Las mujeres en la elección del martes en EE.UU.

Con un récord de candidatas, el sexo femenino se convirtió en un factor clave.

432
Compartir

Hay 40 postulantes a gobernadoras para 36 Estados, 235 para Diputados y 22 para el Senado que renueva 50 asientos. La ola de reclamos de género es una de las causas.

En el país más poderoso del planeta, comandado por un jefe de Estado que presume de tocar sin permiso a las mujeres, la política aún es tierra de hombres. De hecho, en Estados Unidos hoy solo existen 23 senadoras nacionales entre 100 y apenas 84 diputadas de un total de 435. Pero en las elecciones legislativas de este martes ellas serán fundamentales: encaramadas en la ola feminista que se ha incubado en los últimos tiempos, presentaron esta vez un número de candidaturas récord y buscan consolidar su poder en las urnas.

Los comicios de este martes plantean la renovación total de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, además de 36 gobernaciones y legislaturas estatales y municipales. Si bien no es candidato, el presidente Donald Trump lo ha planteado como un plebiscito sobre su gestión, a dos años de haber ganado la Casa Blanca. Por eso se puso la campaña al hombro y apura estos días giras maratónicas por varios Estados para apoyar a los postulantes republicanos.

Trump se esfuerza a pleno porque busca impedir que la oposición demócrata arrebate a los republicanos el control de alguna de las cámaras,lo que implicaría no solo que su agenda legislativa se viera paralizada sino también la posibilidad de que se le inicie un “impeachment” o juicio político. Las encuestas están ajustadas, aunque hay chances de que los demócratas puedan recuperar la Cámara de Representantes.

Pero hay una fuerza que parece crecer imparable en la sociedad: nunca en la historia se había presentado tal cantidad de mujeres candidatas como ahora. Según el Center for American Women de Rutgers, hay 235 que buscan ser representantes a nivel nacional (en 2016 habían sido 167) y 22 se presentan al Senado (el máximo anterior había sido 18 en 2012). Unas 40 se presentan a gobernadoras. El movimiento se replica a nivel de las legislaturas estatales donde el número supera las 3.000, otra cifra histórica.

Candidata. La demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueña, compite por una banca en el Congreso de Estados Unidos/ REUTERS.

Hay varias razones que explican este fenómeno. La victoria de Trump, a pesar de la filtración del audio en el que presumía de tocar sin permiso a las mujeres; la derrota de Hillary Clinton (la primera candidata a la presidencia); la irrupción del movimiento #MeToo por los abusos sexuales en Hollywood y en política. Y, en las últimas semanas, la fuerte movilización que generó la polémica confirmación a la Corte Suprema del juez Brett Kavanaugh, acusado de un intento de violación en la adolescencia por una profesora que brindó un conmovedor testimonio en el Senado.

Whitney Ross Manzo, profesora de Ciencias Políticas del Meredith College de Raleigh, experta sobre el rol de las mujeres en política, dijo a Clarín que “el voto de las mujeres será importante para esta elección”. “Muchas han llegado a creer, en ambos partidos, que las candidatas existentes ya no las representan adecuadamente. Por lo tanto, han decidido representarse a sí mismas. Hay más mujeres que se postulan por el partido demócrata”, agregó Manzo.

La demócrata por Michigan Rashida Tlaib, camino a ser la primera diputada musulmana en el Congreso de EE.UU.

Las mujeres conforman el 52% del padrón electoral. Según una encuesta de The Washington Post, el nivel de aprobación de Trump entre los hombres es de 48%, mientras que el de las mujeres es 33%.

Kathleen Dolan, profesora de la University of Wisconsin, dijo a Clarín que “el voto de las mujeres será importante porque ellas tienden a salir más a votar que los hombres. Esto puede tener impacto en la suerte de las candidatas demócratas porque en este país las mujeres tienden a votar más a los demócratas que a los republicanos”. “Hay mucha información de que las mujeres están energizadas por la confirmación de Kavanaugh y temas como el abuso sexual y el movimiento #MeToo. Pero aún no sabemos si esos temas serán importantes a la hora de que las mujeres salgan a votar en mayor medida que en otras elecciones”.

Hay algunas mujeres que se han convertido en el emblema de esta ola. Una de ellas es Alexandria Ocasio-Cortez, una camarera de origen latino de 29 años, que dio el batacazo en Nueva York al ganar en la interna a un peso pesado demócrata como Joseph Crowley. O Rashida Tlaib, de Michigan, que podría convertirse en la primera musulmana en el Congreso. Más allá de estas elecciones, otras mujeres buscarán también posicionarse para las presidenciales del 2020. Es el caso de las senadoras Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand, dos que suenan entre las filas demócratas para postularse frente a Trump. (Por Paula Lugones para Claín // Foto principal: Una marcha de mujeres en octubre en Chicago, para llamar a votar en las elecciones legislativas del 6 de noviembre en Estados Unidos. /AFP)

ADNbaires