La “guerra” entre China y EE.UU. sigue en la OMS.

El presidente Trump amenaza con abandonar la organización y Pekín le acusa de querer tapar su ineficaz gestión // El mandatario estadounidenes acusa a los asiáticos de "incompetentes".

246
Compartir

Mientras los representantes de los 194 países que forman parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desgranaban en apenas dos minutos y vía telemática –el que conseguía una señal de suficiente calidad– sus logros ante la pandemia de la covid-19, la lucha estaba fuera. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó el inicio del segundo día de la 73ª Asamblea Mundial de la organización para intensificar su presión, y amenazó el lunes por la noche (hora española) con cortar de manera permanente los fondos que aporta (alrededor del 9% del presupuesto de la OMS), que dejó en suspenso hace unas semanas, y con el abandono del organismo si en un plazo de 30 días la institución no lleva a cabo “mejoras sustantivas” y demuestra “independencia de China”.

El presidente norteamericano, muy crítico con la gestión que esta agencia de Naciones Unidas ha hecho de la pandemia, ha lanzado la advertencia en una carta a su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en plena Asamblea General de la OMS. “Si la OMS no se compromete a importantes mejoras sustantivas en los próximos 30 días, haré permanente mi suspensión temporal de fondos a la OMS y reconsideraré nuestra afiliación al organismo”, señala Trump en la misiva, de cuatro páginas, que el propio mandatario publicó en su cuenta de Twitter el lunes por la noche. La OMS se ha limitado a confirmar que ha recibido la carta, aunque aplaza su valoración.

Donald J. Trump 
✔@realDonaldTrump
 
 
This is the letter sent to Dr. Tedros of the World Health Organization. It is self-explanatory!

 
253 mil
23:55 – 18 may. 2020
Información y privacidad de Twitter Ads
 
125 mil personas están hablando de esto

Trump afronta duras críticas en su propio país por su tardanza en asumir la gravedad de la crisis y por los estrambóticos episodios que ha protagonizado en las últimas semanas, como cuando sugirió usar desinfectante para combatir la covid-19 (más tarde matizó que bromeaba), o por su constante promoción como cura de un fármaco antimalárico cuya eficacia está por probar.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha tratado de calmar las aguas durante este tiempo. “Una vez hayamos pasado la página de esta epidemia, debe haber un momento para mirar hacia atrás y comprender cómo surgió esta enfermedad y cómo propagó su devastación tan rápidamente en todo el mundo, y cómo todos los involucrados reaccionaron a la crisis. Pero ahora no es ese momento”, dijo hace semanas, cuando el presidente de EE UU comenzó su ataque a la OMS.

En el otro lado del tablero está China, que ha aprovechado la amenaza del recorte de fondos de Estados Unidos para ganar peso e imagen. El lunes, su presidente, Xi Jinping, anunció en una alocución a la Asamblea una ayuda de 2.000 millones de dólares (más de 1.800 millones de euros) en dos años para ayudar a la lucha contra el coronavirus, prometió hacer accesible a todo el mundo una hipotética vacuna de su país contra el covid-19, solicitar en el G-20 la condonación de la deuda de los países más pobres y convertir china en un centro de distribución mundial de material de protección y otros suministros sanitarios. Este martes, el Gobierno chino ha acusado a Trump de utilizar a China para “eludir sus obligaciones” ante la OMS, informa AFP. “Es un error de cálculo y Estados Unidos ha elegido el objetivo equivocado”, ha afirmado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian.

Rueda de prensa de Tedros Adhanom Ghebreyesus. / EUROPA PRESS

Los medios locales dedicados a los extranjeros como el China Daily y el Global Times publican varios editoriales y artículos de opinión en los que critican a Trump por difamarles y destacan, en un tono peyorativo, las declaraciones del presidente de que acerca de que lleva más de una semana tomando hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria que se está investigando como tratamiento para la covid-19 sin resultados todavía. También destacan que los Estados Unidos son el país con más casos (1,5 millones) y muertes (más de 90.000) del mundo, frente a los 83.000 diagnosticados y 4.600 fallecidos de las cifras oficiales chinas, siempre en cuestión.

En su papel de aliado fiel y como si no fueran los principales sospechosos de haber ocultado información, China ha apoyado la propuesta promovida por la UE para que una comisión independiente investigue la actuación de la OMS durante la crisis de la pandemia. El texto propone, en el lenguaje diplomático habitual, “iniciar, en el momento adecuado más temprano posible, y tras consultarlo con los Estados miembro, un proceso integral de una evaluación imparcial e independiente […] para revisar la experiencia ganada y las lecciones aprendidas de la respuesta internacional coordinada por la OMS ante el coronavirus”. La iniciativa, en el fondo, es de compromiso. Aparte de pedir esta auditoría, le propuesta reclama asegurar una financiación adecuada de la OMS, reforzar su papel como coordinador de respuestas globales y como refuerzo de los sistemas nacionales.

