La venta de animales salvajes vivos fue el origen del Covid

Un estudio científico echa luz sobre el inicio de la pandemia del coronavirus.

4
Compartir

De acuerdo con un informe científico, la venta de animales salvajes vivos de forma ilegal refuerza la teoría de que el virus saltó de estos a los humanos.

Un equipo de científicos de origen chino acaba de develar que la mayoría de mercados de Wuhan, la ciudad en la que comenzó la pandemia de Covid-19, vendían animales salvajes vivos de forma ilegal. Entre ellos, varias especies protegidas y también otras que pueden transmitir el coronavirus. La confirmación de una multitud de irregularidades refuerza la teoría de que el virus pudo saltar de animales a humanos precisamente en los llamados wet markets.

Es decir, los puestos de venta de productos frescos de este tipo.

Según la Organización Mundial de la Salud, de los primeros 168 casos detectados en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, 47 habían visitado el mercado de mariscos de Huanan, considerado el posible origen de la pandemia. Asimismo, otros 38 infectados habían visitado otros mercados de alimentos de la ciudad. “Casi todos los animales se vendían vivos, enjaulados”, estaban “amontonados” y en “malas condiciones”, relata el estudio publicado en la revista Scientific Reports. Muchos tenían heridas de bala o marcas de cepos. “En la mayoría de los puestos se ofrecía sacrificar y despiezar la compra, con las implicaciones que eso tiene para la higiene y el bienestar animal”.

Entre otras especies, en los mercados de Wuhan se vendían estorninos a unos 300 euros, víboras venenosas a unos 70 euros el kilo y perros mapache a 25 el kilo. Estos últimos se encuentran entre los mamíferos que pueden infectarse de SARS-CoV-2 y transmitirlo. Por otra parte, algunas de las especies son también reservorio de otras enfermedades peligrosas como la rabia y la gripe aviar H5N1. Si bien murciélagos y pangolines eran considerados, hasta ahora, los reservorios más probables desde los que el coronavirus pudo llegar hasta los humanos; en el informe no se acredita la venta de estas criaturas en los mercados.

La venta ilegal de animales salvajes se registró en los mercados de Wuhan hasta que los científicos hicieron su última inspección en noviembre de 2019. Es decir, un mes antes del estallido de la pandemia. El trabajo, sin embargo, no aporta detalles de qué patógenos estaban presentes en qué especies de los mercados analizados. “Fue muy difícil asegurar qué especies había a la venta a partir de los datos de las autoridades responsables de los mercados. Habitualmente se confunden los nombres”, dice Zhaomin Zhou, investigador del Laboratorio para la Conservación de la Fauna Salvaje del Suroeste de China y autor principal del estudio.

ADNbaires