La importancia del distanciamiento social en China.

472
Compartir

Un infectólogo coreano aseguró fue lo que  detuvo el brote en el país asiático.

En exclusiva con Infobae el doctor Tae Hyong Kim, profesor, internista y especialista en infectología del Hospital Universitario Seúl, Soon Chun Hyang, explica por qué implementar medidas de distanciamiento social es más efectivo que bloquear ciudades y la importancia de iniciar un nuevo estilo de vida basado en ellas.

La nueva pandemia de coronavirus se considera la mayor amenaza para la salud pública desde la de influenza de 1918, que infectó a un tercio de la población mundial y mató al menos a 50 un millón de personas. Los casos y muertes de COVID-19 crecen exponencialmente y existe mucha incertidumbre sobre sus impactos finales a nivel mundial. Quizás tan inquietante como estas estimaciones es la incertidumbre en torno a los impactos en la salud que están sacudiendo a las sociedades con miedo.

Ante la ausencia de vacunas, los países de todo el mundo están implementando diversas formas de distanciamiento como una política para frenar la propagación del virus. Este distanciamiento social toma muchas formas pero, en esencia, su objetivo es mantener a las personas separadas unas de otras confinándolas en sus hogares para reducir tarifas de contacto.

“En China, lo que realmente detuvo el brote no fue el cierre sino el distanciamiento social”, dijo en diálogo con este medio el doctor Tae Hyong Kim, profesor, internista y especialista en infectología del Hospital Universitario Seúl, Soon Chun Hyang de Corea del Sur, quien participó de un un simposio virtual que el Hospital Universitario Austral de Argentina organizó junto al Hospital Universitario Seúl, Soon Chun Hyang de Corea del Sur.

Según una investigación publicada en el Journal of Travel Medicine, el distanciamiento social está diseñado para reducir las interacciones entre las personas en una comunidad más amplia, en la que los individuos pueden ser infecciosos pero aún no han sido identificados y, por lo tanto, aún no están aislados. “El distanciamiento social es particularmente útil en entornos donde se cree que se produjo la transmisión comunitaria, pero donde los vínculos entre los casos no están claros, y donde las restricciones impuestas solo a las personas que se sabe que han estado expuestas se consideran insuficientes para evitar una mayor transmisión”, advierten los principales autores del estudio.

Los impactos del distanciamiento social son evidentes en los datos de China, especialmente cuando en comparación con Italia, que implementó políticas de distanciamiento social de manera más lenta y esporádica. Al mismo tiempo, los costos económicos son claros en los datos chinos e italianos, y en los estadounidenses. Los beneficios demostrados en China (así como Corea del Sur y Singapur) y los costos económicos agudos y grandes naturalmente plantean preguntas críticas sobre si vale la pena el distanciamiento social.

Según un estudio, las ciudades que implementaron múltiples intervenciones de distancia hace un siglo tenían tasas de mortalidad más bajas (REUTERS)Según un estudio, las ciudades que implementaron múltiples intervenciones de distancia hace un siglo tenían tasas de mortalidad más bajas (REUTERS)

Los brotes de COVID-19 parecen haber surgido de grandes reuniones religiosas tanto en Corea del Sur como en Francia, y cada una de ellas resultó en miles de infecciones.

Un partido de fútbol fue en el epicentro de la devastadora ola de Italia. Cuando incluso un gran evento atrae a personas de todas partes, con el SARS-CoV-2 circulando, el virus puede salir de la contención en una región. De hecho, cerrar tales reuniones puede haber salvado a algunas partes de los Estados Unidos de lo peor durante la catastrófica pandemia de influenza de 1918–1920. Según un estudio, las ciudades que implementaron múltiples intervenciones de distancia hace un siglo tenían tasas de mortalidad más bajas, aunque pocos de ellos mantuvieron estas restricciones durante más de 6 semanas en 1918. Sin embargo, evitar condiciones de vida abarrotadas no siempre es factible.

¿Qué pasa con las restricciones de viaje? Una revisión sistemática de la investigación sobre su despliegue para prevenir la propagación de la influenza analizó 20 estudios realizados hasta mayo de 2014. El vínculo entre viajar y contagio parecía ser significativo: cuando había más viajes, por ejemplo, alrededor del Día de Acción de Gracias, más personas contraían influenza; en contraste, cuando el transporte aéreo disminuyó después del 11 de septiembre, la tasa de influenza disminuyó. Tomados en conjunto, los estudios sugieren que las restricciones de viaje doméstico pueden retrasar los brotes de influenza durante aproximadamente una semana; mientras que los cierres de fronteras internacionales pueden extender esa ventana a 2 meses.