En esta línea, la portavoz de la diplomacia de la UE, Virgine Battu, ha expresado este martes su apoyo OMS. “Es el momento de la solidaridad, no de señalar con el dedo o socavar la cooperación multilateral”, ha dicho. El presidente español, Pedro Sánchez, ha usado el mismo tono en su mensaje a la Asamblea, y ha asegurado que esta “debe representar un hito refundacional para la OMS”. Es “una ocasión para que todos sus miembros renovemos nuestro compromiso firme y decidido con la organización en las inéditas circunstancias en que se encuentra actualmente la humanidad. España cree firmemente que la única respuesta firme a la covid-19 es la multilateral”, ha afirmado.

El director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha desactivado desde el discurso inaugural la posible imagen de censura que pudiera tener la propuesta al exponerla como si fuera su propia iniciativa, citándola, eso sí, exactamente con las mismas palabras. La tarde del martes, en la ceremonia de clausura, ha vuelto a insistir en ello, y ha dado las “gracias por apoyar la resolución que pide una evaluación a fondo” de las actuaciones de la organización, y ha manifestado su apoyo a “toda iniciativa que sirva para fortalecer la salud mundial”.

Eso sí, el presidente de la agencia sanitaria de la ONU ha señalado que la propuesta “incluye, pero no se limita, revisar las actuaciones de la OMS”. Y, a continuación, ha dado las gracias al comité independiente de supervisión de la propia organización, que justo el día que se inauguraba la reunión en la que se le iban a pedir cuentas, hizo público su informe “sobre todo el periodo de la crisis del covid”. En este documento se indica que cuando el 31 de enero la Organización Mundial de la Salud emitió su alerta sanitaria mundial, muchos países no le hicieron caso, y se pregunta qué falló para que esa declaración, tomada cuando había apenas un centenar de casos fuera de China, no hubiera actuado como un resorte para la respuesta de los países, apuntando a que la culpa estuvo en su falta de reacción y en que tomaron medidas, como las limitaciones a la movilidad, por su cuenta, sin seguir las directrices de la OMS.

En su discurso de este martes, Adhanom no ha hecho mención a la amenaza de Trump de dejar el organismo. Tampoco la organización ha publicado ningún tipo de reacción o comentario hasta este momento. El tema no ha llegado a la Asamblea, y las intervenciones de los representantes de China y Estados Unidos han discutido, sí, pero sobre la posibilidad de que Taiwán se incorporase a la reunión como país independiente, algo que el Gobierno de Pekín rechaza totalmente. Lo más cerca a una alusión al conflicto de la OMS con Estados Unidos y su presidente es, justo cuando se sabe que Trump se está automedicando contra la covid, el arranque del último informe sobre la covid-19 en el mundo que dice que “mientras continúa la investigación de un tratamiento efectivo, y hasta que haya suficiente evidencia, la OMS advierte contra recomendar o administrar medicamentos que no han sido aprobados a pacientes con covid-19 o automedicarse con ellos”. (Por AMANDA MARS para El País)

TRUMP ACUSA A CHINA DE INCOMPETENTE.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, continuó hoy con sus ataques contra la gestión de China de la crisis del coronavirus al afirmar que la “incompetencia” del país asiático fue lo que provocó una “matanza mundial”.

El mandatario está cada vez más indignado por los efectos del coronavirus en la economía estadounidense y critica diariamente a China, donde el virus fue detectado por primera vez a finales del año pasado.

Trump se refirió en un tuit al informe de “un demente” en China en el que supuestamente se culpa a otros actores por el avance del virus, y exigió que se le explique a este “tonto” que fue la “incompetencia de China y no otra cosa lo que provocó esta matanza mundial”.

Al inicio de la crisis Trump desestimó los riesgos y dijo en varias ocasiones que China estaba haciéndose cargo de la epidemia, pero a medida que el virus avanzaba cambió su discurso y comenzó a criticar a Pekín diariamente. En un año electoral en el que el alza del desempleo amenaza sus posibilidades en los comicios de noviembre, Trump repite desde hace semanas que el duro balance del virus, que ha dejado más 320.000 muertos en el mundo, podría haberse evitado si China hubiera actuado de forma responsable desde que fue detectado en la ciudad de Wuhan.

Estados Unidos es el país con más muertos en la pandemia, con unos 91.938 fallecidos. En sus discursos, Trump también ha amenazado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con cortar sus contribuciones acusando a la institución de ayudar a China a ocultar el alcance de la epidemia. (Fuente El Día)

ADNbaires