simpatizantes y políticos de las formaciones tanto de Ruto como de Odinga, si bien no llegaron a presentar pruebas claras y contundentes.

Si el Tribunal Supremo no lo impide, Ruto se convertirá en el quinto presidente de Kenia desde su independencia en 1963 y reemplazará a Uhuru Kenyatta, que cumple el segundo y último mandato de cinco años permitido por la Constitución.

(Imagen principal: Un manifestante con un poster de Raila Odinga (REUTERS/Baz Ratner)

ADNbaires