“En el caso coreano, el gobierno no solo ha estado monitoreando la variación de la propagación de COVID-19 sino que también ha considerado los feriados nacionales en el país. Por lo tanto, decidieron mantener el período de distanciamiento social hasta 45 días”, aseguró Kim.

Restringir los viajes desde Wuhan alrededor del Año Nuevo Lunar chino fue visto como un éxito para ayudar a detener la propagación del coronavirus en China. Un estudio modelado basado en datos de Wuhan y publicado en la revista Science concluyó que si las restricciones de viaje internacional se combinaran con el rastreo de contactos y la cuarentena, podría ser posible mantener la enfermedad bajo control.

Las drásticas medidas de control implementadas en China mitigaron sustancialmente la propagación de COVID-19 (AP)Las drásticas medidas de control implementadas en China mitigaron sustancialmente la propagación de COVID-19 (AP)

Durante el si posio virtual en el que estuvo presente Infobae, Kim explicó que Corea aprendió del manejo de situaciones de crisis tales como el accidente de un ferry en 2014 en Seúl en el que murieron 304 pasajeros de un total de 476, la mayoría jóvenes estudiantes de un colegio secundario de la ciudad de Ansan. Según el experto, “allí aprendimos lo que respecta al manejo del estrés post traumático”.

Además se refirió a cómo desde el primer caso COVID-19 positivo, prácticamente en ocho días instrumentaron medidas de detección de pacientes sintomáticos a través de la técnica PCR (prueba de reacción en cadena de la polimerasa, estos testeos buscan el virus en el ADN y arrojan un resultado sobre si la persona tiene o no COVID-19), se invirtió en la realización de estudios diagnósticos multicéntricos, con camiones que paraban en distintos lugares para testear a las personas.

El doctor también compartió lo que para él fue la clave para poder controlar el nivel y la curva de contagios en Corea del Sur: “Implementar medidas de distanciamiento social es más efectivo que bloquear ciudades. En Cora del Sur estamos iniciando un nuevo estilo de vida basado en ellas y todo el mundo debería hacerlo. Tenemos desde el día cero una aplicación donde se hacía una guía de donde circulaban los ciudadanos, que lugar de testeo debían acercarse para no ir a los hospitales. A su vez fue muy importante nuestro circuito muy controlado de manejo de pacientes sospechosos, o confirmados, sintomáticos, con neumonía, en lugares con presión negativa, áreas de aislamiento específicos y todos en esas áreas con equipos de protección personal”.

Sin embargo, además de los beneficios conocidos del distanciamiento social, existen costos devastadores. La vida confinada, el desempleo y otras presiones pandémicas pueden aumentar la carga ya elevada de abuso y violencia familiar, por ejemplo. Informes de varios países ya sugieren que una epidemia de violencia interpersonal podría estar viajando junto con el virus. Los estudios confirman que estar en cuarentena o en aislamiento tiene un alto costo psicológico, a veces incluso mucho después de que termine. Las crisis económicas también perjudican la salud: la crisis financiera mundial de 2008 se ha relacionado con tasas más altas de suicidio entre los hombres en muchos países, especialmente donde trajo un desempleo significativo.

No sabemos a qué escala y durante cuánto tiempo se necesitarán o podrán sostenerse medidas de distanciamiento social. Según un estudio de modelado australiano, necesitamos que al menos el 70% de la población se adhiera a las reglas de distanciamiento social para marcar una gran diferencia. Mientras tanto, investigadores de la Universidad de Hong Kong encontraron signos prometedores de que el distanciamiento social, entre otras medidas, había tenido bastante éxito en la reducción de la propagación viral a principios de febrero; pero les preocupaba si el distanciamiento social sería sostenible a largo plazo. Los estudios sobre este tema tienen resultados mixtos.

Cuando las personas no están comprometidas con las medidas, no pueden cumplir o no entienden aspectos críticos de lo que se supone que deben hacer, entonces puede ser una lucha mantener el distanciamiento social en toda la comunidad. Sin embargo, cuando la solidaridad y la confianza han sido altas, y suficiente gente creía que era esencial, se ha mantenido. Esta vez, las personas han estado expuestas a imágenes desgarradoras e historias personales de médicos y enfermeras en la primera línea de combate a través de las redes sociales, y ese es un territorio nuevo. Podemos estar a punto de descubrir cuánto tiempo las comunidades pueden mantener el distanciamiento social. (Foto: Los beneficios demostrados en China (así como Corea del Sur y Singapur) y los costos económicos agudos y grandes naturalmente plantean preguntas críticas sobre si vale la pena el distanciamiento social (Shutterstock) //  Por Belén Filgueira para Infobae)

ADNbaires