La India también alcanzó la Luna.

Se convirtió en la cuarta nación en lograrlo tras EE.UU, Rusia y China.

36
Compartir

El módulo de aterrizaje, que había desaparecido el sábado, finalmente fue hallado por el equipo técnico desde la Tierra. Ahora, comienza la misión.

El sábado, la tensión se apoderó de la Agencia Espacial de la India: Vikram, en cuyo interior se halla el rover Pragyan, desapareció durante su descenso final cuando figuraba a poco más de dos kilómetros de la superficie lunar. Finalmente, ayer, el equipo técnico logró localizar el módulo perdido, que tiene el objetivo de buscar indicios de agua. Según comentaron, Vikram yace intacto, en posición inclinada, tras un aterrizaje forzoso, sin contacto con el control de misión en la Tierra.

“El módulo de aterrizaje está allí como una sola pieza, no roto en pedazos. Está en una posición inclinada”, reveló un funcionario de ISRO, otra agencia espacial india asociada con la misión.

El dispositivo encargado golpeó la superficie con fuerza pero, afortunadamente, quedó muy cerca del sitio programado. Esta localización fue confirmada por las imágenes enviadas por la cámara a bordo del orbitador de la misión. “Estamos haciendo todo lo posible para ver si la comunicación se puede restablecer con el módulo de aterrizaje”, agregó el miembro del equipo de trabajo.

El presidente de ISRO, Kailasavadivoo Sivan, contó el sábado que la agencia espacial trataría de restablecer el enlace con el módulo de aterrizaje durante 14 días terrestres, lo equivalente a un día lunar . Reiteró la decisión al día siguiente, después de que la cámara del orbitador lo vio en la superficie lunar. Un funcionario de ISRO explicó que las posibilidades de restablecer el enlace con el módulo de aterrizaje eran sombrías, ya que la funcionalidad de su sistema era un requisito previo para lograrlo.

“A menos que todo esté intacto (en el módulo de aterrizaje), es muy difícil (restablecer el contacto). Las posibilidades son menores. Solo si tuvo un aterrizaje suave y si todos los sistemas funcionaron, entonces solo se puede restaurar la comunicación. Las cosas son sombrías a partir de ahora”, indicó. Un aspecto vital es el posicionamiento de las antenas y éstas deben apuntar hacia la estación terrestre o el orbitador, dijo otro funcionario. “Esa operación es extremadamente difícil”, señaló, y agregó: “Tendremos que mantener nuestros dedos cruzados”.

ADNbaires